Vivien Leigh es la actriz que interpreta el personaje Scarlett O’Hara, en Lo que el viento se llevó

Opinión

Por María Ramona Maciel

Titanic y Lo que el viento se llevó

12|04|20 10:30 hs.

En estos días de desasosiego e incertidumbre, cuando no sabemos qué va a pasar mañana, como parecería que vivimos una película, tengo dos escenas en las que no dejo de pensar y las comparo con la realidad que estamos viviendo. 


Una es la del hundimiento del Titanic, cuando se ve como la gente en los momentos difíciles y trágicos, saca lo peor de sí mismo, con tal de salvarse. Algunos lo llaman “instinto de supervivencia”, para mí es sacar la parte más miserable y vil de los seres humanos. 

¿Humanos? 

Tal vez el primer infectado de Covid- 19, no actuó adecuadamente, fue irresponsable y quizá, ojalá no, genere un montón de infectados. 

Pero si pensamos sensatamente ¿él quería enfermarse? Todos tememos la posibilidad, está bien, me van a decir no se cuidó pero, nadie quiere y lo que es peor nadie lo merece. 

Y me parecen horrible los escraches, publicaciones y comentarios fuera de lugar sobre su persona ¿Estamos en el Siglo XXI o en la época medieval?¿volvió la Inquisicion? No me había enterado o tal vez ahora formen un Ku Klux Klan, para que linchen a los enfermos cuando se curen. 

Tal vez el Ku Klux Klan nuestro sean las redes sociales, envenenadas e inundadas de inadaptados que se creen con derecho a decir cualquier cosa de otro. Total las redes sociales que no están reguladas por la ley, son “tierra de nadie”. Ideales para estos momentos, donde sale lo peor de todos , y todo el mundo se cree con derecho a opinar.

Tal vez ahora formen un Ku Klux Klan, para que linchen a los enfermos cuando se curen


La gente viola los derechos del otro pero también algunos que funcionan como dueños de pueblos, violan los de los ciudadanos, cortando rutas y creyéndose con derecho a imponer un régimen hecho a su medida, dispuesto por ellos mismos ante el caos. Y después hablame de la grieta… 

Pero no la otra, la que se va a venir, la que ya estamos viviendo. No nos olvidemos que vivimos en una democracia, sistema en el que se acata a la mayoría, en este caso representada por el presidente de la Nación, y de ahí bajan las órdenes hacia el gobernador y los intendentes para que todo funcione con la mayor armonía posible. No nos vayamos del camino. 

Este vendría a ser Titanic, donde cada uno piensa en “sálvese quien pueda” y si es necesario, que hagan cualquier cosa. 

Lo que vivimos es angustiante, rozando con la desesperación, así es tal cual, como estamos, pero no podemos perder la cordura, hay que mantener la calma y el temple alto. Ser solidarios, acompañar al que está solo, ser más tolerantes que nunca, pero por favor nunca perder la calma, y no agredir a los demás. 

Tenemos que aceptar lo que nos toca vivir y tratar de sobrevivir para reencontrarnos con nuestros amigos y familiares y volver a tener la vida que hoy tanto ansiamos recuperar. ¡Soñemos para que ese abrazo tan esperado o ese encuentro sea lo antes posible! Soñemos y esperemos que así sea. 

¿Alguien vio Lo que el viento se llevó, cuando Scarlett O’Hara vuelve a Tara? Esa película es la otra que recuerdo ahora en muchos momentos del día, porque resume que va a quedar después de esta catástrofe económica (después de la guerra). 

Muchos vamos a tener que empezar de nuevo, como lo hace ella con sus propias manos, por su lucha por la supervivencia en su amada plantación del sur de Estados Unidos durante la guerra civil .

Los que la vieron me entenderán a lo que me refiero y para los que no la han visto, es un clásico para tener en cuenta en estos días de cuarentena. 

Por María Ramona Maciel, directora de La Voz del Pueblo


Add space 300x250x2