Policiales

Tres empresas sufrieron distintos episodios

Inseguridad que no cede: robos y daños en distintos negocios

27|05|20 09:23 hs.

Tres negocios de distintos rubros fueron el blanco elegido por la delincuencia en la jornada de ayer. Incluso, uno de ellos, se encuentra en el corazón de la ciudad, la intersección de la avenida Moreno y la calle Istilart. 


Se trata de restobar Macanudo, donde sujetos desconocidos ingresaron por un ventiluz ubicado sobre una puerta lateral que da sobre Istilart y se retiraron por el mismo lugar, luego de alzarse con el dinero que había en la caja registradora y en un sobre, destinado al pago de personal. 

El hecho fue constatado por el cocinero, cuando llegó ayer por la mañana al comercio, donde su encargado, Francisco Javier Larrea, compartió su indignación al recordar detalles del episodio.


Insólito. El ladrón que entró en Macanudo lo hizo por el ventiluz que está sobre la puerta, y salió por el mismo lugar


 “Entraron de madrugada por un ventiluz del que, increíblemente, se fueron por el mismo sin abrir la puerta. Una vez que laburamos más o menos bien, se lo roban”, dijo el trabajador al referirse a la primera sustracción que sufre en los ocho meses que lleva instalado en su nueva y céntrica dirección, “esto no es por comida. Porque cuando entrás por donde entró elladron, lo primero que ves es que tenés tres heladeras. Tenés jamón, queso. En el freezer tenés carne, pollo. Se llevó lo de la caja y lo que había en ese sobre”, dijo. 


Javier Larrea. “Hacés dos mangos y te roban”




En ese sentido, Larrea reconoció que el golpe en lo económico se siente al darse en este momento especial, “si me hubiera robado comida, yo me las arreglo para conseguir más, pero si te llevan plata, te parten”. 

A la hora de analizar el golpe sufrido en un local ubicado en pleno centro de la ciudad, Larrea se pregunta resignado: “¿qué le voy a pedir a la policía, si en Tres Arroyos hay dos móviles que funcionan?” y agregó, “te da impotencia bárbara porque tenés cerrado hace 80 días, laburás para nada y, el día que juntas dos pesos con diez, te los roban”.

“Como si nada” 
Otro de los negocios que fue blanco de un robo en horas de la madrugada es la casa de pastas “El Tata Rey”. 

En el local ubicado en la calle Gomila 217, los ladrones forzaron una puerta del frente para llevarse el cambio de la caja y la gaveta de la misma. 


Insólito. El ladrón que entró en Macanudo lo hizo por el ventiluz que está sobre la puerta, y salió por el mismo lugar


Lógicamente molesta por lo que le tocó vivir, Romina Fusaro ubica a LA VOZ DEL PUEBLO en el contexto que le sucede la triste experiencia, “no puede ser que estamos en cuarentena y estos pibes andan dando vueltas robando como si nada. A parte, nosotros estamos a dos cuadras de la comisaría”, recordó. 


Romina Fusaro. “No puede pasar en cuarentena”


Señalando la puerta, explicó los daños recibidos y la pérdida económica que le dejó el hecho, “rompieron esto, pasaron todo por atrás, rompieron la registradora, que por suerte no se la llevaron, aunque si se robaron la gaveta y 900 pesos de cambio que había en la caja”.

Al igual que el encargado de Macanudo, sostiene que no va a hacer la denuncia, “es una perdida de tiempo”, comentó. 

Por los techos 
El tercer comercio que fue víctima de la inseguridad, aunque en este caso, sólo terminó con un daño en su cielorraso, es la casa de repuestos R.J.Pérez, que se encuentra ubicada en la avenida Ituzaingó 315. 


Por los techos. En la casa de repuestos R.J. Pérez rompieron el cielorraso para entrar, aunque no se llevaron nada


Este hecho fue perpetrado entre la noche del domingo y la madrugada del lunes, cuando los delincuentes rompieron un cielorraso de fibrocemento, al que le hicieron un boquete a través del cual entraron al local, donde no cometieron daños ni desorden, sólo buscaron dinero que no había, antes de huir por el mismo lugar por el que entraron. 

“Pusieron una escalera y salieron por el mismo lugar que entraron. Revolvieron cajones buscando plata, pero no encontraron nada”, dijo el propietario del negocio a LA VOZ DEL PUEBLO, Ricardo Pérez, antes de reconocer que “lo único fue el daño”. Según explicó a este diario, el damnificado fue alertado por un vecino que vio su cámara de seguridad caída y cuando subió a acomodarla, vio el agujero que había en el techo. Tras eso, llamó a Pérez, quien terminó constatando el intento de robo.