Dorrego y Oriente

El intendente Raúl Reyes

Coronel Dorrego en tiempos de pandemia

05|04|20 11:05 hs.

“Mucha gente en la calle con el problema que eso genera tratando de cobrar en los bancos en la mañana temprano. Más la serie de actividades que se han sumado como esenciales que tienen que ver con el rubro de la construcción genera otro movimiento que se hace importante en función de que veníamos con muy baja actividad, entonces se nota el contraste”, reflexionó en principio el intendente Raúl Reyes sobre lo que ocurrió fundamentalmente el viernes en distintos puntos de la provincia. 


- Y la semana que viene podría notarse un mayor movimiento… 
- Se estaba dando algo porque es imposible además aguantar, y con todas las precauciones del caso que lo hagan, entonces se hace un poco de equilibrio en todo esto porque hay gente que necesita del ingreso de dinero. De todas maneras la gente de Salud está de acuerdo desde el punto de vista sanitario con las medidas que se han venido tomando, no tanto con que abran los bancos y se genere este movimiento. 

- ¿Cómo ha sido después del caso de coronavirus? 
- Bien, por supuesto con preocupación pero nunca escondimos la información, siempre damos partes diarios donde decimos las novedades y si se agregan casos sospechosos, además este matrimonio que vino del exterior se subió a su auto en el aeropuerto y vino directamente a su casa, no tuvo contacto con nadie y se manejaron bien, en forma responsable; ni bien llegaron a Dorrego llamaron por teléfono al Hospital, dieron aviso y se empezó a hacer el seguimiento. El hombre, de 65 años, que es quien tiene el caso confirmado está perfectamente, lleva varios días sin fiebre, se le volvió a ser un análisis que dio nuevamente positivo, pero no tiene síntomas, está muy bien pero todavía no se curó. 

- ¿Y su mujer? 
- Y la mujer no tiene síntoma alguno, no encuadra dentro del protocolo como para incorporarlo como caso sospechoso porque no tiene fiebre ni tos, no tiene decaimiento, entonces no se le hacen estudios. Y para darle el alta al hombre hace falta hacerle dos análisis con una diferencia de 24 horas cada uno y que los dos den negativo, todavía esa situación no se ha producido y siguen en cuarentena en su casa. Es una familia que entiende y hace las cosas bien, tiene lo suyo resuelto y no es necesario que se la deba asistir desde ningún punto de vista. 

- Es un ejemplo de responsabilidad. 
- Totalmente, y eso ayudó, por supuesto que causó un cierto temblor digamos… las autoridades de Salud me decían que como se acerca la fecha que se presume va a ser el pico y empiezan a verse más casos cerca hay preocupación en la gente que trabaja en el sistema sanitario, se están capacitando permanentemente, enfermeras del Hospital Municipal y del sanatorio concurren al Hospital Municipal de Bahía Blanca a capacitarse en la terapia intensiva, tuvimos reuniones con transportistas porque es una actividad compleja, ya que van a Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, transportan la cosecha en los lugares donde han comenzado, van al puerto, entonces estamos poniendo mucho el foco ahí en estos momentos, suponemos que puede entrar por una de esas vías. 

- Y siguen los controles… 
- Seguimos con los ingresos a la ciudad controlados y el resto no se puede utilizar, la policía ha hecho un buen trabajo; hubo detenidos, aprendidos, para la gente en general fue un proceso que al principio costó pero después fue entrando en razones. En estas localidades más chicas creo que esto se controla más fácil y la gente lo entiende. 

- ¿Tienen mayor demanda de asistencia? 
- Hablaba con el director de Desarrollo Social y no tenemos más familias sumadas a la lista de las que asistimos, a lo sumo serán diez familias más porque veníamos haciéndolo con aquellas que tienen necesidades y el resto entre algún ahorro y los familiares, algunos que han podido seguir con algo de actividad, son familias que no están acostumbradas a pedir ayuda al Estado. No notamos todavía que haya un crecimiento en cuanto a solicitudes de asistencia, más allá de que estamos atentos a eso y hemos reforzado las compras de mercadería por si es necesario; trabajamos en forma relacionada con los movimientos sociales que están en Dorrego que tienen acceso a algunos bienes que no se canalizan a través del Estado, consiguen cosas por otras vías como por ejemplo verduras, entonces el municipio pone el transporte para ir a buscarlas y después ellos se quedan con el 50 por ciento y el resto nos lo dan para el Hospital, el Hogar de Ancianos, el Taller Protegido, la Casa Rayitos y eso también nos ha servido para atender la situación. Si hay algo para rescatar en todo este lío es eso, pese a que en la esfera nacional se empieza a ver un poco el tema político. 


El Jefe Comunal sostuvo que, al momento de desatarse el Covid-19, “veníamos con un municipio ordenado, no tenemos deudas más allá de las que se generan por el movimiento diario, en ese sentido estamos bien”



- ¿Cómo observa eso? 
- Después del mensaje del domingo del presidente mucha gente se enojó al tratarlos de miserables a los empresarios, metiendo a todos en la misma bolsa. En el ámbito privado en Dorrego eso no cayó para nada bien, y nosotros como intendentes de Juntos por el Cambio también reclamamos la ayuda correspondiente y proporcional a lo que pasa con el Conurbano por ejemplo, porque todos necesitamos ser ayudados. Si bien ellos ponen siempre el foco en esos lugares por la pobreza que hay, todos queremos recibir mercadería, fondos para obras, garantizar que vamos a poder pagar los sueldos en abril… 

- Muchas realidades distintas… 
- Comprendo que son todas medidas difíciles de tomar y de implementar; por un lado queremos que cobren los jubilados pero los bancos están cerrados, se abren los bancos y te maltratan porque se hacen colas y se junta gente, es compleja la situación. Creo que fue un error que los bancos cerraran, pero en general en Dorrego la situación está controlada, no hay desbordes ni despidos, acá es todo más amigable y estimo que en ciudades como estas también. 

- ¿Existe una revisión del presupuesto municipal o hay que esperar? 
- Tomar decisiones en este momento es hacerlas a ciegas, porque uno no sabe qué evolución va a tener la coparticipación, presume que va a caer y mucho pero no cuanto… los mismo pasa con las tasas, que representan aproximadamente un 30 por ciento de nuestros ingresos y la coparticipación que recibimos de la Provincia el otro 70 por ciento, ahora de allí un gran porcentaje corresponde a la coparticipación federal, como por ejemplo el IVA, y todo se ha desplomado, entonces no sabemos qué va a pasar con las actividades que teníamos incluidas para llevar adelante con un supuesto gasto como la Fiesta del Olivo que no se va a hacer, entonces por un lado vamos a tener una baja en los recursos y por otro vamos a dejar de ejecutar gastos. Tampoco hemos tenido hasta el momento gastos desproporcionados, porque esta enfermedad no implica un tratamiento como puede ser un caso oncológico. Sí nos hemos surtido de elementos descartables, tratamos de incorporar algo de tecnología desde respiradores lo que se pueda, la comunidad ha colaborado mucho, los fondos para todo eso hoy están. Veníamos con un municipio ordenado, no tenemos deudas más allá de las que se generan por el movimiento diario, en ese sentido estamos bien, y ahora con la cabeza puesta en esto, tomando las medidas que hacen falta y solucionando lo que uno puede a partir de los casos que se presentan y hay que atender. 

- Situaciones que eran desconocidas para el municipio. 
- Exactamente, así se fueron solucionando algunas cosas o al menos posponiendo como por ejemplo el pago de alquileres, que no corten los servicios… después durante el resto del año iremos atendiendo estas situaciones, pero hoy todos muestran predisposición, todo eso se va acomodando y todas las partes tienen muy buena voluntad. 


El centro se ve más calmo en estos días de aislamiento



- Después de que esto pase vendrán otras cuestiones a enfrentar. 
- Lo que venga en lo económico va a ser bravo, va a haber una inflación enorme porque hay una emisión enorme; hoy lo más importante es la salud y uno en eso está de acuerdo, pero tenemos que ir haciendo equilibrio con lo económico, porque si no va a ser un desbande, hemos hecho el esfuerzo hasta ahora y creo que ya no resiste más, sobre todo en los lugares más grandes. Hay que ir permitiendo que la gente tenga su ingreso, si le pedimos que se quede en la casa lo tenemos que compensar con algo, y eso no podemos, no alcanza, es inviable, es preocupante la situación de los privados que tienen que hacer frente a los sueldos y no tienen ingresos, y hay rubros en los que va a pasar tiempo para que reanuden su actividad. 

- Y no veníamos bien, económicamente hablando… 
- Para nada, estimo que esto va a ir flexibilizándose de manera tal que se permita retornar a ciertas actividades. De lo que uno se va informando es que habrá un grupo de gente que se va a enfermar y que lo va a tener que transitar y tenemos que cuidar más a los mayores, ahí creo que se va a restringir todo, que los mayores queden aislados de aquellas personas que tengan alguna patología que los pueda complicar, el resto se va a tener que ir liberando para volver a producir ingresos, una parálisis total no se aguanta mucho más. Se ha hecho un gran esfuerzo y en eso creo que tenemos ventaja sobre los países como España o Italia, que los agarró desprevenidos, en cambio a nosotros nos permitió armar estructuras, surtirnos de elementos, capacitar gente; en nuestro caso ponernos de acuerdo con los efectores privados, dar las charlas con el personal, nos dio tiempo para prepararnos con todo este esfuerzo que hemos hecho, eso es bueno. 


            ------------------------------

“La vamos a pasar mejor” 
“Tengo confianza en que en ciudades como las nuestras y en toda la región la vamos a pasar mejor; por ahí en el Conurbano y ciudades grandes va a ser un poco más complicado, y la actitud de alguna gente, enojarse con un médico porque no quieren que vuelva a su casa en un edificio es de una paranoia tremenda. Entiendo que en estas localidades se tomaron a tiempo medidas, fuimos criticados los intendentes y nos trataron de que éramos los dueños del pueblo porque cerrábamos accesos pero había que hacerlo para tener el control de lo que estaba entrando. En el caso de nuestro hospital si hay que atender a diez personas a la vez se desborda, no tenemos tantas camas de terapia y un solo terapista, que es Fabián Zorzano (secretario de Salud), y está totalmente agotado porque tiene que estar absolutamente en todo, y a eso le tenemos que agregar las atenciones normales en salud de todos los días. Y otra cosa preocupante es el precio de los productos, a través de la OMIC estamos haciendo difusión para que los propios consumidores nos ayuden a controlar a través de las direcciones de correo electrónico donde se pueden hacer las denuncias que después la Provincia va a procesar y seguramente vendrán infracciones; es importante hacer reflexionar al comerciante, que a su vez plantea que el aumento viene del distribuidor que dice que le llega del mayorista y éste del fabricante y se hace una cadena incontrolable e incomprobable”.