Carta de Lectores

Cartas de lectores

Comienzan las clases

03|03|20 11:22 hs.

Siempre debe ser una fiesta el comienzo de cada ciclo lectivo, y si ocurre sin conflictos gremiales que lo demoren, mucho mejor. 


Así que el dos de marzo debió ser un día festivo. 

Pero.... 

Siempre hay “peros”. 

Este inicio que festejamos no significa que los maestros hayan logrado lo que legítimamente reclaman, es más, creo que si otro hubiera sido el color político del gobierno de turno, otra hubiera sido la historia. De todas formas, personalmente celebro que por una vez no se haya optado por el paro, que pocas veces soluciona algo. Y hago votos, como los haremos todos, para que los docentes accedan a los que realmente merecen, y que no se les vaya la vida en eso.

Otro “pero”, ya más personal, es la desazón que me provoca ver fotos (entendámoslo, desazón por un lado, alegría por otro) en las redes sociales que frecuento, de hijos, nietos, sobrinos, hijos de amigos, con hermosas sonrisas, flamantes mochilas y… uniformes de escuelas de gestión privada.

¡Ni un niño con guardapolvo blanco! 

Muchas de esas preciosas criaturas son hijos, nietos, sobrinos, de docentes que han trabajado conmigo en escuelas de gestión pública. Docentes a los que la escuela pública les ayudó a mantener su casa, su familia. Pero bueno, desgraciadamente esa es nuestra realidad de hoy, y de cada docente de escuela de gestión pública depende, en parte, devolver a esos espacios el prestigio de otras épocas. 

Dije “en parte”, pero sin olvidar qué hay un estado que debe dejar de hacerse el distraído, y que debe, de una vez por todas, dar a la educación pública la importancia fundamental que jamás debió perder. 

¡Feliz comienzo para todes!

PD: Como en las viejas cartas, agrego una post data: ¡Dos amigos queridos subieron fotos de sus niños con guardapolvo blanco! No todo está perdido. 

Alicia Hurtado