El mensaje en Twitter. Un video en el que participaron varios protagonistas de esta historia (captur

Interés General

¿Aislados hasta mayo?

Coronavirus y el temor a no poder regresar a casa desde el extranjero

25|03|20 08:08 hs.

Mariana Santini tiene 21 años y teme no poder reunirse nuevamente con su familia a pesar de tener un pasaje sacado el año pasado para el 1 de abril en Aerolíneas Argentina, la única empresa que está ingresando al país. 


Hija de tresarroyenses y criada en nuestra ciudad hasta su edad universitaria, luego de completar la primaria y secundaria en el Colegio Jesús Adolescente, el 9 diciembre llegó a Idaho (Estados Unidos) para cumplir el programa Work and Travel, a través del cual muchos jóvenes de esa edad cumplen objetivos laborales en distintos países.

Sus padres son Alberto Esteban Santini, quien dirigió el Centro de Referencia en Tres Arroyos; y Karina Calarco, que en el ámbito local se desempeñó como instructora de la Fiscalía. Hoy, cuando tendrían que estar preparándose para el regreso, ante la declaración de pandemia por el Covid-19, cancelaron su vuelo. 

En ese sentido, ella y el grupo de medio centenar de jóvenes que la acompaña en la situación, cuestionan la denominada “repatriación” de argentinos y temen no poder volver hasta mayo. “No hay vuelos de repatriación. Todos los (pasajeros) que están saliendo con AA, tenían boletos comprados para cualquier fecha. No hay forma de endosar tu boleto, no hay pasajeros de otras aerolíneas que sean incluídos en AA. Tengo 10 amigos que quisieron endosar su boleto y ninguno pudo. Están vendiendo pasajes de Latam, que hacen escala en Chile, pero el vuelo de Argentina a Chile no está”, comentó con tristeza al referirse a la difusión mediática del fenómeno. 


Mariana Santini


En ese sentido, Santini dijo que Aerolíneas Argentinas (AA), la única empresa que está volando hacia nuestro país desde cualquier punto del mundo, anunció que sólo quedan tres vuelos desde Miami entre mañana (jueves) y el viernes, en forma previa a una casi segura suspensión hasta fines de abril o mayo, en el marco de los cierres de frontera. 

Si bien ella tenía un pasaje por AA programado para el 1 de abril, en el aeropuerto de Miami (el único del país del norte desde el que parten aviones hacia Argentina), donde tuvo que arribar personalmente para pelear un lugar en uno de los vuelos, ahora solo queda esperar por una plaza que se puede generar cuando se realiza el embarque, tres horas antes de la partida.


El espacio desolado de Aerolíneas Argentinas en el aeropuerto de Miami. Sólo hay gente cuando parte un avión


“Yo sabía que estaba con el vuelo cancelado y me vine (a Miami) a pelear, a ver si puedo ganar un lugar antes del 27 de marzo”, dijo al explicar las razones que la obligaron a dejar su lugar de residencia temporal en Idaho y afrontar el desafío de vivir con recursos limitados y sin seguro médico como extranjera en Florida, “en la página web de Aerolíneas informaron que, si querías reprogramar el vuelo desde Miami, tenías que presentarte en las oficinas personalmente. Así que no tuve otra manera de reprogramarlo sin poder venir acá”, agregó.  

“Desesperados”
La angustia de Mariana y su familia reside básicamente en que ella no forma parte de los 20.000 argentinos que dejaron el país después de los anuncios de cuarentena hechos por el presidente Alberto Fernández.

Sin embargo, la de preocupación que probablemente produjo esa desobediencia, hoy la obliga a vivir en una casa extraña con otras 12 personas en la misma situación y en un Estado que, si bien todavía no asumió medidas de aislamiento social extremo, lo que ocurre en otros distritos permite presumir que no tardará en hacerlo. “La gente con la que estoy, estamos todos en la misma situación e incluso peor, porque tenían vuelos con otras aerolíneas que no están planificados. Yo tengo fecha con AA, que es lo único que más o menos me ayuda y teníamos los pasajes comprados hace seis meses o más, sin embargo, nadie me garantiza que puedo entrar en uno de los únicos tres vuelos que quedan”, argumentó. 


Los compañeros de Mariana. Se conocieron buscando un pasaje a nuestro país, ahora comparten una preocupación en Estados Unidos


Al respecto, informó que los aviones se van llenando con una lista en la que los pasajeros que no saben si van a volver se incluyen cuando uno va al aeropuerto, “en teoria se respeta el orden, pero nada me garantiza que yo voy a entrar en el próximo vuelo. Quedan 2 vuelos para el 26 y el 27 es el ùltimo”.

Ahora, cuando los recursos de cada uno empiezan a flaquear, no les queda otra que apoyarse unos a otros, aunque la reflexión final es inevitable: “nosotros tenemos algo de plata, mínima como para decir, ‘tiro un poco’ o ‘nos las estamos arreglando’, pero ¿cuánto puede durar esta situación? Nos dicen ‘un mes’, pero nosotros no podemos estar acá un mes. Están diciendo en mayo…. Estamos desesperados”.