Policiales

Natalia Ramos

Violencia de género: el procedimiento

09|02|20 14:16 hs.

La doctora Natalia Ramos a cargo de la Fiscalía de Violencia de Género y Abuso Sexual describió el proceso de investigación que se inicia luego de una denuncia por violencia. 


La Comisaría de la Mujer es quien la recibe y realiza una primera evaluación para determinar si el hecho constituye o no un delito penal. Para esto la institución mantiene comunicación permanente y recibe apoyo de la Fiscalía temática como así también del Juzgado de Familia.

En aquellos casos que se denuncian discusiones verbales o violencia psicológica los agentes de la Comisaría de la Mujer completan lo que denominan “el formulario 12”, en alusión al número de la Ley bonaerense 12.569 contra la Violencia de Género y envía la causa al Juzgado de Familia.

“La probabilidad de que las causas que llegan a la Fiscalía de Género sean delito es casi del 100%, así quedó demostrado en las 379 que ingresaron este año”, explicó Ramos.

La investigación 
Las causas por violencia y abuso sexual se trabajan de forma diferente: en las primeras la mitad del trabajo está hecho ya que es la misma víctima quien señala al autor por lo que hay que acreditar que esa persona denunciada sea quien cometió el delito del que lo acusan. “En estas causas lo que no se hace en las primeras 24 o 48 horas después es imposible recrear, generalmente son delitos de daño que hay que acreditar en ese tiempo inicial o las lesiones que en algunos casos se ven al inicio y luego de varios días ya no existen más”, explicó la fiscal. 

Una vez realizadas todas las actuaciones se procede a acreditar el hecho y a corroborar que el autor sea la misma persona denunciada, entonces se pide indagatoria y se solicita elevación a juicio. 

Ramos manifestó que las 103 causas elevadas a juicio por la Fiscalía que conduce van a tener resolución este año por un nuevo protocolo a través del que se intenta que no pasen más de 30, 60 o 90 días desde que la causa llega al Tribunal y al juzgado hasta el debate. 

Juicio abreviado 
“No todas las causas llegan a juicio oral y público porque en muchas se utiliza la alternativa de hacer juicio abreviado a través de un acuerdo entre el fiscal, el defensor y el imputado. En lugar de establecer un juicio común y corriente se solicita al juez que resuelva con la prueba que está en el expediente, previo acuerdo en el delito y en la pena”.

El juicio oral y público se realiza en el caso que el imputado no acepte la propuesta del abreviado o a la defensa le parezca mal los términos del mismo. “En la violencia de género tenemos en cuenta la voz de la víctima, en muchos casos ha terminado el conflicto familiar o hay hijos en el medio y se decide no ir al juicio oral, mientras que otras víctimas lo solicitan porque sienten que de otro modo es como si nada hubiera pasado”. 

Arrepentimiento 
La fiscal Ramos explicó que aunque la víctima se arrepienta de la denuncia que realizó oportunamente la Fiscalía que conduce tiene en cuenta la existencia del círculo de la violencia. “La retractación de la víctima se da por su arrepentimiento al saber que el denunciado puede ir a debate ya que muchas veces son personas con las que compartieron sus vidas o tienen hijos en común, no son extraños. Se escucha a la víctima, pero no siempre se hace lo que ella quiere y siempre tenemos en cuenta el proceso”. 

La Fiscalía cuenta con el Centro de Asistencia a la Víctima, siendo su responsable la doctora Adriana Clarat quien trabaja con la asistente social Eugenia Guerreino y el apoyo de entidades como Construyendo. “Las víctimas son adultas, les ofrecemos las herramientas, pero no suplimos su voluntad porque ellas eligen usarlas o no”. 

La doctora Ramos enfatizó sobre la importancia que tiene realizar la denuncia a tiempo y hacer caso a las señales que aparecen en las relaciones de pareja que tienen varios años de convivencia como así también aquellas que se dan durante los noviazgos y que pueden terminar en hechos de violencia. Entre las alertas a las que se debe prestar atención están: los celos, episodios en los que no las dejan salir o juntarse con amigas, acciones que propician creer que el único que tiene la verdad es el novio o hechos de violencia psicológica.