San Cayetano

San Cayetano

“Transmitamos buenos hábitos, no virus”

29|03|20 18:14 hs.

El secretario de Salud de San Cayetano, doctor Ricardo González, lejos de ser alarmista pero muy claro y contundente en sus apreciaciones, luego de describir la numerosas disposiciones municipales en materia sanitaria preventiva, dejó en claro que “la batalla la tenemos que dar cada uno de nosotros con nuestra responsabilidad, será muy dicho, pero lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie, transmitamos buenos hábitos, no virus. 


Preparados 
“Lo primero que hicimos estratégicamente en el hospital fue sectorizar todos los ingresos. En principio trabajamos sobre lo que es la guardia médica donde se realiza el triage para el coronavirus, lo que era antes la guardia general pasó a ser para emergencias respiratorias, donde se habilitó un número telefónico exclusivo como recepotor de las llamadas de deficiencias respiratorias para que las personas traten de no ir al hospital si no es realmente necesario, entonces se hace un triage telefónico y si la persona debe concurrir se lo hace un médico personalmente”, describió. 

Amplió que dentro de la sectorización “llevamos todo lo que es la guardia de emergencias generales con ingreso directo a través del shok room, donde tenemos todos los elementos preparados para la emergencia, comunicados con el quirófano, maternidad e internación a través de un pasillo interno. El tercer acceso del hospital es lo que era la zona de turnos, quedó habilitado con un consultorio externo a demanda de 8 a 22 para todas las patologías de guardia pero que no son urgentes ni respiratorias, y de esa manera canalizamos las tres vías diferentes de atención en el hospital para que no se superpongan entre si, evitando la relación con pacientes de patologías respiratorias, que hoy en día pueden ser casos probables de transmisión de enfermedades, y por eso la aislamos”. 

Y además “habilitamos un ala especial que la teníamos como consultorio y con diferentes actividades, que también tiene acceso desde la parte externa del hospital, que pasó a ser la sala de aislamiento, con cinco camas con tres respiradores, a lo que se le preparó un office de enfermería, un vestuario de preaislamiento y otro de aislamiento para todo el personal, y aparte una zona de preaislamiento donde hay un consultorio médico y la zona de toma de muestras, y otra de aislamiento”. 

Acotó que ese esquema se adoptó para “modificar los espacios para que haya un solo sentido de circulación desde la guardia de respiratorio hacia la sala de aislamiento con dos ingresos externos, uno para el paciente ambulatorio y otro para el que llega en ambulancia, esos sectores se comunican entre sí y todos desembocan en un mismo lugar, para evitar la cirulación de pacientes sospechosos o los que fueran diagnosticados como positivos por el resto del sector”. 

Y las prevenciones 
Detallando cómo se adecuó el Hospital Municipal para la contingencia, el doctor González pasó a la parte preventiva desde su área y el municipio en general. “Somos una comunidad chica entonces en un caso así es muy fácil que se pueda superar nuestra capacidad operativa”, si no se actúa preventivamente, y “así como tenemos a favor el conocernos todos, cuando alguien llegaba de un viaje al exterior se sabía y enseguida íbamos a la casa personalmente con el comisario inspector Campos y el comisario López, los tres concurríamos personalmente a cada una de las viviendas y empezábamos a hacer el aislamiento, desde el día antes que Brasil y Chile fueran declaradas zonas endémicas que hicieran la cuarentena obligatoria, estábamos con este proceso”. 

Un dato no menor para San Cayetano aportado por el doctor González es que “la mayoría de las cuarentenas terminan este fin de semana, sabemos que en la circulación de virus uno puede prever estrategias y preparar y capacitar a todo el personal como hicimos, incluso para cuidar el recurso humano y de esa forma poder tener una capacidad de respuesta de la mejor manera posible y no improvisar, pero nunca se sabe todo”. 

Para llevar adelante toda la tarea de prevención y cuidados “se crearon grupos de trabajo con un lugar de reuniones en la Secretaría de Salud, donde se planifica el día a día; un grupo de prevención donde intervienen las diferentes áreas del municipio con Defensa Civil y la policía, donde se programa la parte externa como horarios para los comercios, circulación de gente en las vía pública, la información diaria con todos los detalles de casos en observación, sospechosos, confirmados, cuántos en cuarentena y a cuántos se les va dando de alta para que la población esté al tanto de todo”. 

Comportamiento 
Un aspecto fundamental y que tiene a cada comunidad como protagonista es el del aislamiento, sobre lo cual el secretario de Salud sancayetanense hizo referencia a que “como estamos en un punto aislado del mundo parece que acá nunca van a llegar estas cosas, entonces lo primero fue cerrar los accesos y tener dos controlados para resguardar tomando todas las medidas extremas, sobre todo porque tenemos poca producción local y necesitamos de los proveedores para no quedar en desabastecimiento, entonces se les exige el uso de barbijo, guantes, a la mercadería se le hace una higiene previa al ingreso del comercio o depósito con alcohol o lavandina diluidos, que el proveedor no ingrese al local sino que el dueño o personal del lugar haga el ingreso a la mercadería previa higiene de la misma”, subrayó. 

Pero fue más allá y abordó la columna vertebral de esta situación. “Acá hay algo fundamental que se llama responsabilidad social, y si buen uno puede prever en salud y en seguridad de todos los medios que tengamos a mano y ponerlos a disposición, el cien por ciento no existe, siempre uno minimiza los riesgos pero no los elimina, entonces la circulación del virus va a estar y lo que tenemos que entender es que el sistema de salud argentino si colapsa lo hace muy rápido por sus características, y es ahí que debemos apuntar a la prevención, y si no tenemos responsabilidad social, donde cada persona sepa que esto es grave y puede ser peor, mientras no entendamos eso…” 

Así de contundente y claro desde la medicina y el sentido común, al que apela el doctor González para tratar de hacer entender que el riesgo lo llevamos cada uno, y lo hace sin frases alarmistas. “La repercusión en la calle fue relativa, hay momentos por la tarde en que se nota muy poco movimiento, prácticamente nada, pero uno a la mañana observa que por ahí hay veinte personas juntas en la cola del banco, y se ha hecho difusión de las medidas, se les explica las consecuencias que eso puede tener y se exige la responsabilidad civil para el caso porque esto lo tenemos que solucionar entre todos, no hay otra, el sistema de salud puede soportar algo que venga en forma progresiva, pero lo que se nos venga de golpe nos va a llevar al colapso como tuvieron España o Italia, que los casos vayan viniendo paulatinamente para que podamos darle respuesta, en San Cayetano no sería los mismo que vengan diez pacientes en forma pausada que lleguen todos de golpe, ahí no podemos dar respuesta, y así pasa en todos lados, por eso dependemos de la responsabilidad social”, remarcó. 

Como una guerra 
También graficó el funcionario que “estamos en una guerra ante un enemigo silencioso e invisible, y entonces no sabemos cuándo va a atacar, por eso podemos estar muy preparados pero desconociendo por dónde nos va a entrar, y la batalla la tenemos que dar cada uno de nosotros con nuestra responsabilidad, será muy dicho, pero lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie, transmitamos buenos hábitos, no virus”. 

Además porque “el recurso humano es limitado y también todo lo que es descartable tiene un costo muy importante, y hay que optimizar el recurso para atender a todos y en pocos días uno se puede llegar a quedar sin la protección necesaria y no podemos poner en riesgo al poco recurso humano que tenemos, y eso mismo pasa en todos lados, hay que cuidar el recurso humano en todos sus niveles”. 

Como prueba de cómo hay que afrontar una posible situación en la adversidad explicó que “compramos dos respiradores y nos llegó uno porque la fábrica no está entregando, se hizo un gasto importante” y quedó por la mitad, pero destacó “la ventaja de tener un gobierno municipal transparente y con cuentas muy claras siempre ayudó a que cuando hubo necesidades en salud el Ejecutivo estuvo al lado nuestro”, como en este caso.