Luces rotas en la parte trasera de la camioneta fueron clave para dejar atrás el patrullero

Policiales

Balearon la casa de un turista

El ingenio fue clave para huir de la policía tras un intento de asalto

20|02|20 09:17 hs.

Casi un mes después de un violento atraco en San Mayol, una banda de delincuentes volvió a actuar en nuestro distrito y usando una camioneta robada en el primer hecho. Todo ocurrió poco después de la medianoche de ayer en una vivienda alquilada por una familia de Bragado, integrada por un matrimonio y dos hijos, ubicada en la avenida Williams s/n, a pocos metros del Médano 40. En ese lugar, un grupo de cuatro delincuentes intentó forzar la puerta de calle para entrar a robar. 


Sin embargo, como los turistas todavía estaban despiertos, notaron que alguien intentaba ingresar y trabaron la puerta desde adentro, mientras gritaban pidiendo ayuda. 


La camioneta estaba sobre la zona de médanos, a unos 5 kilómetros de Claromecó


Ante tal situación, los delincuentes decidieron desistir de su accionar y, cuando se retiraban, efectuaron un disparo que impactó en el marco de la puerta, sin llegar a lesionar a ninguno de los turistas.


En la madrugada fue hallada la camioneta abandonada en los médanos a 6 kilómetros de Claromecó


Mientras un miembro de la familia trababa la puerta para bloquear el acceso de los ladrones, otros llamaban a la policía. En ese interín, los delincuentes deciden retirarse en la camioneta marca Ford Ranger, color gris, que poco después abandonaron a 500 metros de la costa, sobre un médano ubicado a unos 6 kilómetros de Claromecó. 

Precisamente el lugar donde aplicaron todo su ingenio delictivo para dejar atrás a la patrulla 4x4 de Orense que venía siguiéndolos a toda velocidad, unos 300 metros más atrás. 

Tal como pudo saberse, los delincuentes se imaginaron con razón que otro grupo policial los esperaba en Claromecó y optaron por romper las luces traseras, quitándole referencia al patrullero que venía detrás. Así, lograron subir un médano donde finalmente abandonaron la camioneta cerrada y la dirección trabajada.

Pericia al volante 
Según comentaron fuentes policiales a LA VOZ DEL PUEBLO, luego del disparo, acerca del cual se indicó que fue efectuado con una pistola 9mm, similar a la que usan las fuerzas de seguridad en la Policía de la Provincia de Buenos Aires, los delincuentes se subieron a la camioneta y huyeron hacia la playa, en dirección a Claromecó. 

De manera simultánea, la camioneta 4x4 de la Policía de Orense, la cual era conducida por el oficial Calderón, a quien acompañaba una efectivo femenina, ven partir en la citada dirección al vehículo de los delincuentes. De acuerdo a lo trascendido tras la persecución, los ladrones hicieron “desaparecer” del mapa la luz trasera que los policías tenían como referencia delante de ellos y motivaron el encuentro de éstos con el grupo de uniformados que esperaba el arribo de los ladrones en la zona de la Virgencita. 

Ante esto, los efectivos policiales, conscientes de que sin luces los delincuentes no podían transitar en el rodado, continuaron con la persecución a pie. Unos quince minutos después, y siendo aún de noche, lograron dar con la camioneta ya sin ocupantes, y dieron aviso a sus colegas de la ubicación. Sin embargo, los ocupantes de la Ford Ranger ya se habían fugado en distintas direcciones. 

El mal momento vivido por las víctimas, hizo que la declaración ante las fuerzas de seguridad encuentre su límite y no puedan brindar suficientes detalles. “Estaban muy conmovidos”, le comentó un vocero policial a este diario. 

¿Son los mismos?
La manera en que lograron esconderse y la seguridad con la que se movían a toda velocidad por la playa, hace suponer a los investigadores que los ladrones llegaron a Orense por el mismo camino que usaron para abandonarlo, o sea, desde Claromecó. 

En ese sentido, pudo saberse que, hasta anoche, no había cámaras en Orense que hayan registrado su ingreso en algún momento del día. Asimismo, fue el número de chasis de la camioneta, el elementos que permitió identificarla como perteneciente a la familia Madsen, la víctima del último hecho violento en la zona rural de nuestro distrito, perpetrado el pasado domingo 26 de enero en San Mayol. 

Esa noche, una familia fue reducida por tres sujetos armados y encapuchados que huyeron en otros tantos vehículos que había en ese establecimiento rural, dos de los cuales fueron recuperados poco después. 

Las patentes que tenía colocadas la camioneta en la madrugada de ayer, pertenecían a un vehículo que, por estas horas, no tiene chapas colocadas, ya que no hay registros de la realización de su duplicado y serían de Necochea, como así también la existencia de 2000 kilómetros más en el velocímetro, una circunstancia que permite determinar el uso que se le dio al vehículo tras su robo hace tres semanas. 

Fue un hecho conmovedor, que agitó la fría tarde en el verano de Orense y, por poco, no suma más víctimas a manos de la inseguridad que, de distintas formas, azota nuestra región.