José Fioravanti realizando el Monumento a Roosevelt.

Opinión

Arte

Lobos marinos, libros e inmigrantes

02|02|20 16:15 hs.

Por Agustina Ortiz (*)

Dos esculturas de lobos marinos emplazadas en la rambla marplatense desde 1940, talladas en piedra Mar del Plata por José Fioravanti (uno de los pioneros del arte argentino que muchos desconocemos), son el emblema de la ciudad balnearia. 

Una muestra retrospectiva exhibe hoy 33 de sus obras en la Casa Victoria Ocampo del Fondo Nacional de las Artes (FNA) ubicada en el barrio porteño de Palermo (en Rufino de Elizalde 2831). 

Allí, con la muestra “Clasicismo y Modernidad”, se rinde homenaje al artista José Fioravanti la cual se encuentra abierta hasta el 8 de marzo de martes a domingo con entrada gratuita. Las piezas que se pueden apreciar en la misma provienen de una exposición privada, la de Julio Andreussi, comentó su curadora Ana Martínez Quijano, autora de un libro homónimo que se presentó el día de la inauguración de la muestra. Andreussi compró el conjunto de obras hace unos años, las que se encontraban arrumbadas en un galpón, sucias y descuidadas. El coleccionista es también dueño del museo-casa Magda Frank, una artista también escultora. Ese espacio es el acervo de los dos creadores, Frank y Fioravanti, destacó Quijano. 


El Lobo Marino, de la rambla marplatense fue recientemente declarado monumento histórico nacional


Las representaciones del escultor son maravillosas, donde destacan sus líneas sintéticas, el volumen macizo y cierta sensación de pesadez, junto a la delicadeza y la generación de climas introspectivos y reflexivos, hoy se nos acercan para que las disfrutemos como una parte más, del riquísimo patrimonio nacional. La materialidad de la muestra de la Casa Ocampo es diversa, conformándose por yesos, piedras y bronces. 

El artista a muy temprana edad debió abandonar sus estudios escolares para trabajar en una marmolería para ayudar al mantenimiento familiar. Aprendió con la mirada, mirando arte y con ese conocimiento, a los 23 años ganó el Primer Premio Nacional con la obra “Mi hermana María” en 1919. 


Fioravanti en su estudio de París, en 1934, tallando esculturas de lo que luego sería en Monumento a Avellaneda


Más adelante Fioravanti se convierte en un artífice solicitado y a pedido del presidente Marcelo Torcuato de Alvear, crea las obras “Exaltación de la Patria Joven” y “Sentimiento heroico de la raza” (1929), y los bajorrelieves de la Casa Rosada entre otros más. 

Fioravanti también dejó en Tres Arroyos una parte de su vida, en el Parque Tres de Febrero (justo atrás del edificio municipal), se encuentra emplazado un grupo escultórico inaugurado el 27 de noviembre de 1971, que representa a una joven familia sobre una proa, fundido en bronce con una altura de 2,80 metros. Está complementado por dos altos relieves laterales, también de bronce, que representan a la agricultura y ganadería, y la industria, así como un bajorrelieve en la parte central, esculpido en piedra, que simboliza las distintas profesiones. 


El conocido Monumento al Inmigrante ubicado en avenida San Martín al 100 de nuestra ciudad


Una muestra sustancial para visitar en la ciudad de Buenos Aires y un paseo de nuestra ciudad para reconocer por su importantísimo valor patrimonial. Desde el sector turístico, una posibilidad más para pensar y tener en cuenta en la creación de circuitos turísticos culturales locales.

Trayectoria 
José Fioravanti (1896-1977) fue un artista argentino autodidacta que no terminó sus estudios primarios, formándose en los talleres de escultura de Buenos Aires. Estudió con el gran Rogelio Yrurtia y compartió escuela con Alfredo Bigatti con quién trabajó en el Monumento a la Bandera en Rosario. 

Desde muy joven fue reconocido en el ambiente artístico en Argentina y en Europa, donde recibió importantes elogios de la crítica y la intelectualidad de la época. En 1936 obtiene el Gran Premio del Salón Nacional con “Mujer con libro”, retrato de la que fue su esposa, la pintora Ludvilla Feodorounam. 

Fue docente, profesor de talla directa de la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova y Académico de Número de la Academia Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

Sus obras fueron expuestas en reconocidos espacios culturales emblemáticos como el Museo del Jeu de Paume de París, el Museo de Bellas Artes, el Salón de Arte Moderno (1924), y el Museo de Arte Moderno de Madrid. (*) Docente, publicista y artista plástica  

(*) Docente, publicista y artista plástica