Opinión

.

Carta de lectores: Claromecó, se oyen fuertes voces de emancipación territorial y económica

06|05|20 10:15 hs.


Por Carlos E. Bancur 
DNI 5.368.748 Claromecó


Señora directora: 
Esta es una proclama preñada de muy buenas intenciones, queremos liberarnos de nuestros hermanos tresarroyenses después de cien años de administración política, económica y educativa, etc.; pero no se tome esto como lacónico llamado de guerra entre pueblos civilizados, que lo somos ambos, simplemente queremos un justo progreso porque entendemos que si esto no fuera así y estamos dispuestos a luchar por nuestro destino, nuestros hijos y nietos nos lo demandarán y en muchos casos pensarán que hemos sido flojos en los reclamos. 

Pero siempre hemos reclamado progreso y hemos recibido dádivas, este estado paupérrimo que nos toca vivir puede llegar a ser eterno si no izamos nuestras banderas de reclamo hasta lo más alto del mástil y decimos que es un reclamo económico y territorial porque 50.000 hectáreas de campo son territorialmente nuestras y nos pertenece una importante parte de las divisas que se pagan de impuesto, con todo lo que esto nos traerá aparejado, recursos humanos y económicos.

Claromecó se desarrolla con un entusiasta progreso privado que asusta por la velocidad de inversiones edilicias, llenando con ellas el ejido urbano compuesto por 500 hectáreas y que irán en extensión a medida que sean solicitadas por ávidos nuevos inversores que no han de faltar y que están al acecho. Sabemos que el retorno cooparticipativo no alcanza para mejorar nuestra crisis interna (100 años ya); por tanto debemos exclamar con todo el clamor que la expresión sugiere en favor de nuestras apetencias y verdades insoslayables. 

A todo este reclamo no podemos ni debemos soslayar al poder político de todas las bancadas del Concejo Deliberante, ergo, sin excluir a la máxima autoridad, el Intendente, jefe máximo de nuestro partido de Tres Arroyos. 

Los pueblos debemos tener dignidad y poder manejar nuestro destino, no se puede seguir tolerando que los que siempre negaron nuestra emancipación sigan pretendiendo quitarnos lo que legalmente nos ha de corresponder, nuestra gente, turístas y lugareños, estamos hartos de reclamar y no recibir y ávidos esperamos lograr lo que nos pertenece, como ciudadanos que somos, lo manifestamos en este mismo escrito y lo repetiremos hasta nuestro último halito de vida. 

Queremos y debemos ser escuchados por todo los que tengan injerencia en el tema. Y así seremos artífices de nuestro propio destino y se debe respetar nuestra decisión, no estamos pidiendo limosna a ninguna autoridad política, solamente estamos reclamando lo que nos pertenece. 

Te interesaría leer