Nicolás Ambrosius

La Ciudad

Nicolás Ambrosius habló con La Voz del Pueblo

“Estoy ocupándome todos los días del tema, y estoy acá en Tres Arroyos”

12|04|20 08:46 hs.

En medio de las medidas generadas por la cuarentena obligatoria y preventiva, que lo tienen entre el grupo de riesgo por ser mayor de 60 años, Nicolás Ambrosius habló con La Voz del Pueblo sobre la situación actual del frigorífico, también en un contexto de reclamos que se generan en las redes sociales -y en la prensa- de parte de los trabajadores que hace meses no cobran sus sueldos y temen por su futuro laboral. 


El empresario asegura que no se desentendió de la situación y que está en negociaciones para poder vender la tradicional firma a dos posibles compradores. “La situación es complicada, lo era antes de la cuarentena. Yo tenía dos candidatos -o los tengo- muy interesados en la compra del frigorífico pero obviamente que al presentarse este tema ha quedado todo como en stand by. Esperamos salir lo más rápido posible de esto”, expresó Ambrosius. 

Señaló además que la posible operación se ve obstruida por las consecuencias de la cuarentena, que ha ocasionado “la imposibilidad de conseguir dinero, por la situación de los bancos”; y sumado a ello que los potenciales compradores no pueden trasladarse hasta Tres Arroyos para ver la empresa y poder “tomar la temperatura de las cosas”. 

“Mis posibilidades se agotaron. Ya no tengo forma. Hice algún aporte de alimentos. La gente lo que quiere es plata. Están en todo su derecho”


En relación al desesperado reclamo de los trabajadores por la falta de pago, Ambrosius por un lado reconoce la deuda, y advirtió sobre su estado económico para hacerle frente al compromiso. “Mirá, mis posibilidades se agotaron. Ya no tengo forma. Hice algún aporte de alimentos. La gente lo que quiere es plata. Están en todo su derecho”, afirmó. Y agregó: “se me agotaron los recursos”. 

Planteó que no ha querido perjudicar a los 150 empleados del frigorífico Anselmo. “La ley de contrato de trabajo me permite –ante una situación así- suspender por 75 días sin goce de sueldo. No lo he querido hacer porque los perjudico con eso a ellos”, dijo.

“Muchos -del personal- creen que me he lavado las manos, todo lo contrario. Estoy todos los días analizando y hablando con los futuros candidatos”


Explicó que “de esta forma no cobran pero siguen acumulando un saldo para cobrar, que cuando se libere un poco esto, empiezan a cobrar. Y tienen un monto de dinero disponible -cada uno- que no lo han perdido”. 

En tanto se manifestó levemente optimista respecto a cómo repercutan las medidas que mitiguen la cuarentena. “Creo que la semana que viene se va a flexibilizar un poco más con algunas cosas, y que vamos a poder avanzar rápido. De hecho está bastante avanzado el tema”, sostuvo. 

Finalmente y en respuesta a las críticas recibidas por su actitud ante la crisis que viven los trabajadores y la empresa, dijo que “contrariamente a lo que muchos -del personal- creen que me he lavado las manos, todo lo contrario. Estoy todos los días analizando y hablando con los futuros candidatos para ver cómo se le puede buscar la vuelta, para avanzar lo más rápido posible hacia una solución. Estoy ocupándome todos los días del tema, y estoy acá en Tres Arroyos. No me fui y no me voy a ir a ningún lado”, concluyó.