Diego Rodríguez, director administrativo del Centro Municipal de Salud, junto al intendente Carlos S

La Ciudad

InfoSalud

Hoy abrir el hospital cuesta dos millones de pesos por día

18|04|20 08:21 hs.

El Centro Municipal de Salud desde hace más de un mes y medio se encuentra en una reestructuración permanente y en una reingeniería de recursos para afrontar el ingreso del coronavirus en el distrito. Hasta el momento con un solo caso confirmado y que permanece internado en la sala Covid.


Múltiples son las estrategias que deben aplicarse y para llevarlas adelante es fundamental la adecuación del presupuesto financiero que impacta directamente en la concreción de las políticas sanitarias, ya que cuando se proyectaron y aprobaron las partidas para 2020, se destinaron para el sostenimiento integral del Centro de Salud 615 millones de pesos, que se preveían obtener en un 73% de los aportes del municipio y coparticipación, un 17% de recursos propios, donde el mayor porcentaje está representado por PAMI, luego IOMA y en última instancia, el resto de las obras sociales; y un 10% del aporte de la ciudadanía a través de la tasa de Salud. 

Muy lejos estaba de pensarse este contexto actual. El gasto es directamente proporcional a la cantidad de infectados e internados y en contraposición es esperado que los recursos caigan, de hecho ya están cayendo. En definitiva se presenta un contexto financiero de gran incertidumbre pero con la certeza de un aumento importante en el gasto y una caída en los ingresos. 

En este sentido, “muchas son las estrategias que se deben aplicar para optimizar los recursos existentes y los que se vayan obteniendo”, explicó el director administrativo, licenciado Diego Rodríguez. 

Uno de los gastos más relevantes para la atención de esta pandemia, es dotar al personal de salud de las medidas de seguridad que necesitan para entrar en contacto con el paciente. 

Una de las medidas recomendadas por la OMS para disminuir el gasto de los insumos que componen el equipo de protección personal es la construcción de barreras físicas. 

 En el hospital, donde se van a recibir a todos los pacientes respiratorios, se debieron realizar adecuaciones edilicias, algunas temporales y otras que quedarán en la institución.

Infraestructura 
En el Centro de Salud se realizaron varias modificaciones edilicias para generar nuevos sectores de aislamiento. El nuevo ingreso por calle Primera Junta y Roca es uno de ellos, correspondiente al área de paciente respiratorio. Una de las alas completas de consultorios externos se transformó en sector de admisión, laboratorio, sala de rayos, sala de sistemas y en principio cuatro consultorios, cuyo número podría ampliarse de ser necesario. 

Además del sector de vestuario y de descarte. Se cuenta con medico de dedicación exclusiva durante 12 horas, enfermería y también debe disponer de personal de maestranza permanente. 

Este área se dotó además de las barreras físicas necesarias para reducir la exposición al virus Covid-19, como ventanas de vidrio e indicadores de circulación, como así también de elementos específicos que evitan la contaminación por contacto. Este enfoque también se presenta en el sector de triage y el mostrador de registro en el mismo sector. 

En la sala de internación para pacientes respiratorios se hicieron las obras necesarias para que el personal de salud pueda evitar la propagación del virus de forma intrahospitalaria. Se generaron lugares para el vestuario del personal, zonas limpias y accesos para pacientes reorganizando espacios. 

Equipamiento 
Desde el 3 de marzo, día en que se registró el primer caso de coronavirus en nuestro país, quienes venían monitoreando la situación internacional comenzaron a trabajar con más fuerza. 

El licenciado Diego Rodríguez, encargado de gestionar el gasto hospitalario y quien desde siempre trabaja en forma mancomunada con la Comisión de Amigos del Hospital Pirovano, realizó en conjunto la compra anticipada de cuatro monitores, dos camas eléctricas y un respirador Neumovent Advance. 

“Muchas son las estrategias que se deben tener en cuenta para optimizar los recursos”


Este equipamiento se pagó, se recibió y se instaló. Hoy el Centro de Salud tiene la terapia intensiva al 100% de su capacidad. 

El director administrativo puntualizó que “adquirimos un segundo respirador Neumovent Advance directamente en Tecme, que se pagó y se espera la entrega por parte del proveedor, ya que está sujeto a la previa autorización del Ministerio de Salud de la Nación según lo estipula el decreto de necesidad y urgencia 260/2020, resolución conjunta Nº 1 del 20 de marzo debido a que son calificados como insumos críticos”. 

Explicó que “también adquirimos el sistema de panel de gases para pediatría con aspiración, oxígeno y aire comprimido, ya que se debe prever el ingreso de todas las patologías respiratorias habituales en los niños en época invernal y que es posible que tengamos los cilindros de oxigeno ocupados con pacientes respiratorios adultos y además de la sobrecarga que tendrán los proveedores, que no sabemos si podrán destinarnos la cantidad necesaria en cada compra”. 

Insumos críticos 
La Organización Mundial de la Salud alerta sobre la escasez de un recurso indispensable para la atención del paciente con Covid-19, como lo es el equipo de protección personal que debe poseer cada integrante del equipo de salud que este en contacto con el paciente. 

Es una inversión que dependerá de las prácticas médicas, asistenciales, de cuidado o de higiene que se tengan que realizar, considerando también la cantidad de veces que se deberán descartar elementos de ese equipo por paciente. 

Por ejemplo, una simple toma de muestra, para confirmación de coronavirus requiere que el personal se coloque cubre botas, cofia, doble guante, camisolín descartable, camisolín de hule, barbijo, antiparras y máscara. Con lavado de mano intermedio a la colocación de cada elemento. 

Todo esto, exceptuando la mascará y el camisolín de hule debe desecharse luego de ese único uso con ese único paciente. 

En vista de la escasez global de equipos de protección personal (EPP) para la atención de pacientes y en virtud de la unificación del sistema de salud donde el hospital asumirá la atención de todos los pacientes con sintomatología de coronavirus del distrito, frente a esto la alternativa es proveerse de stock de todo aquello que pueda resultar necesario y que esté al alcance. 

Diego Rodríguez explicó que “con el arribo de las últimas compras efectuadas contamos con un stock para hacer frente a la pandemia de coronavirus de 11.000 camisolines, 16.500 barbijos, 800 barbijos Nº 95, 5000 botas descartables, además de antiparras, máscaras, guantes, etc. Estos elementos continuarán siendo distribuidos en todos los centros de atención de la salud de la ciudad cabecera y las localidades, y también se proporcionan, en la medida en que se plantea la necesidad, entre el personal de seguridad y los adultos mayores que no cuentan con la protección adecuada”. 

El municipio provee de todos los insumos de protección personal para todo el plantel médico y no médico, sean del staff del hospital o no, ya que se trabaja a partir de un sistema unificado. 

Además también hay que prever un importante aumento en el gasto de oxígeno líquido y de residuos patogénicos. “En los países, que ya han vivido situaciones críticas de este tipo, dicho gasto se ha multiplicado por cinco, por ocho y hasta por diez; por supuesto que va a depender de la situación que debamos vivir, por lo cual insistimos que debemos quedarnos todos en casa”, subrayó. 

“La manera en que se multiplique el gasto dependerá de la situación que debamos vivir”


Apoyo comunitario 
Para resolver las necesidades planteadas, la comunidad ha tomado un rol importantísimo, ya que trabaja ad honorem en la producción domiciliaria de insumos; como mascarás de protección, la confección de camisolines o barbijos; para lo cual el Centro de Salud le provee la materia prima en la mayoría de los casos. 

Al respecto, valoró que “muchísima es la colaboración que se recibe todos los días, de parte de vecinos como también de entidades, núcleos profesionales o clubes de servicio. Hoy todo Tres Arroyos está puesto en función del cuidado de la salud, y lo agradecemos”. 

Como se hizo mención previamente, la Comisión de Amigos está trabajando codo a codo con la Dirección Administrativa, con las entidades de la comunidad pero también con las organizaciones; tal es así que en varias semanas de campaña de recolección de fondos lleva recaudado algo más de 7 millones de pesos; que constantemente son invertidos tanto en equipamiento, infraestructura e insumos. 

Sin embargo, cabe destacar que la gran cantidad de descartables que se necesitan y el alto costo que tienen, representa un porcentaje importante en el aumento del gasto, en estos momentos. “Simplificado en una sola frase puede decirse que hoy se necesitan más de dos millones de pesos por día para abrir el hospital”, aseguró.