La Ciudad

Tres Arroyos terminó en el mismo nivel que la inflación

Efecto cuarentena en las cuentas: la coparticipación de marzo cayó en términos reales

07|05|20 21:42 hs.

El Gobierno bonaerense oficializó hoy la primera foto del impacto del coronavirus en las cuentas públicas: en marzo transfirió a los municipios fondos coparticipables con un aumento apenas inferior a la inflación del período, y en el primer trimestre de 2020 la caída llegó al 12% en términos reales. 


 Según datos del ministerio de Economía, en marzo la Provincia distribuyó entre las comunas $ 12.243 millones, un cifra que representa un 47,4% de aumento con respecto a igual mes de 2019. En el mismo período, la inflación informada por el Indec fue del 48,4%. 

 En términos prácticos, esto significa que en promedio las comunas obtuvieron un poco menos de recursos que en marzo de 2019, si se tiene en cuenta el aumento de los costos operativos sufridos en el último año. Sin embargo, si se considera el primer trimestre, las noticias son más desalentadoras: en ese período los giros se incrementaron un 36,5%, lo que representa una baja de 12 puntos en términos reales, contemplando la inflación. 

 Los datos de marzo son la antesala de una situación que se profundizó drásticamente en abril, debido a que la cuarentena comenzó el 20 de marzo, con la mayoría de los vencimientos ya cumplidos. Aunque los números oficiales aún no se publicaron, la mayoría de los intendentes coincidió en señalar que el mes pasado recibieron un 40% menos de coparticipación que un año atrás. No se trata de una exageración, puesto que desde la gestión provincial habían adelantado una caída de la reacudación en torno a esos valores. 

 “No tengo dudas de que la caída va a ser fuerte, de un 40% en la recaudación. Es la tendencia de lo que se vendría la próxima semana”, sostuvo el titular de ARBA, Cristian Girard, el 1° de abril pasado.

En efecto, los números de la coparticipación están fuertemente afectados por la recaudación provincial: las comunas reciben por “goteo” (todos los días a medida que ingresan los pagos de los contribuyentes) lo que les corresponde de los impuestos provinciales. El reparto se define por el Coeficiente Único de Distribución (CUD), un ránking que pondera variables poblacionales y de territorio, así como también por las necesidades sociales y los servicios locales de salud.

En marzo, la recaudación tuvo un buen desempeño: se incrementó un 54%, debido al diferimento de los vencimientos de algunos impuestos a raíz de la demora en la aprobación de la Ley Impositiva 2020. Si se proyecta todo el trimestre, en cambio, el incremento es del 32%. A partir de abril, como se dijo, todos los números empeorarán: la caída en picada de la actividad afecta fuertemente a los Ingresos Brutos, la principal fuente de recaudación bonaerense, y se prevé una caída en la tasa de cobrabilidad del resto de los tributos. 

Hasta ahora, el gobierno de Axel Kicillof suplió esa baja con ayudas especiales: en abril desembolsó $ 4.000 millones en aportes no reembolsables y adelantos a devolver a fin de año.

Los distritos más afectados 
En total, 82 distritos recibieron un incremento de la coparticipación por debajo de la inflación. Las comunas más castigadas en marzo fueron San Miguel del Monte y Chivilcoy, que recibieron un incremento inferior al 30%, 20 puntos por debajo de la inflación interanual. 

Le siguieron Las Heras (33,4%), Laprida (34,1%), Navarro (35,1%) y Arrecifes (35,5%). También sufrieron una baja performance Tandil (40,2%), Bolívar (44,7%), Pehuajó (45,8%) y Bragado (46,6%).

En cambio, 53 municipios obtuvieron ingresos por encima del incremento del costo de vida anual. Alberti recibió 77% más de recursos, y le siguieron Exaltación de la Cruz (69,5%), Leandro N. Alem (66,2%) y Guaminí (63%). 

También terminaron bien posicionados Trenque Lauquen (55,8%), Pergamino (51,5%), Olavarría (50,3%), Azul (49,9%), Junín y San Nicolás (49,8%). Tres Arroyos (48,4%) terminó en el mismo nivel que la inflación. (DIB) JG