El Campo

Con la cosecha casi finalizada

El trigo dio más kilos de los esperados

16|01|20 11:59 hs.

“En nuestra zona hay de todo. Pero en general se pude decir que fue una cosecha normal a buena, pero sobre todo, fue mejor de lo que se esperaba”, dice el ingeniero Fidel Cortese. “La cosecha fue rara. Variada. El trigo fue más castigado que la cebada, pero igual tuvimos algunos lotes con rendimientos sorpresa”, aporta el ingeniero Gonzalo Rodera, asesor de la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos. 


“En el ámbito de la Cooperativa Alfa, la cosecha de trigo fue bastante dispar. Hubo lotes buenos, pero también fracasos de rindes. Lo mejor se vio sobre la costa, que es una mejor zona y además recibió más agua”, indica Juan Ouwerkerk, presidente de la entidad. 

Varios productores de la zona consultados recorrieron el mismo camino a la hora de describir los resultados obtenidos: el trigo terminó dando más kilos de lo que se pensaba. 

Después de dos campañas consecutivas buenas (el ciclo 2017/18 fue excepcional), la cosecha actual finalmente deja, en términos generales, con cierta conformidad a buena parte de los productores de la zona. La excepción seria el sector norte del distrito y la zona hacia Gonzales Chaves y De La Garma, donde los rindes fueron regulares/malos. 

“Si tenemos que hacer una caracterización general de la campaña, podemos decir que la cosecha fue normal en los campos de suelos someros, con la tosca cerca; mientras que los campos profundos, donde hay más reserva de agua, la trilla fue de normal a buena”, explica Cortese. 

La temperatura moderada de noviembre y las primeras semanas de diciembre fue el factor que pesó para que la cosecha sorprendiera para bien a productores y técnicos. “La gran explicación de lo que ocurrió la tienen las temperaturas, que durante noviembre y diciembre -que es todo el período de llenado de grano-, fueron frescas. Eso hizo que no se arrebatara el cultivo y que tuviéramos muy buenos pesos de mil granos”, comenta el presidente de la Región Sur del Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la provincia de Buenos Aires. 

“De hecho hasta casi el 20 de enero había productores cosechando, cuando el año pasado para Navidad no quedaba un solo lote en pie. Este año se alargó la cosecha unos 20 días y eso es sinónimo de rendimiento. Cuando la recolección se te atrasa es porque el llenado de grano fue mejor, entonces eso hace que los rindes sean mejores”, agrega. 

El ingeniero aporta, además, que al analizar los registros de lluvia durante el ciclo del trigo “claramente no fueron tan buenos como para obtener los rindes que se han alcanzado, pero fueron suficientes como para que la planta no esté muy estresada y pueda aprovechar esas temperaturas frescas de noviembre y principios de diciembre”. 

Sudoeste 
El ingeniero Cortese hace mención a lo pobre que fue la trilla en el sudoeste provincial. “La cosecha fue malísima en una amplia zona, hablamos de unos 100 kilómetros a la redonda del puerto de Bahía Blanca. Por ejemplo, Coronel Pringles, Coronel Suárez, Pigüé, la fina fue quebranto, y ahí la situación de los productores es apremiante”, indica. 

“Con el agravante que ellos no tienen la revancha de la gruesa, y en muchos casos han cosechado menos de 1000 kilos de cebada y trigo”, advierte. 


            -------------------------------

Asegurar el abastecimiento

El gobierno de Alberto Fernández, junto a la molinería, la exportación y el mercado granario encendieron las luces de alarma sobre la situación que reporta la plaza local: no hay trigo para comercializar, su precio se disparó a 203 dólares la tonelada para el grano disponible y está congelada la exportación de este cereal. 

La intención del Ministerio de Agricultura, a cargo de Luis Basterra, es no intervenir de manera oficial y es por eso que solicitó a diferentes entidades vinculadas a la compraventa del cereal en el ámbito doméstico que articulen medidas de manera conjunta para asegurar el abastecimiento del cereal para los molinos y la harina para la industria. Allí se acordó que la exportación, en caso de ser necesaria, sirva de proveedor para contener efectos negativos sobre los precios internos de la economía. 

El tema fue evaluado en detalle en el marco de una Mesa de Seguimiento del Mercado de Trigo, convocada por los funcionarios Julián Echazarreta, secretario de Agricultura, y Javier Preciado Patiño, subsecretario de Mercados Agropecuarios. De la misma participaron José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires; Gustavo Idígoras, presidente del Centro de Exportadores de Cereales; y Diego Cifarelli, referente de la Federación Argentina de la Industria Molinera.