Opinión

Por Esteban Ernesto Marranghello

Oscuros nubarrones de sospecha: corrupción y Justicia manipulada

10|02|20 11:52 hs.

Transitamos una actualidad política argentina con características que no sorprenden por inéditas, con determinados episodios y declaraciones, que se han venido produciendo de funcionarios de cargos jerárquicos del actual gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires expresando su opinión sobre la situación en que encontraron lo que “heredaron” en sus respectivas jurisdicciones, de la gestión de Cambiemos. 

Ministerios claves en el desenvolvimiento de cualquier nación, para poder juzgar la situación en la que se encuentra su realidad presente. 

La información del nuevo gobierno peronista configura hasta el presente un catálogo de administración pública “saqueada” por una gestión de gobierno, no sólo inoperante por falta de respuestas a los reclamos justificados de la sociedad fundamentalmente de la Nación y la provincia de Buenos Aires, sino por la instrumentación y aplicación de un plan previamente elaborado de “desguace” del Estado, paralelamente acompañado de “privatizaciones” que facilitaran la “transparencia” del erario y propiedades estratégicamente ubicadas de gran valor económico para posibilitar buenos negocios del “poder” y sus “amigos” y ocasionalmente “ex patrones”, a los que nunca dejaron de atender. 

Aceitaron todos los “engranajes” para posibilitar esta vergonzosa “transparencia” de importantes bienes de la República a la voracidad de las multinacionales e inversores privados, muchos de los cuales eran familiares o ex patrones de los funcionarios políticos que “remataban” los bienes, a favor, de “inversores” previamente elegidos. 

De esta manera privilegiaron, a costa del país, las corporaciones: económicas, agropecuarias, industriales, farmacéuticas, servicios de salud, eludiendo la responsabilidad social, obligación de cualquier gobierno, por responsabilidad ética y honestidad de sus funcionarios, debe priorizar.

Cuando una administración “hereda” de sus antecesores: hambre, pobreza, desempleo, deuda internacional injustificada con insensibilidad social, expone, no sólo un fracaso de gestión si no también el resultado de una sociedad herida y atacada en su dignidad humana. 

Nunca efectuaría un juicio político electoral sobre quienes votaron a Macri, sería injusto e inexacto, en cualquiera análisis responsable el voto es consecuencia de la democracia, que todos debemos respetar. 

La ciudadanía vota por lo que cree, una gran mayoría con buena fe y con la convicción, que en ese momento, lo hace decidir. 

Los que son exitosos o fracasados en la gestión son los políticos que se convierten en gobernantes. La realidad posterior es finalmente “inocultable”, la culpa por los aciertos o errores queda en la conciencia de cada uno.

Nubarrones negros de mala praxis 
El ejercicio del poder por la administración macrista en la Argentina, con resultados demostrados, se agrega en la actualidad el “destape”, a través de declaraciones y conferencias de prensa de ministros y funcionarios del Frente de Todos sobre los resultados de la gestión anterior, donde estarían involucrados, según estos funcionarios actuales; ministros, funcionarios, asesores, en sospechables actos de “corrupción”, desde el propio ex presidente, colaboradores, ex ministros, funcionarios y “amigos” en negocios reñidos con la honradez y transparencia de conducta que exige la administración de los bienes públicos.

La situación es complicada para Cambiemos, no ya sólo desde el campo de la política, sino en el terreno de la Justicia, donde se incrementan en los Tribunales de Comodoro Py, denuncias penales, que en caso de prosperar suponen un futuro no agradable al arco de integrantes de Cambiemos, que participaron del gobierno anterior. 

Esto recién comienza y llevará largo tiempo de ejecución. La Justicia, que no es fácil cambie, alguna vez lo dijimos, en su habitual conducta de “galopar” a favor de los vientos oficialistas. 

Nuestros paisanos de antes, los arrieros que trasladaban “la tropa” por los caminos, ante el “amague” de una tormenta, solían decidir, con la sabiduría de la experiencia: “Hay que desensillar y esperar que aclare”. 

En política, suele “aclarar”, desconociendo la naturaleza, según quien “maneje” la lámpara (poder) que alumbre. 

El peronismo acusa 
- Ministro de Obras Públicas: Gabriel Katopodis.
Promesas incumplidas “sobre construcción de rutas. 

Se anunciaron 4000 kilómetros de rutas, que no se hicieron. Sólo con hablar con los gobernadores se “descubre” al 65% de la obra pública paralizada. 

Descontrol en las obligaciones de las empresas concesionarias de los peajes. Se ha resuelto que muchas retornen al control de Vialidad. 

La deuda “no está” en rutas, autopistas o escuelas. Sólo realizaron el 13% de la obra pública comprometida. “Desguazaron y asaltaron” Vialidad. 

Vialidad Nacional tenía 30 gerentes con sueldos “normales”, lo “llevaron” a 140 gerentes con sueldos promedio de 200.000 pesos. Dejaron a Vialidad con una deuda de 35.000 millones de pesos. 

- Ministerio de Transporte: Mario Meoni.
Decide rescindir contrato en la obra del soterramiento del ferrocarril Sarmiento, obra siempre sospechada de “corrupción”. 

Los 1500 millones de dólares de ese contrato deben destinarse a otras prioridades en el país. 

- YPF: presidente Guillermo Nielsen.
La Justicia Federal investiga posibles irregularidades en una millonaria licitación de YPF, dicha licitación “fue acelerada” de manera “inusual”, tras el adverso resultado electoral en las PASO. La petrolera ya fue allanada por la Justicia. 

El monto: 70 millones de dólares. La empresa: Horamar. 

Una de las decisiones cuestionadas fue la construcción de barcazas por un astillero “común” paraguayo. Esto fue en detrimento de nuestro astillero Río Santiago, “especializado” en fabricar embarcaciones petroleras. 

En la operación se investiga la participación de “Niki” Caputo, amigo personal del ex presidente Macri. 

- Ministerio de Producción. 
El fiscal Gerardo Pollicita, dio por probado que el funcionario Rodrigo Sbarra, segunda autoridad del ministerio, es el “dueño” del sobre con 10.000 dólares encontraros en una cajonera del Ministerio, junto a documentación sospechada de maniobras ilícitas.

Los 10.000 dólares, no justificaron su procedencia ni son legalmente declarados. Algo así como la Felisa Miceli del macrismo. 

- Denuncia del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.
La empresa nacional Aysa, pagaba 3.200.000 pesos por mes a la dirigencia del Club Atlético Boca Juniors (presidente por entonces Angelici) para “destinarlo” al ingreso de “periodistas” e invitados a los partidos que se jugaban en la Bombonera. 

- Subsidios para “la política” 
Subsidios para desocupados (5000 pesos cada uno). Fueron entregados a “punteros” del macrismo, para “compra” de votos. En todo el país se distribuyeron unos 130.000 subsidios, agotando un presupuesto de 650 millones de pesos. 

- Caso Vicentín 
Un préstamo de 18.000 millones de pesos del Banco Nación a la empresa agroindustrial Vicentín. Préstamo “increíblemente autorizado” por un “gerente” sin aprobación del directorio, una suma que “legalmente”, jamás podría haber sido otorgada, acto absolutamente ilegal y corrupto. Una maniobra reñida con la legalidad.

La empresa ganó “muchísimo dinero” en la era Macri y ahora, con total desparpajo y cinismo, expresa que no puede “pagar” la deuda. Simultáneamente en Banco Provincia (Buenos Aires) le otorgó un préstamo similar con “anuencia” de Vidal.

La denuncia a estos “nefastos” personajes, aceptada por la Justicia, fue efectuada por Fernando Míguez, presidente de la Fundación “por la paz y el cambio climático”. 

Imputados: Macri, González Fraga y Alberto Padoan, presidente de Vicentín. También por encubrimiento: Cuccioli, ex titular de la AFIP, Laura Alonso, Mariano Federici y Guido Sandleris. 

- “Lema de Macri”. (desempleo).
El grupo Techint, máximo conglomerado empresarial de la Argentina, se benefició el año pasado con una “exención” de las cargas sociales en los aumentos salariales que otorgó el Gobierno, que permitieron a la empresa ahorrar 400 millones de pesos. 

Pese a esto, la empresa Tenaris, del Grupo Techint, despidió 191 operarios. 

- Fuga de dólares. 
En la era Macri, según investigación de Jorge Herrera, de Ambito Financiero, se “fugaron del país” 88.371 millones de dólares. 

- Marcelo D’Alessio. 
“Si yo hablo, se caen las cuatro causas emblemáticas contra el kirchnerismo”. Se supone, en corrillos de Comodoro Py, que con la muerte del juez Bonadío, las causas a su cargo demostrarán la mala praxis a Derecho, con lo que podría desestimarse lo actuado por el difunto funcionario, en muchas de sus actuaciones. 

- Caso Boudou: se complica. 
Una grave denuncia contra Vandenbroele, testigo protegido y principal acusado del ex vicepresidente Boudou, en el caso Ciccone. Según la denuncia para “pagar” sus acusaciones habría “recibido” dinero para comprar una hostería en Mendoza, ubicada en las Chacras de Coria –lugar de privilegio y altísimo costo-. Sería un lujoso emprendimiento de nombre “La Masía”. 

Para su compra, Vandenbroele habría obtenido un “crédito especial”, que se investiga, incomodando al oficialismo mendocino. 

Hace tiempo que en los Tribunales se comenta graves errores de procedimiento en el juicio a Boudou. 

- Radicales: desorientación. 
El dirigente radical Mario Negri, tuvo que salir, descolocado, contra Durán Barba (principal asesor de Macri) que expresó contundentemente: “Cristina Kirchner es la mujer más brillante de la historia argentina”. Chocolate por la noticia, decían en el Instituto Patria. Después tuvo que criticar a Macri, por sus declaraciones en Río Negro, señalando que de esta manera sería imposible a Cambiemos regresar al poder. 

Esta vez los del “chocolate” eran los peronistas. 

- Ricardo Alfonsín: embajador. 
Con astucia y objetividad (por partes iguales) el presidente Fernández designó a Ricardo Alfonsín embajador en España. 

El actual primer mandatario, contrario a Macri, trabaja y le gusta hacerlo, las pruebas son claras, en poco más de un mes ha trabajado más que el ingeniero en su período. 

También supera a su antecesor en pragmatismo, diálogo y formación política. 

Acaba de recibir un espaldarazo contundente, para contrariedad de los medios hegemónicos y las corporaciones lugareñas nacionales del presidente norteamericano Donald Trump, con el embajador argentino, Jorge Argüello, al presentar sus cartas credenciales. 

“Me gusta lo que está haciendo el presidente Fernández, comunicale que tiene todo mi apoyo”. Tema deuda y acuerdo con el FMI, terminado. 

Alguna vez lo dijimos, Trump no juega con perdedores, en la medida que afianza su reelección, el mejor país estable del Mercosur, es Argentina y el poder político interno asegurado por cuatro años. 

Brasil, Chile, Bolivia, Paraguay, con presentes complicados. 

Hace unos meses anunciamos esto. 

Ricardo Alfonsín, podrán minimizarlo, criticarlo, vituperarlo y expresar que no tiene poder interno, pero tiene dos cosas para salir a la “pista”. “Yo siempre fue radical, solamente sigo siendo lo que defendí con mi conducta. Nunca fui macrista. Macri, y lo aprendí de mi padre, era mi límite”. 

Alfonsín Ricardo, nunca se quiso disfrazar de peronista, como otros, ni fue macrista, sólo radical, con sus virtudes y sus defectos, pero radical. 

Tiene un pergamino, que nadie puede igualar, es un Alfonsín, que no traicionó su herencia. 

Fue convocado por el presidente peronista del que es opositor, pero aceptó una responsabilidad de Estado, sin que le pidieran que dejara de ser radical. 

Muchos radicales van a pensar, los aliados macristas nos subestimaron y no ignoraron, y este “peronista” no nos pide obediencia, sino colaboración. 

La próxima vez no será, que deberemos buscar “mejores” socios. 

El peronismo tiene muchos defectos, pero entre sus virtudes está respetar la historia. Sabe, por experiencia, que no respetarla termina convirtiéndote en tu víctima. 

La última que aprendió esto es Cristina Kirchner, agregándole a su natural talento político, demostrado, una convicción realista innegable. 

Con el peronismo se gana o se pierde, lo que no se puede es joder.   


Por Esteban Ernesto Marranghello