Interés General

Mario Bunge

Un científico argentino reconocido en el mundo

26|02|20 08:39 hs.

El físico, filósofo y epistemólogo argentino Mario Bunge murió ayer en Montreal, Canadá, donde residía desde hacía décadas. Fue uno de los científicos argentinos de más renombre y citados a nivel global. 


Bunge, de 100 años, tenía cuatro hijos y había nacido en Florida oeste, partido de Vicente López. Sus padres fueron el médico y diputado socialista Augusto Bunge y la enfermera alemana María Müser. 

Polemista, siempre cuestionó al marxismo, al psicoanálisis, al existencialismo, al posmodernismo, a las tecnologías, a las medicinas alternativas y, fundamentalmente, a todo aquello que no sea reconocido como ciencia. 

Bunge, quien estudió física y matemática en la Universidad Nacional de La Plata, residía en el país del Norte desde 1966, cuando se hizo cargo de la cátedra Frothingham de Lógica y Metafísica en la Universidad McGill. 

Fundador de la revista de filosofía Minerva (1944-45), fue cofundador de la Asociación Rioplatense de Lógica y Filosofía Científica (1956), de la que fue presidente. 

Irrumpió como autor en 1959 en el campo de la Teoría de la Ciencia con su obra "Causality: The Place of the Causal Principle in Modern Science", traducida a siete idiomas, y en la que defiende un principio ampliado del determinismo en la ciencia moderna. 

En 1967 publicó su tratado de teoría de la ciencia, "Scientific Research", traducido dos años después al castellano, y cuya repercusión entre los estudiosos de la filosofía de la ciencia fue notoria.

Entre sus obras en lengua castellana destacan además "Teoría y realidad", "Filosofía de la física", "Epistemología, Materialismo y ciencia", "El problema mente-cerebro" y "Economía y filosofía". 

Entre 1969 y 1989 Bunge trabajó en la construcción de un sistema filosófico que abarca la ontología, la semántica, la teoría del conocimiento, la filosofía de la ciencia y de la tecnología, la teoría de valores y la ética.

Distinguido con dieciséis doctorados honoris causa y cuatro profesorados honorarios, en 2009 recibió el Guggenheim Fellowship y en 2014 el Premio Ludwig von Bertalanffy después de que en 1982 le fuera concedido el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en la segunda edición de los galardones que llevan el título del heredero de la Corona española. (DIB). 

       ..............................................

La receta

En una entrevista que reiteró ayer el diario Clarín, en su sitio digital, Mario Bunge daba la receta para llegar a su edad. 

"Cumplir 100 años no es nada. Primero se llega a los 99, y luego el último tramo es fácil. Basta con no hacer ciertas cosas. Por ejemplo: no leer a los existencialistas, no beber alcohol, no fumar. Y sí hacer otras: dormir la siesta todos los días, tomarse dos vacaciones por año y no dejar pasar un solo día sin trabajar, aunque sea cinco minutos”, señaló.