La Ciudad

Pensando en su próximo rol en la función pública

Julio Federico: “Vamos a recuperar la oficina de Desarrollo Social de Nación”

04|03|20 10:29 hs.

Julio Federico transita sus últimos días como concejal del Frente de Todos. Su perfil social fue clave para que en pocos días -una vez que se resuelvan cuestiones burocráticas- asuma como el nuevo responsable del centro de articulación del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, un lugar que tras el cambio de gobierno quedó vacante y que hasta fin de 2019 era ocupado por Lucía Rodríguez, quien llegó a ese puesto en 2015, cuando Cambiemos dio inicio a su etapa de gestión, tanto a nivel provincial como nacional. 


Más conocido como “Pity”, el actual edil pedirá una licencia que lo libere para ocupar el lugar que dejó Rodríguez. Sergio Pescader, en consecuencia, será quien cubra la banca de Federico, que por el voto popular llegó al Concejo en 2017. Sin embargo, cabe recordar, su arribo al cuerpo se dio un tiempo antes, cuando reemplazó al entonces renunciante Martín Garate.

-¿Cómo tomas la responsabilidad que vas a asumir en los próximos días? 
-Es un gran desafío. Siento una gran responsabilidad que me hayan dado el nombramiento en el la oficina de articulación del Ministerio de Desarrollo Social de Nación. Lo social, en el rol de concejal, es algo en lo que vengo trabajando a diario, este cargo implica más responsabilidad, ya que también voy a tener otros municipios a cargo. Entendiendo que han pasado cuatro años del gobierno anterior en los que esta oficina prácticamente ha desaparecido, Nosotros trataremos de recuperarla en conjunto con el presidente, el ministro de Desarrollo Social -Daniel Arroyo-, y el diputado Pablo Garate, quien fue el encargado de hacer las gestiones para que yo pueda estar en este lugar. 

-Si bien en tu rol de concejal tomaste conocimiento de muchas situaciones sociales complejas, las cuales se dieron, en su mayoría, por la actual coyuntura que se vive, ahora, en tu nuevo cargo, ¿pensás que el panorama será más delicado aun cuando asumas tu nuevo rol? 
 -Uno cuando dice que es concejal, se piensa que hace proyectos de ordenanza para después tratarlos en el Concejo Deliberante. Y yo he tomado el rol de estar cerca de la gente, tratar de estar en lo diario y cotidiano de los problemas que tienen los vecinos de Tres Arroyos, como así también gestionar y acompañar en lo que uno puede. Si bien uno sabe que a ese ministerio prácticamente lo vaciaron. Tengo la confianza y la tranquilidad de que uno lo puede sacar adelante, que va poder gestionar y trabajar. En este ministerio se hacían pensiones y monotributos sociales, por ejemplo. Son cosas que se han ido perdiendo y que ojalá las podamos recuperar para ponerlas a disposición de los vecinos. Son momentos difíciles, muy difíciles; y Tres Arroyos no escapa a eso. Uno ve la cantidad de gente que se ha quedado sin trabajo y que está dando vueltas de un lugar para el otro sin encontrar una respuesta. Esperemos que desde el ministerio se puedan conformar cooperativas y traer herramientas de trabajo para que la gente pueda tener una salida laboral desde su casa. Son ideas que uno tiene en la cabeza. Después, con el paso del tiempo, se verá lo que ira pasando. 

-¿Cómo proyectas tu gestión? 
-Será una oficina de puertas abiertas, no sólo para el espacio político que integro sino también para los otros partidos. La idea es escuchar propuestas, debatir y entre todos sacar las mejores conclusiones. La oficina estará abierta a todo tipo de personas con ganas de trabajar en conjunto y de hacer algo por el vecino de Tres Arroyos. 

-¿Cómo será la relación con la Secretaría de Desarrollo Social a cargo de Marcelo León? 
-Hoy lo social está pasando un momento muy complicado; y si esto se lleva por banderías o colores políticos, sería el primer error cometido. A mi me pasa a diario de hablar con Marcelo León. Muchas veces me toca resolver los problemas a mi con los recursos que uno tiene como concejal, y desde ahí ayudo. Y muchas otras veces los resuelve él -por León-. Acá no tienen que haber banderías políticas porque si lo vemos de esa manera, nos estaríamos olvidando de la gente, que es la que queda en el medio. Lo primero que tenemos que hacer es ver cómo le damos una mano a la gente. Así lo tenemos que entender todos. La oficina recibirá a todo el mundo. Será de puertas abiertas para trabajar en conjunto con todo aquel que tenga ganas de hacer algo por el vecino de Tres Arroyos. 

-¿Qué te dejó el paso por el Concejo Deliberante? 
-Muchas cosas positivas. He aprendido mucho. Como siempre digo, si uno tiene ganas de trabajar, desde el Concejo se pueden resolver muchas cosas. Pero si lo tomas de otra manera, seguro que no. En lo particular, puedo decir que me voy tranquilo. He podido hacer mucho desde lo social, pero también he gestionado, como por ejemplo, lo que pasó con la Liga Comercial -actuó de nexo entre sus dirigentes y el municipio para acondicionar un predio- y con la presentación de algunos proyectos. Además, hemos gestionado cosas con los funcionarios. Me voy con la tranquilidad de que todo el mundo me ha respondido el teléfono. A veces, se ha podido resolver un problema. Otras veces no, pero siempre ha habido un diálogo fluido. Yo siempre me pongo en el lugar de la gente porque he pasado por la misma situación de esa gente que me ha tocado recibir acá. Y cuando uno pudo resolver un problema, a la noche puede dormir un poco más tranquilo. 

-El concejal Werner Nickel pidió reivindicar la política ¿Qué opinas sobre lo que pidió? 
-A mí no me gusta generalizar. Hay concejales buenos y malos. Hay policías buenos y malos. Hay abogados buenos y malos. Yo me voy con la tranquilidad de que la gente no tiene esa mirada sobre mí, sino que tiene la idea de que soy un concejal que siempre está con los vecinos y que acompaña. A veces no puedo resolver los problemas, pero sí atiendo a la gente. Siempre. Algunos, desde lo personal, tendrán que hacer autocrítica. Yo siento que he dejado todo. Tengo esa tranquilidad. Si otros no la tienen, es su problema, no el mío.