El edil reforzó la idea de que las zonas balnearias no deben tener tránsito

Claro, Reta y Orense

Alejandro Trybuchowicz, concejal

“Hay muchas cosas para corregir”

07|02|20 11:01 hs.

El concejal del bloque de Juntos por el Cambio, Alejandro Trybuchowicz, alertó frente a algunas temáticas como la erosión costera y el servicio brindado por los balnearios de nuestra costa. 


En una entrevista con LA VOZ DEL PUEBLO, Alejandro Trybuchowicz, puso el acento en la cuestión de la erosión costera donde explicó la importancia de escuchar a los profesionales y se mostró confiado y esperanzado con el convenio firmado con el CONICET el mes anterior, en pos de darle continuidad al abordaje de la problemática; reforzó la idea de que las zonas balnearias no deben tener tránsito ya que “el mayor impacto de la erosión está en el centro”. 

Si bien el daño ya está realizado, asegura que lo significativo es tomar medidas paliativas para ir disminuyendo el impacto y en base a ello le preguntará al municipio si “van a trabajar en base a los aportes de Federico Islas”, quien presentó su último informe indicando detalladamente las acciones a realizar frente a la cuestión. 

El concejal claromequense fue claro al entender que se debe trabajar en conjunto, escuchando todas las voces para formar el equilibrio que ayude a la zona y también a los turistas que año a año eligen visitarnos. “La playa es nuestro diamante, si pierde valor nos perjudicamos todos”, sentenció mientras repreguntó si queremos exprimirlo y perderlo o utilizarlo de una manera consciente. 

A partir de lo que fue una primera reunión de la Comisión de Turismo y Obras públicas el día miércoles sobre el proyecto presentado en base a los balnearios sustentables, Trybuchowicz aseguró que “hay que trabajar seriamente, no a medias”, al mismo tiempo que indicó que son pocos los que realizaron las reformas que la licitación indicó y muy por el contrario “la política turística es un desastre”, arremetió. 


Las piedras que afloraron en la zona de baño el año pasado son muestra de la erosión


Algunos de los paradores, están cobrando un canon por el uso del baño lo que está en contra del pliego que obliga a brindar servicios básicos como baños públicos y duchas. 

Enseñó que la problemática comienza cuando los postulantes se proponen realizar paradores extremadamente grandes, vistosos y con una gran infraestructura que luego “no pueden concretar” y todo queda en la nada. “Lo que tenés que hacer es brindar servicios, para que el turista que viene hoy recomiende el lugar y el año próximo alguien más se acerque”, pero indicó que fallan los controles para que no ocurran tales desprolijidades “eso es no atender al turismo de la manera que corresponde. Turismo es servicio, buena atención y también compromiso con lo que se firma”. 

Por otro lado, se refirió a la figura de Carlos Ávila en Claromecó quien tiene “mucho ímpetu y entusiasmo”. Afirmó que ha cambiado la forma de ver el trabajo y de hacerlo respecto a anteriores delegados, “se ha puesto a la par del obrero a trabajar” aunque se mostró dudoso, planteando que a veces puede traer algunas consecuencias y errores que, de todas maneras, “le permitirán aprender para no hacer lo mismo”.

Zona Recreativa 
El proyecto que contempló una zona recreativa para el frente costero de Claromecó y Dunamar fue aprobado por el Concejo Deliberante bajo la ordenanza 6652, tratándose de un sector en el que está prohibida la circulación de vehículos. 

Alejandro enfatizó en que se trabajó mucho para ello y actualmente se visualizan camionetas dentro de ella “indudablemente el trabajo de un concejal es legislativo, cuando lo debe llevar a la práctica el sector ejecutivo no se hace”, dijo nuevamente haciendo referencia a que fallan los controles en varios aspectos. 

En base a ello llevó a colación el trabajo de guardavidas que “pidieron durante todo el año el servició allí. Creo que la voz de quienes trabajan en la playa es la mejor para saber las problemáticas”.

A raíz de la utilización de la zona recreativa como espacio no solo de esparcimiento sino de baño y de realización de deportes acuáticos es que “se necesita mayor atención, seguridad” y enfatizó en que respecto a eso no tiene que escatimarse, “es lo más importante de todo, la vida de una persona es impagable”.

“La Asociación de Guardavidas de Tres Arroyos viene trabajando con derechos que tienen y son justos, el municipio tiene su postura pero la jornada de trabajo mínima es de cuatro meses, acá se trabaja con tres”. Asimismo, primó por sobre todo el diálogo y confía en que hablando se concretarán los pedidos, sin caprichos de funcionarios ni de la AGTA. 

Zona Náutica 
La zona náutica que se ubica al lado del arroyo sobre la parte de Claromecó, está establecida debido a un proyecto de reforma en una ordenanza que tiene que ver con el tránsito vehicular únicamente para los que bajen con material náutico, pero el concejal plantea una nueva preocupación en cuanto a que “se ha convertido en un balneario e hicimos objeciones sobre el tema, pidiéndole al director de turismo que haga control”; consultado sobre el canon que este espacio cobra, explicó que tiene que ver con un servicio que brinda el Club Náutico, con control de salidas de lanchas y ayuda en caso de inconvenientes. 

Finalizó mencionando, como lo ha hecho en otras oportunidades, la necesidad de unificar todas las normativas y tener una ordenanza madre sobre la preservación y cuidado sustentable de las playas.