imagen ilustrativa

Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Cincuentena 2

15|05|20 11:26 hs.

Señora directora:


Leo que en las últimas 24 horas hubo 24 muertes por coronavirus. Me corre frío, pero, según los expertos, está dentro de lo que se esperaba. Debe ser la famosa curva y todo eso… 

Pero nada impide que a uno se le erice la piel. 

En el mal llamado interior de la provincia, donde vivo, se han liberado muchas actividades, y está bien, la gente necesita trabajar, comprar cosas necesarias, acercarse a una relativa normalidad. Eso no justifica que se salga en bandada, algunos incluso sin barbijo, en grupos de tres, cuatro y más personas. No, de ninguna manera. El virus está y seguirá estando mucho tiempo entre nosotros, nadie puede predecir cuánto. Pero está y, como consecuencia, el riesgo existe. 

Como supero los setenta años y tengo algún otro factor de riesgo, me cuido, no salgo, me lavo las manos con más frecuencia, no me arriesgo. Calculo que, como la mayoría, el peor de mis temores se relaciona con morir sola, sin alguien querido a tu lado, o terminar con un respirador en una sala de terapia intensiva sin poder, siquiera, ver a un afecto cerca. Pero de poco servirán nuestros cuidados, si quienes nos rodean no hacen lo mismo. 

Parece difícil de entender que si yo me cuido, también te estoy cuidando. Si yo evito arriesgarme, también te estoy evitando el riesgo. 

Estos días, al contrario de lo que ocurría hace una semana, circulan por mi calle muchos vehículos, pasa mucha gente por la vereda, con niños, gente grande, como yo y más, casi como paseando. Ojalá toda esta irresponsabilidad de muchos no desemboque en la aparición de enfermos en nuestro distrito. 

Ojalá no tengamos que lamentar ni una pérdida de vida por nuestras estupideces. No puede ser que solo respondamos si tenemos un carcelero personal al lado. Se trata de estar sano o enfermo, se trata, nada más y nada menos, de vida o muerte. 

 Alicia Hurtado