El Campo

.

Hacia una legislación bonaerense ordenada sobre fitosanitarios

12|02|20 09:41 hs.

Mientras las autoridades sanitarias de La Pampa prohibieron la comercialización de los productos fitosanitarios en todo su territorio, porque aún no se completó la construcción de los centros de acopio de envases, desde el Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires se comenzó a trabajar en la conformación de una Mesa Técnica que deberá ordenar la legislación vigente respecto del uso, aplicación y destino final de los envases de fitosanitarios. 


En este sentido, desde la cartera agraria bonaerense adelantaron que extenderán por 90 días la suspensión de la Resolución provincial 246/18. Esta normativa, complementaría de la ley provincial 10.699 que regula las aplicaciones de agroquímicos, fue publicada durante la gestión del ex ministro de Agroindustria Leonardo Sarquís y entró en vigencia en enero de 2019. A las pocas semanas fue suspendida por un año a causa de las polémicas generadas sobre las distancias de aplicación. 

Los agroquímicos son definidos de acuerdo con el artículo 2° del Código Internacional de Conducta para la Utilización y Distribución de Plaguicidas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO del año 1990 como “cualquier sustancia o mezcla de sustancias destinadas a prevenir, destruir o controlar cualquier plaga indeseable, que cause perjuicio o que interfieren de cualquier otra forma en la producción, elaboración, almacenamiento, transporte o comercialización de alimentos, productos agrícolas, etc. 

Esta Mesa Técnica estará conformada por entidades como el Instituto Nacional de Tecnologías Agropecuaria (INTA) y CONICET, y apunta a que en un plazo no mayor a tres meses se generen opciones para ordenar esta legislación. 

Pese a la vigencia de la ley 10.699 en la provincia de Buenos Aires, los municipios regulan temas sensibles como las distancias de aplicación y no se logra arribar a un criterio unificado. Las leyes en materia de uso de agroquímicos se encuentran en el centro de la escena, como en el caso de La Pampa. En esa provincia, la Subsecretaria de Ambiente suspendió la venta de agroquímicos, a raíz de problemas por el manejo de envases vacíos de fitosanitarios.

Tras la publicación de la Resolución 246/18 en el Boletín Oficial a fines de 2018, el gobierno provincial retrocedió sobre sus pasos y dio marcha atrás con la normativa. Entre los puntos más polémicos de esa normativa, se encontraba el vinculado a las distancias de aplicación en escuelas rurales, eje de un extenso debate por parte de grupos ambientalistas y legisladores bonaerenses opositores, que expresaron con vehemencia su desacuerdo. 

Durante la gestión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal hubo intentos para modificar la ley 10.699. El más visible de ellos fue el encabezado por el ex senador Alfonso Coll Areco, que si bien logro media sanción, su tratamiento se extendió y luego de numerosas reuniones en la Comisión de Asuntos Agrarios de la Cámara Baja, perdió su estado parlamentario. 

Respecta a resoluciones nacionales sobre depósitos de agroquímicos, se observa que el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) abordó el tema en tres resoluciones de adopción voluntaria sobre Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), brindando directrices para el correcto almacenamiento de agroquímicos. Las resoluciones SENASA, que abordan este tema son la Resolución SAGPyA 71/1999 “Guía de Buenas Prácticas de Higiene y Agrícolas para la Producción Primaria de Hortalizas Frescas”, la Resolución SENASA 530/2001 “Guía de Buenas Prácticas de Higiene y Agrícolas para la Producción Primaria de Productos Aromáticos” y la Resolución SENASA 510/2002 “Guía de Buenas Prácticas de Higiene y Agrícolas para la Producción Primaria de Frutas Frescas”. SENASA publicó en el año 2010 un Manual de BPA donde se presentan recomendaciones para el almacenamiento de agroquímicos. (NAP)