La Ciudad

La decretó el Juez Elizalde, no Piovani

Anselmo: detalles del fallo de quiebra

16|05|20 09:02 hs.

La quiebra de Frigorífico Anselmo fue establecida mediante un fallo de Fernando Elizalde, juez civil y comercial Nº1 de Tres Arroyos, y no de Iber Piovani, como se consignó en un principio. 


En este sentido, hubo declaraciones el jueves último mencionando de manera errónea el juez que intervino, pero del expediente surge que la decisión correspondió a Elizalde.

En el fallo se indica que el 25 de noviembre de 2019 se presentó el doctor Juan Pablo Agel como apoderado de la sociedad Oregui y Cía S.R.L., solicitando se decrete la quiebra de la mencionada empresa. El pedido es por cuatro cheques librados por Eduardo De la Iglesia, “en su carácter de presidente del demandado Frigorífico Anselmo S.A.”

En la causa, se menciona el siguiente detalle de los cheques: por 345.105 pesos, con fecha 31 de julio de 2019; 345.106, el 15 de agosto de 2019; 295.804, el 1º de septiembre de 2019; y también 295.804, con fecha 10 de septiembre. Se menciona que “al ser depositados fueron rechazados por hallarse la cuenta sin fondos suficientes disponibles”, pese a lo cual “el demandado no hizo efectivo dichos pagos”. 

El acreedor hace referencia a intentos extrajudiciales, en reiteradas oportunidades. Se describe un informe del Banco Central de la República Argentina con la cantidad de cheques rechazados y la calificación de “alto riesgo de insolvencia” (por parte de una entidad bancaria), en un crédito que le fuera otorgado a la empresa.

La defensa
El 19 de diciembre pasado, mediante un escrito electrónico, Nicolás Ambrosius se presenta en su carácter de presidente del directorio de Frigorífico Anselmo S.A., con el patrocinio letrado de los doctores Alfredo Domingo Echegoyen y Eduardo Alberto Marino. 

Solicitan el rechazo del pedido de quiebra, alegando que quien firmó los cheques rechazados (Eduardo de la Iglesia) dejó el cargo de presidente en forma temporaria, como surge del acta del directorio. 

Observan que, en consecuencia, no son obligaciones exigibles a la empresa. Los representantes legales de Ambrosius plantean que “la demandada es titular dominial de un ‘edificio de importantísimo valor’, dos camiones de transporte de mercadería y un acoplado semirremolque, ofreciendo, además, prueba tendiente a desvirtuar el estado de insolvencia patrimonial que debe acreditarse para que resulte procedente el decreto de la quiebra”.

Mientras el consignatario de hacienda subraya que Anselmo estaba en cesación de pagos, la postura legal del frigorífico es la contraria. Los abogados de Anselmo, califican “la presente acción como extorsiva”. 

En la misma fecha, Agel “contesta traslado de la excepción de inhabilidad de título” y entre muchas otras apreciaciones, indica que “a la fecha de presentación existen, por lo menos diez juicios ejecutivos de diversa índole contra la encartada”. 

Decisión 
Para el juez Elizalde, “el hecho de que el presidente haya cesado temporalmente en su función implica que los actos realizados por quien sea designado resulten válidos y obliguen a la sociedad, mas no invalidan los que el primero suscriba”.  
En este sentido, expresó en el fallo que “teniendo en cuenta que el cese en sus funciones del presidente del directorio del Frigorífico Anselmo era temporal y, consecuentemente, el acta de la reunión de directorio de fecha 19/07/2019 no ha sido inscripta ni publicada por los medios legales, resulta inoponible a la sociedad Oregui y Cía S.R.L., lo que así declaro, resultando hábiles como títulos de crédito para ser exigidos por la misma a Frigorífico Anselmo S.A.”. 

Como parte de una extenso pronunciamiento judicial, el juez entiende que “el peticionante de la quiebra reviste la condición de acreedor por crédito exigible, por lo tanto, detenta legitimidad a los efectos de este reclamo”. 

Pone de manifiesto que “nada ha dicho la deudora de su estado patrimonial, no ha demostrado (ni intentado al menos) que no se encuentra en estado de cesación de pagos, ni que los hechos reveladores de ese estado no son tales”. 

En el fallo, establece la quiebra, fija la audiencia electrónica para el sorteo de un contador que ejerza como síndico, lo comunica a otros juzgados, decreta la inhibición general de bienes, la prohibición a la empresa de efectuar pagos, y la prohibición de Nicolás Ambrosius de salir del país, junto a otros puntos dispuestos por el magistrado.