Nacional

.

Ya hay más de un millón de infectados y más de 50.000 muertos por coronavirus en el mundo

02|04|20 19:21 hs.

El nuevo COVID-19 ya afecta a más de un millón de personas en todo el mundo, 1.001.588 precisamente, y ha causado la muerte a 52.261 infectados. 


Hoy la mayoría de los casos está en Estados Unidos, que registra más de 236.000 positivos y 5.784 decesos. Le siguen Italia, con 115.242 contagiados y 14.000 muertos, y España con más de 110.000 casos y 10.003 fallecidos.

Estos países han superado ampliamente a China, epicentro original de la pandemia, que contabiliza alrededor 81.000 casos y ha frenado el avance de la enfermedad en su territorio. 

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, explicó que el número de casos ha crecido de manera exponencial en las últimas cinco semanas, afectando prácticamente a todos los países, territorios y áreas del mundo. 

No obstante, y aunque África, América Central y del Sur han registrado menor número de contagios con respecto al resto del planeta, Tedros subrayó que “es fundamental” que los países de estas regiones en concreto “estén bien equipados”, pues en caso contrario el COVID-19 podría ocasionarles “graves consecuencias sociales, económicas y políticas”. 

“Es fundamental asegurarnos de que estos países estén bien equipados para detectar, probar, aislar y tratar casos e identificar contactos. Me alienta ver que esto está ocurriendo en muchos países, a pesar de los recursos limitados”, remarcó. 

El debate por los barbijos 
El director general de la OMS también se refirió al debate sobre si es necesario o no usar barbijo en la vida cotidiana para evitar contagios. 

“La OMS recomienda el uso de mascarillas médicas para las personas que están enfermas y quienes las cuidan”, señalo. “Sin embargo, en estas circunstancias, las mascarillas solo son efectivas cuando se combinan con otras medidas de protección”, puntualizó Tedros. 

Estas medidas de protección que recomienda la OMS son fundamentalmente la restricción de contacto social, es decir mantener las medidas de aislamiento que hayan sido dictadas por los gobiernos, y en caso de que no haya ocurrido, tratar de evitar las aglomeraciones y el estar en contacto cercano con mucha gente. La recomendación más importante se basa en mantener presentes las medidas de higiene: el lavado de manos frecuente, sobre todo al tocar superficies o personas, y la desinfección de pisos dentro de los hogares con lavandina o alcohol diluidos con agua. (DIB) AR