Valeria Lesta compartió una foto de las lesiones supuestamente sufridas en la cabeza por su marido

Policiales

Violencia en un allanamiento

Quieren denunciar a una mujer policía

17|03|20 07:52 hs.

Dos familiares del propietario de una de las casas allanadas en la tarde del domingo tras una denuncia por “robo” se acercaron a este diario para denunciar una serie de presuntos atropellos por parte de una mujer policía y otros efectivos a ellas y un familiar suyo.


Valeria Lesta y Astrid Terkelsen, nuera y nieta del dueño del inmueble allanado en la calle Cangallo al 1200 dijeron que intentaron explicarle a las autoridades que la persona que buscaban ya no vivía ahí, pero habrían recibido una golpiza como respuesta, “buscaban a mi cuñado, a quien habían echado de la casa porque le había robado al propio padre hace un mes. Cuando él (por su padre) se entera que le estaban allanando llegó a su domicilio y quiso entrar, lo dijeron que no. A pesar de que les dijo que tenía plata adentro”, dijo Valeria, antes de indicar que tenía miedo que la policía le robe el dinero de la jubilación. 

“Entre una cosa y la otra, ella (por su hija) quiere calmar a su abuelo, y un efectivo femenino de la DDI la rasguña y le pega un cachetazo y, ahí, se armó un revuelo importante”, recordó haciendo referencia a la conducta previa al estallido de incidentes a los que se hizo referencia en una publicación de nuestra edición de la víspera. 

En ese sentido, Astrid, la joven de 19 años que asegura haber sido golpeada, comentó que, “no me quisieron tomar la denuncia, y me dijeron que tenía que ir a la Fiscalía, donde hoy (por ayer) no nos prestaron atención. Nos tomaron el pelo”. 

“Me dijeron que me iban a llamar y no nos llamaron nunca más. Llamé yo, y me atienden y me dejaron colgada. En la policía me dijeron que estaban de cuarentena y que vuelva el 1 de abril”, agregó su madre.

Más heridos 
Asimismo, luego de que Astrid reciba la agresión que denunció en este diario, su padre y su tío también habrían sido atacados por personal policial que, según comentaron, les habrían provocado cortes, “si nosotros los agredimos a ellos, vamos todos presos. Ellos no tienen ningún derecho a tocarnos”, comentó Lesta. 

Más adelante, ambas mujeres coincidieron en declarar que en el informe entregado posteriormente a la prensa existen supuestas inexactitudes, “pusieron que había dos garrafas secuestradas, y se llevaron solamente la garrafa de mi ex suegro, que era una sola. Nada de lo que buscaban estaba en la casa”.

Por otra parte, ambas mujeres indicaron que ningún efectivo las ayudó a identificar a la mujer que las habría atacado, “pedimos los datos de la policía que golpeó y nadie la conoce. Nadie nos dijo cómo se llama. Nosotros quedamos como unos locos y ellos como los reyes del allanamiento, cuando el allanamiento no dio positivo”, comentó en el cierre, antes de compartir una preocupación, “ahora nuestro miedo es la represalia, porque tengo una carnicería y ahora nos van a empezar a molestar”, concluyó.