Mujica se encontraba haciendo salsa de tomates, que habían cosechado en el lugar

La Ciudad

Dos almas viajeras por Latinoamérica

La visita a José “Pepe” Mujica

26|01|20 10:00 hs.

En diciembre de 2018, Victoria De Francesco y Andrés Alarcón tuvieron la oportunidad de conocer al ex presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, en su chacra. 


Victoria recordó que “estábamos en la casa de una amiga en Montevideo, en el barrio Prado. Durante la cena, hablamos con el papá de ella acerca de que a nosotros nos gustaría ir a visitar a Mujica, sabíamos que mucha gente había ido. Teníamos ganas”. 

La respuesta que recibieron fue alentadora; “nos comentó ‘tengo un amigo que militaba con él, lo conoce de toda la vida. Vive acá a la vuelta. Si quieren hablo con él y capaz que los puede llevar”. El amigo de Mujica se llama Pablo y al día siguiente se acercó a hablar con Victoria y Andrés. “Nos dijo ‘si quieren los llevo, no hay problemas’. Pero en esa época se estaba realizando en Montevideo la cumbre de presidentes del Mercosur. Seguramente podían ir a visitarlo, por lo que no iba a ser fácil ser recibidos en la chacra. Propuso dejarlo para dos o tres días después. Así lo acordamos”. 

En el automóvil de Pablo fueron finalmente a la chacra de Mujica, que está ubicada en las afueras de la capital de Uruguay, junto a la ruta que va a hacia Colonia. Al llegar, se detuvieron ante una garita. “Nosotros no habíamos llevado documento, ni nada”, indicó Victoria. 

Pudieron observar la escuela agraria que construyó el ex presidente en el lugar. “Fueron a consultar a un policía que estaba como seguridad y nos hicieron pasar”, agregó. 

Mujica se encontraba sentado “junto a uno de los chicos que está con él, que debe tener como protocolo. Lo estaban ayudando a hacer salsa de tomates, que habían cosechado en su chacra. Venían las fiestas y quería regalarle a la gente para que tuvieran, compartieran. Nos saludamos, nos hizo probar los tomates, contó que no tenían ningún contaminante. Le hablamos del viaje. Fue una de las cosas más lindas que hemos vivido”. 

Destacó que es una persona “muy accesible” y no es difícil acercarse a conocerlo. “Mientras él esté, no hay problema”, concluyó.  

                             000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Gestos generosos y nuevos amigos
Desde que comenzaron el viaje, Victoria y Andrés conocieron a “un montón de gente”. Se refirieron a “casos muy particulares” y mencionaron a “una familia en Brasil con la que hicimos un vínculo muy fuerte. Siempre nos escribimos, nos mandamos mensajes”.

“Fue como raro –señaló Andrés-. Estábamos en una ciudad muy chiquita de Brasil que se llama Iguape, parados en una esquina, pasó un señor que andaba en una combi también y dijo ‘voy a trabajar ¿quieren ir a comer a mi casa esta noche? A las siete los paso a buscar por la plaza’. Nos quedamos en su vivienda, no nos conocía”.


Iguape tiene poco más de 30.000 habitantes e integrado el estado de San Pablo, en Brasil


Incluso les llegó a dejar la llave, porque se tenía que ir. “Nos sorprendió”, comentó Victoria. 

Enumeró otros ejemplos. “En Atlántida, Uruguay, hay una pareja con la que pasamos un cumpleaños juntos. Estaban armando su chiringuito para la playa, los ayudamos a terminar el quiosco. En Toay, La Pampa, integrantes de una familia que están preparando su combi para salir a largo plazo, nos dijeron ‘vengan a pasar Navidad con nosotros’”. 

Son recuerdos que van a quedar. Andrés señaló que “tal vez vas una semana y es como si los hubieras conocido de toda la vida. En cada ciudad o pueblo te van diciendo, este lugar es lindo para ir. Para mí siempre es un tema de tiempo. Con el viaje, logramos que el tiempo esté a favor nuestro”.

De todos modos, Victoria dijo que van organizando una agenda de talleres: “sabemos que tenemos que estar en un determinado lugar, en la fecha establecida”. 

El futuro 
Tenían previsto en 2019 ir hacia Perú y luego dirigirse a Ecuador. El estallido social en Chile, donde se encontraban trabajando con los talleres y en una fundación, y la no renovación de la visa turística de Victoria, llevó a modificar los planes. “No se nos ha hecho pesado el viaje, tampoco lo queremos estirar hasta que no podamos más. Si en algún momento decidimos no seguir viajando, haremos un freno. Se irá dando en el camino”, consideró Andrés. 

Cuando salieron, la idea era llegar a México. “Veremos cómo se da todo, vamos tranquilos”, subrayó Victoria. Quedan países de Latinoamérica por recorrer. Otras rutas los esperan.

La combi Cósmica pronto estará lista, para volver a salir cuando ellos lo dispongan.