El Roberto Lorenzo Bottino se inauguró el 27 de febrero de 2005. Huracán recibió a Newell’s

Deportes

Desde el Archivo

El 2005 fue el año de las grandes obras

02|04|20 10:40 hs.

Hace 15 años Tres Arroyos tuvo un cambio de imagen en lo deportivo, ya que se realizaron dos grandes obras. Por un lado en el fútbol con la construcción del nuevo Roberto Lorenzo Bottino de Huracán, y por otro la remodelación del estadio de básquet de Costa Sud. 


Esos dos hechos harán difícil de olvidar el 2005, que en un gran momento deportivo para la ciudad las obras se mantienen y permiten recordar lo que alguna vez pasó. 

En lo que respecta al Bottino, fue como todos recordarán cuando Huracán se encontraba en la máxima categoría del fútbol argentino. Tras disputar el Torneo Apertura en Mar del Plata, en febrero llegó el momento de cortar las cintas y poder ser sede nuevamente en Tres Arroyos, lugar donde el equipo se hizo fuerte en toda su trayectoria para llegar a la cima. 

Tras mucho trabajo, e inversión, el estadio se terminó para fines de febrero. La primera vez que rodó la pelota tras las remodelaciones fue el 17 de febrero, cuando Pablo Morant realizó la primera práctica de fútbol formal para definir el equipo que jugaría de visitante el domingo 20 ante Arsenal por la segunda jornada (fue empate 1 a 1 con gol de Leonel Gancedo). 

En la tribuna, y mientras los obreros trabajan contra reloj para terminar las cabinas para la prensa, un numeroso grupo de tresarroyenses se instaló en la platea para seguir las acciones del 2 a 0 de los titulares sobre los suplentes con los goles de Mandra y Zapata.


El Roberto Lorenzo Bottino se inauguró el 27 de febrero de 2005. Huracán recibió a Newell’s


La habilitación oficial llegó el lunes 21 por parte de Coprosede, y también se confirmó que el estreno sería el domingo 27 a las 17 frente a Newell's, campeón del Apertura. El interés de la población para estar en el encuentro fue mayúsculo, y por eso se vieron largas colas en los días previos para poder adquirir las entradas. 

El acontecimiento fue tan importante para la ciudad que La Voz del Pueblo realizó un suplemento especial aquel domingo, donde se anunció el partido, se publicaron entrevistas y se contó el operativo de seguridad (hubo más de 180 efectivos y se cerraron las calles 100 metros a la redonda), entre otras cosas. 

La cancha fue escenario de una gran fiesta, con las tribunas llenas. En lo deportivo, Newell's se impuso por 2 a 0 con los goles de Zapata y Esnaider. Aquel día por Huracán jugaron Pardal; M. Dragojevich, Malagueño, D. Gómez y Lavallén; Rentería, I. Dragojevich, Gancedo y Zapata; Caggiano y Mandra; luego ingresaron, González y García. 

Por los rosarinos lo hicieron, Villar; Spolli, Maidana y Re; Vella, Rosada, Zapata y Belluschi; Ortega; Scocco y Borghello. El árbitro fue Carlos Maglio. 

Minutos antes del encuentro se realizó el acto de inauguración, donde Bottino recibió un reconocimiento, el padre Antonio González se encargó de bendecir el nuevo estadio y se entonó el Himno Nacional Argentino. 

En el acto también estuvieron el presidente del Globo de aquel tiempo que era Alberto Rossi, el intendente de Tres Arroyos Carlos Sánchez y también el jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires Rafael Magnanini que hizo entrega de la primera parte del subsidio de 250 mil pesos. 

El cierre de la ceremonia fue con la Marcha de Huracán, canción interpretada y creada por el grupo musical tresarroyense El Sótano. En aquel Clausura, por Tres Arroyos pasaron grandes equipos, entre ellos Boca, San Lorenzo, Independiente y Racing (de los cinco grandes el único que no jugó en la ciudad fue River ya que lo hizo en Mar del Plata por el Apertura).

El armado de un escenario nuevo no debe hacer olvidar el nacimiento de la cancha. Fue por 1924 cuando se inauguró por primera vez el escenario de Huracán, en el mimo lugar donde está por estos días, en los terrenos que dio a préstamo don Juan B. Istilart. En el '70 se le pusieron luces y en 1990 se lo nombró al estadio Roberto Lorenzo Bottino.

El Microestadio oriverde
Al igual que le pasó a Huracán, Costa Sud logró pasar al nivel nacional del deporte argentino y el estadio quedó anticuado y con la necesidad de recibir una remodelación. El Oriverde ganó el Provincial de Clubes a principio de 2005 y llegó a la Liga B, lo que también encendió la llama de mejorar las instalaciones. 


Costa Sud jugó su primer partido en el remodelado estadio el 11 de noviembre de 2005


Con el empuje de muchas personas, pero principalmente de Horacio Hid y Ricardo Fuentes, la obra se fue realizando durante el año y el trabajo fuerte duró poco menos de dos meses, para llegar al estreno el 11 de noviembre del mismo año. 

El renovado escenario tuvo su partido inaugural ante Atenas de Carmen de Patagones por la cuarta fecha de la Liga B. Entre los cambios que hizo Costa Sud, se incorporaron 500 plateas, las cuales se sumaron a las populares. También se reacondicionaron los vestuarios, se instalaron dos tableros electrónicos nuevos, dos jirafas y se instaló el piso nuevo, que es el que tiene la cancha actualmente. 

Costa Sud estaba realizando una gran campaña durante la Liga B en 2005 (marchaba líder de la Zona Sur 4), y en la reinauguración del estadio logró una merecida victoria por 99 a 73. Por el Oriverde, que tenía como DT a Gabriel Schamberger, jugaron aquella noche López, Díaz, Muñoz, Maglia, Luna, Kreiber, Fernández, Huarte, Fuentes, Hartstock y Ochandio. 

De Carmen de Patagones llegaron, Pau, Agostino, Morales, Mereles, Ojeda, Rausch, España y Di Liscia; el DT era Quartarolo. 

Cerca de 1000 personas dijeron presente en el Microestadio de avenida Moreno, y al igual que en el Bottino asistieron el intendente Carlos Sánchez y el jefe de gabinete de la provincia Rafael Magnanini, que fue quien realizó el primer lanzamiento al aro en modo de inauguración.

A los que asistieron se les entregó el suplemento especial que realizó La Voz del Pueblo sobre el histórico momento. 

Dos obras en pie 
La remodelación del Roberto Lorenzo Bottino y el Microestadio de avenida Moreno fueron dos grandes acontecimientos porque le dieron un salto de calidad a la infraestructura deportiva de la ciudad, y por estos días siguen siendo los escenarios elegidos para los hechos más importantes de cada uno de los deportes. 

Con iluminación, accesos cómodos y la mayor capacidad de la zona, la cancha de Huracán es siempre la primera opción para jugar finales de fútbol. 

Mientras que ubicado en el centro, con las tribunas más grandes y un piso envidiable, Costa Sud suele ser sede de los partidos definitivos del básquet o los encuentros de selecciones.  

         0000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Un poco más acá
Las grandes obras deportivas de la ciudad han seguido, siendo la última la construcción del Polideportivo Municipal, aunque esta no la realizó ningún club. 

En el 2007 quien se dio el gusto de inaugurar un estadio fue Sportivo Olimpo, que trasladó sus instalaciones de San Juan al 1300 al nuevo complejo que por estos días es el más moderno de la Liga Regional Tresarroyense de Fútbol. 


Olimpo, tras 12 años de trabajo, presentó en el 2007 su complejo deportivo


Fueron 12 años de trabajo, donde se comenzó desde abajo para concretar una obra que aún brilla. La dirigencia aurinegra concretó un escenario para 3300 personas, divididas en 2500 generales, 530 visitantes y 270 plateas. Pero las tribunas no fueron lo único, ya que también se hicieron cómodos vestuarios, amplias cabinas para la prensa y se instalaron canchas auxiliares en los diferentes sectores del predio. 

En aquel momento Olimpo disputaba el Torneo del Interior, y por la segunda fecha superó en aquella tarde de fiesta a Alem de Coronel Pringles por 2 a 1. 

El equipo era conducido por Sergio Amestoy, y los titulares en el partido estreno fueron: Viola; Di Croce, Berrutti, Aguirre y Zárate; Camargo, Morán y Aizpitarte; Quintana; Gastelú y Rodríguez. Luego ingresaron, Cattanio, San Martín y Minor.