La Ciudad

Falleció en Holanda Teresa Douma, recordada docente

Gracias seño Teresa

22|02|20 18:43 hs.

La fotografía que acompaña este artículo fue compartida por uno de los hijos de Teresa Douma, Tomás, con los ex alumnos del Colegio Holandés en Facebook. Tiene una característica, que también puede apreciarse en otras imágenes de ella: la sonrisa. 


El viernes, a los 89 años, se produjo su desaparición física en Holanda. Su tarea como maestra en la mencionada institución ha sido inolvidable para quienes fueron sus alumnos y también para docentes y directivos que la tuvieron como compañera de trabajo. Cuando surgen de manera espontánea palabras de agradecimiento y no solamente en el entorno familiar o más cercano, sino por parte de tantas personas, es porque se trató de un ser especial. 

Teresa les hizo mucho bien en la infancia, en los primeros años de escolaridad, una etapa tan importante. Los mensajes en las redes sociales la describen desde el corazón: “muy bella persona”; “una maestra tan querida”; “fue como mi segunda mamá”; “gran persona y gran docente, maestra con todas las letras”; “dulce como pocas personas. Gracias a Dios por tu vida, seño Teresa”; “supo educar con amor y paciencia”; “igual a como nos trataban nuestras mamás, su generosidad y protección las llevamos en el corazón”; “cariños y agradecimiento a sus hijos por habernos dejado disfrutar de semejante maestra”; “nos dejaste un amor inmenso, tu ejemplo y el recuerdo imborrable de tu sonrisa”. 

Son sólo algunas de las expresiones, entre muchas otras similares. Su familia siente tristeza y dolor, es el tiempo de la despedida. 

También seguramente en el pensamiento sus hijos, hermanos, sobrinos, amigos, le dirán gracias por todo lo que dio en sus 89 años de vida. Como lo hacen ex alumnos y todos aquellos que contaron con la oportunidad de conocerla, en cuyas memorias está presente la seño Teresa.