La Ciudad

Día del Gomero

Una vida sobre ruedas

15|02|20 09:16 hs.

Todo comenzó por el hockey, deporte del que Guillermo Cirone es fanático. Andrés Errea, de Alvarez Neumáticos, era profesor en el Centro Estrada y lo conocía muy bien. Y un día le ofreció trabajar vendiendo gomas en la zona. Guillermo, hasta ese momento empleado del supermercado Gigante, le dijo que sí. Así, con 16 años, arrancó su relación con las cubiertas, que mantiene hasta hoy y que es su medio de vida. 


“En junio voy a cumplir 10 años con mi propia gomería”, dice con orgullo Guillermo. Se refiere a MC Multimarcas, el emprendimiento que con mucho sacrificio logró consolidar luego de una década plagada de contratiempos y en el que pone al servicio del cliente toda su experiencia en el rubro, y su gran predisposición para dar un servicio de primera. 

Su vida laboral lo hizo girar por varias empresas importantes dedicadas a la venta de cubiertas de una amplia región. Después de Alvarez, trabajó en Necochea con Neumen, hasta que la crisis de 2001 lo obligó regresar a Tres Arroyos. Llegó entonces la oferta de Arenas, firma para la que se desempeñó primero como viajante abarcando La Pampa y Córdoba, y luego como gerente de la sucursal de Bahía Blanca. 

La excursión bahiense duró cuatro años y terminó luego de que tuviera un grave accidente de motos (su gran pasión) y tras su rehabilitación, que debió hacerla en Tres Arroyos, decidió quedarse acá. “Descubrí este local en avenida San Martín, que estaba cerrado desde hacía 11 años, y me animé a largarme solo”, cuenta. 



El arranque fue todo a pulmón. “Vendí una camioneta que tenía para comprar todas las herramientas y acondicioné el galpón todo yo, con la ayuda de amigos, de mi hermano, mi viejo y del primer empleado que tuve. Y para comenzar, me fiaron dos proveedores grandes de Pirelli y de Fate un stock de neumáticos”, recuerda.

“Hoy les sigo comprando a los dos, porque me dieron una mano bárbara, y de esas cosas uno no se tiene que olvidar”, agrega. Como no se olvida de que empezó con un compresor de aire que le prestó el hermano y la gran ayuda que le dio aquel primer empleado que después decidió independizarse. 

“Nuestro fuerte son las cubiertas de autos, camionetas, motos y cuatris, que tenemos en distintas marcas, desde las más baratas hasta las más caras. Trabajamos cubiertas usadas también. Y llantas originales y deportivas”, indica. “A pedido también trabajo lo agrícola y de camión –no lo tengo en stock por una cuestión de costos-, con buen precio, porque los proveedores le buscan la vuelta para que podamos vender”, completa.

Al abanico de productos que ofrece, “con la ventaja que al ser multimarca consigo una gran variedad y tengo muchos contactos por estar en el rubro desde hace décadas”, le suma los servicios de alineación, balanceo, tren delantero y, sobre todo, auxilios de motos y de autos en la calle. 

“Tuvimos un invierno duro, pero ahora la cosa se reactivó un poco. Igual, acá estamos para seguir yendo para adelante, hay que meterle horas. Desde que arranqué fue así”, dice con sencillez Guillermo antes del apretón de manos de despedida.