Sociales

Esta noche estará en la Final Nacional del Pre Baradero

“Esto es como un sueño, un emprendimiento nuestro”

09|02|20 16:01 hs.

Finalmente llegó el día tan esperado para Carlos Martínez en su tránsito a la Final Nacional del Pre Baradero 2020. 


Esta noche estará en el escenario de esa ciudad disputando la final en la categoría “Solista vocal masculino de tango”. Recordemos que a ella llegó luego de resultar ganador del selectivo llevado a cabo en la Filial Mar del Plata el 23 y 24 de noviembre de 2019.

Allí y luego de estar con otros 32 participantes llegó a la instancia final clasificatoria que lo llevó a participar esta noche en esta nueva oportunidad en su vida con el tango. 



El jueves por la noche estuvo junto a su mujer, Marisa Liébana, principal impulsora de casi todas estas “locuras” contando aspectos y expectativas en LA VOZ DEL PUEBLO. 

Carlos siempre habla de su mujer como la que lo juzga e impulsa a transitar estas oportunidades y refiriéndose a esta contaba que “estamos felices, expectantes y muy entusiasmados. Confiados y esperanzados de hacer lo mejor y después los jueces decidirán, pero nosotros vamos con las mejores intenciones de dar todo por ese logro que no está tan lejos”.

A pulmón
En cuanto a cómo se arma un viaje de este tipo desde el punto de vista económico él cuenta que “hasta ahora la filial lo único que se ha comunicado es que sólo somos representantes de Mar del Plata. Apoyo ninguno, lógicamente que yo estoy fuera del grupo marplatense y ellos sí se han juntado, han hecho peñas y todo ese tipo de cosas para solventar los gastos. La mayoría son laburantes, personas que no se dedican a la música profesionalmente, entonces a todos les cuesta. En mi caso, como cuando fuimos en noviembre a Mar del Plata sale todo del bolsillo nuestro –cuenta sonriendo y mirando a su mujer-. No tenemos apoyo de ninguna índole, tampoco lo pedimos, eso que quede bien en claro; esto es como un sueño nuestro, un emprendimiento nuestro”.

A lo que Marisa agrega, “Por ahí achicamos en otras cosas, también para eso porque la meta ahora es Baradero. Por ello es que vamos nosotros dos solos, los costos son muy altos”. 



Volver a empezar 
Esta es una nueva oportunidad en la que la pareja va a estar sola “arrancamos en Mar del Plata nosotros dos. Una locura que se le ocurrió a Marisa, -dice y vuelve a sonreír mirándola-, y bueno ahora seguimos con lo mismo”. 

“Nuestras hijas apoyan, agrega Marisa. Tenemos tres niñas (Noelia, de 30 años, Leonela de 21 y Sofía de 19), el yerno (Elías), nuestra nieta Ema, después toda la familia atrás que nos apoya, están al tanto y nos siguen constantemente con el ‘ya cantó’, ‘cómo va’, ‘mandanos fotos, videos’. Todo el tiempo nos están preguntando, pero bueno se hace complicado ir todos”. Es como comentan entre risas, son una banda… 

Estas situaciones también les han servido mucho a la pareja porque pasó en Mar del Plata, cuentan, que resultó una experiencia “hermosa” porque andaban para todos lados juntos. A los dos los atraen y gustan las mismas cosas esto les permitió “compartir un pequeño noviazgo en esos dos o tres días que estuvimos. No nos separábamos en ningún momento”. Algo que de seguro se prolongará en esta estadía en Baradero. 

“Todo lo que hacía él en ese festival fue hermoso –recuerda Marisa-. Eran distintas disciplinas que vimos, que no habíamos imaginado tampoco que existían. Además de la camaradería que se crea en los grupos, el intercambiar teléfonos, hacer nuevos contactos y relaciones. La verdad que muy pero muy lindo”. 

En muchos aspectos siempre Marisa ha sido la impulsora pero además por su profesión de maestra de Música fue en todo este camino más que una simple espectadora de “lujo”. Ella en buena medida ha sido quien le ha marcado el dónde estás parado, que se puede capitalizar, qué cambiar.

“Cuando él sube al escenario vos vas viendo y sacando conclusiones que viste de uno u otro, lo que te gustó o que te parece que no estuvo bien. De todo se aprende, de lo bueno de lo malo. La verdad es que es todo para enriquecer y todo lo disfrutamos”, cuenta Marisa. 

Recorrer caminos 
El periplo a recorrer para los Martínez comenzó ayer a la madrugada partiendo de nuestra ciudad hacia Baradero del que estarán volviendo mañana, lunes, al mediodía. Hoy es la presentación no estando bien definida en cuanto al horario pero calculaban que sería muy tarde. Siendo un poco la estimación del horario de comienzo las 20, en el imponente escenario del Anfiteatro Municipal en el que artistas de alto nivel demostrarán su talento buscando un lugar en el 46° Festival Nacional de Música Popular Argentina que se llevará a cabo desde el jueves 13 hasta el domingo 16 de este mes. Allí se presentarán por rubros los ganadores en cada noche de los espectáculos. 

Para Carlos Martínez esta es “una gran alegría y responsabilidad que incumbe no sólo a mi sino a mi familia, a mi Tres Arroyos y a la sede de Mar del Plata también. Tengo que estar pensando que esto que hago por mí lo es también por muchos compañeros y colegas que compitieron conmigo. Yo voy a representar a todos ellos” dice en el final. Un poco lo que estará demostrando esta noche de domingo o madrugada del lunes en el Anfiteatro Municipal de Baradero en la final de “solista de tango canción” conducente a representar a nuestra ciudad como lo hicieran en otras oportunidades el recordado Juan Carlos Jalle o Natalia Lara.        

         -----------------------------

Mirar al otro 

Esto de ser partícipes en el Pre Baradero a Carlos lo tiene más que feliz y Marisa agrega: “algunos le han dicho ‘pensá que estás entre los mejores a nivel nacional’. Y ahí uno empieza a pensar, no te das cuenta lo que vas haciendo y la respuesta del público alienta”. 

Carlos Martínez siempre ha demostrado eso de la humildad pero también que en un mundo como el que vivimos y a pesar de los cambios generacionales vividos últimamente él no deja de decirlo y reconocer el “trabajo” de su mujer en todo momento. Uno a través de sus palabras interpreta que cuando agarra el micrófono es como que estuviera “abrazando” a Marisa y “yo se lo agradezco totalmente. A veces me da cosa pero sí yo sé que es así, somos los dos así. El me lo demuestra…, lo dice y yo también a pesar que a veces no tengo la oportunidad de decirlo, por lo humilde que es, lo que lo admiro por lo que es, por sus compañeros y por siempre estar tratando de ayudar. Uno es el de abajo del escenario pero cuando agarró el micrófono es otra persona” señala en cuanto a su pareja. 

“Es un poco el juego, yo debajo del escenario soy Carlitos Martínez, cuando me subo al escenario tengo que ser Carlos Martínez y tengo que ser yo. Debo crear un personaje para subir ahí arriba, el personaje es Carlos Martínez. Es lo que estoy intentando ser arriba del escenario un personaje. Pero es un poco lo que hablamos antes que cuando me baje del escenario Carlitos no se ‘la crea’” agrega sonriendo por la observación.