El petitorio firmado por el intendente y los padres de los policías trabajando en zonas de riesgo

Policiales

Firmaron un petitorio en la Municipalidad

El intendente recibió a los padres de los policías en riesgo y prometió ayudarlos

19|05|20 09:09 hs.

El intendente Carlos Sánchez recibió ayer a seis de los siete padres de los policías tresarroyenses destinados a cuestionados puntos del conurbano bonaerense en el marco de las tareas preventivas de contagio del Coronavirus y se comprometió a ayudarlos para que sean derivados nuevamente a nuestra ciudad. 


El encuentro se llevó a cabo alrededor de las 7 de la mañana en su despacho del Palacio Municipal y del mismo participaron, además del jefe comunal, Gladys Poliero, Elida Zafon, Ana Villanueva, Omar Otero, Susana Menna y María José Zapata. 

Durante una reunión, en la que luego de compartir distintos puntos de vista acerca de la situación considerada preocupante por los padres de los jóvenes oficiales de policía egresados en diciembre de 2019 y, tras un breve paso por el último Operativo Sol, fueron destinados a puntos del conurbano donde ahora viven entre focos de contagio de Covid19, aparentes precarias condiciones de vida y la imposibilidad de viajar a ver a su familia por tiempo indeterminado, procedieron a firmar un petitorio fundamentado en lo que establece la Ley 13.482.

Consultado por LA VOZ DEL PUEBLO acerca del compromiso tomado con las familias tresarroyenses tras conocerse la inquietud de los padres, publicada en un informe de nuestra edición del domingo, el intendente Carlos Sánchez dijo que, “estoy tratando de hacer algún trámite, hablando con algunas personas a ver qué se puede hacer ahí. La peor gestión es la que no se hace. Hoy por la mañana hablé y quedaron en que iban a volver a llamar. Hasta el momento no lo hicieron, volveré a insistir más tarde o mañana (por hoy)”, comentó, sin llegar a emitir una opinión acerca de los planteos argumentados para pedir el traslado de los siete policías, dos de los cuales acaban de tener familia hace pocos meses. 

Por su parte, Gladys Poliero, la madre de Milagros Almendra, quien se encuentra destinada al municipio de Tigre desde el pasado 20 de marzo, luego de dejar a su pequeña hija (a la que no vió desde aquel día) al cuidado de su madre, se refirió a la atención recibida ayer por el jefe comunal y eventual encuentro de éste con el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, para transmitirle el pedido, “nos atendió bien y se comprometió a plantear el tema durante una entrevista con (el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio) Massa y que nos iba a dar una respuesta”. 

En ese sentido, Poliero agregó que, “(al intendente Sánchez) le explicamos que queríamos que los chicos vuelvan a Tres Arroyos y él dijo que iba a hacer todo lo posible. Él se comprometió, firmó el petitorio que le llevamos y ahora vamos a ver cómo transcurre todo esto. Esperaremos que el intendente nos dé una respuesta y, de ahí a lo que el intendente nos diga, veremos qué hacer”.

El reclamo 
LA VOZ DEL PUEBLO accedió al petitorio firmado por el intendente y los padres de los policías tresarroyenses, y, en uno de sus párrafos salientes, se refiere a la situación por la que se encuentran pasando los nóveles uniformados. 

“Hace 50 días comenzó por decreto presidencial el aislamiento social preventivo y obligatorio. Como consecuencia de ello se tomó la determinación de utilizar operativamente a 2.200 policías recientemente egresados, los cuales retornaban de la comisión en el Operativo Sol 19/20; para lo cual establecieron que dichos efectivos se movilizaran a más de 600 km de su domicilio, no teniendo en cuenta su lugar de residencia, a distintos puntos del conurbano en acantonamientos improvisados en muchos casos no preparados para largas estadías y con un manifiesto estado de hacinamiento, específicamente en malas condiciones de higienes sanitaria y alimentación, donde se estableció un régimen de permanencia continua, en ellos sin constituir francos y disponiendo al personal para caminatas de prevención en áreas céntricas en algunos casos de 15 horas por día, como se hizo en un primer momento. 

En efecto estos jóvenes trabajaron por 15 días desde el 30 de marzo al 13 de abril otorgándoles franco, instante en que regresaron a sus domicilios y luego, esa misma semana, se los convoco para el 20 de abril del corriente, no recibiendo franco a la fecha; solamente los denominados francos internos después de transcurridos casi 30 días continuos de jornadas laborales, a posterior de ser notificados que por orden de la superioridad se les prohibía el egreso del conurbano a los efectivos que residieran a más de 100 km de dicho acantonamiento.

Resultando dicha determinación ministerial totalmente fuera del marco legal y del derecho, en virtud de ser una medida restrictiva de la libertad que viola todo derecho a la libertad ambulatoria otorgado por la misma Constitución y coartando sus derechos y los de sus familias, si bien son todavía noveles en esta profesión, una gran mayoría son cabeza de familia con hijos, esposas embarazadas y padres que hoy se encuadran en situación de riesgo que necesitan su atención. 

En esta situación se encuentra actualmente este personal, demás esta narrar el malestar y angustia que genera el no recibir ninguna respuesta”. 

Ante esta situación, el texto apela al contenido de los artículos 54, 55, 57 y 58 de la Ley 13.482 De Unificación de las Normas de Organización de las Policías de la Provincia de Buenos Aires Título III de las Policías de Seguridad Comunal y Capítulo III del Personal de las Policías de Seguridad Comunal.