El Campo

Así lo asegura un estudio realizado por Acsoja y FADA

Los impuestos se llevan el 74,2% del margen bruto de la soja

29|05|20 18:13 hs.

La Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (Acsoja) se ha manifestado en relación a la pesada carga tributaria que arrastra el cultivo de soja, en cada una de las etapas que conforman la cadena. “Actualmente la situación tributaria plantea interrogantes en los futuros volúmenes de la producción, la comercialización y la industrialización del grano de soja”, indicaron desde la asociación. 


En esa búsqueda por esclarecer detalladamente este complejo esquema impositivo, Acsoja presentó un informe elaborado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) que desgrana el componente tributario de la cadena del cultivo en cada uno de sus eslabones. A cargo de la presentación estuvieron los economistas, David Miazzo y Nicolle Pisani Claro. 

Los datos relevados corresponden al mes de junio de 2019, con un derecho de exportación de 27,1%, y marcan que la presión impositiva en la cadena se lleva el 67,89% del valor bruto, cuando se lo proyecta con la retención actual del 33% ese valor crece hasta 74,2% del margen.

Eslabones 
En el eslabón primario de la cadena del cultivo, el impuesto a las ganancias es el de mayor peso, seguido en importancia por el impuesto inmobiliario rural. “Entre ambos explican 83% del total de impuestos, mientras que el 17% restante corresponde al Impuesto a los Créditos y Débitos Bancarios (ICDB), tributos sobre la mano de obra, Ingresos Brutos (IIBB), sellos y tasas municipales. En el actual esquema tributario, las retenciones son liquidadas por la industria e impactan directamente en el precio de venta del productor”, indica el informe. 

Cuando se analiza el destino, el Estado Nacional representa el 82% de la carga tributaria, un 15% es provincial y el restante 2%, municipal. Según el informe de FADA, en el eslabón comercial los tributos de mayor peso son los correspondientes a la mano de obra, seguidos por los impuestos transaccionales (ingresos brutos, ICDB y sellos). 

En la punta de la cadena de valor del cultivo, en el eslabón industrial, las retenciones a las exportación explican el 95,02% de los impuestos (descontándose del precio de venta al productor); el 4,98% restante son por IIBB, ICDB, impuestos sobre la mano de obra, sellos y Derechos de Registro e Inspección (DREI). 

Carga total 
De esta manera, la carga tributaria consolidada entre estos tres eslabones asciende a 150,21 dólares por tonelada de soja, los derechos de exportación explican el 66%, mientras que el otro 34% se distribuye entre el resto de los impuestos: 21% Ganancias, 3% ICDB, 3% contribuciones y ART, 3% inmobiliario rural provincial, 2% impuesto a los sellos, 1% ingresos brutos y 1% tasas municipales.

Analizado por destino de la tributación, 93% corresponde al Estado Nacional, seguido por el nivel Provincial (6%) y por último el Municipal (1%). 

“Expresado en valores relativos, la recaudación de 150,21 por tonelada representaban en junio de 2019 el 67,89% del margen bruto de la cadena”, precisa el informe. 

Con la actual composición de las retenciones al 33% y manteniendo constante todos los demás valores, la carga tributaria por tonelada asciende a 165,49 dólares por tonelada, lo que representa 74,2% del margen bruto. 

Según Acsoja, como consecuencia de la alta carga tributaria se ha desincentivado la producción, se ha generado un estancamiento del área sembrada y de la producción a través del tiempo. 

Retenciones 
David Miazzo, economista jefe de FADA, comentó durante su exposición: “La cadena de la soja considera que las retenciones son un impuesto distorsivo y es por eso que pide su eliminación. Para eso, se propone una salida posible en términos de impacto económicos y fiscal, de la mano de un sendero de baja de retenciones con el objetivo de sostener parte de los ingresos fiscales, pero al mismo tiempo generar expectativas positivas para la cadena, sobre un crecimiento de la producción y de la industrialización, con mayor mano de obra y generación de divisas”. 

Y desde FADA se indicó que eliminar un 2% por año de las retenciones, podría generar, no sólo que se sostenga la rentabilidad de la producción, sino también que en 2027 la producción de soja aumente, superando las 68 millones de toneladas. 

Por su parte, el presidente de la Cadena de la Soja, Luis Zubizarreta, comentó: “El trabajo que elaboró FADA, surgió como una idea de Acsoja para atacar el problema, donde la producción argentina de soja está estancada e incluso en retroceso, y donde el potencial de producción podría ser bastante mayor. La definición implícita es que la alta carga impositiva que pesa sobre el sector está operando como un ancla que la frena. Estamos convencidos que la salida de la crisis, es de la mano de un aumento de la productividad”. 

Una vez que se presentó el impacto de los impuestos en la cadena de la soja, desde Acsoja elevaron una propuesta para aumentar los niveles de productividad, sin perjudicar a los ingresos fiscales. Zubizarreta dijo: “Tenemos la llave y la salida es muy clara: reducir impuestos para permitir que crezca la producción y se expanda la frontera agrícola, es el camino para que la Argentina salga adelante. Nosotros lo sabemos como sector y estamos cansados de repetirlo. Ahora tenemos que ver cómo convencer a quienes toman las decisiones. No es una tarea fácil”.  

          ---------------------------

La Provincia de Buenos Aires avanza en el “Plan Toros” 
Buenos Aires trabaja en el Plan Toros según lo adelantó el Ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez. Se trata de un programa que busca erradicar enfermedades y concientizar a los productores según informó el funcionario. “Es necesario generar estas mesas de diálogo y trabajo porque son la base para elaborar soluciones conjuntas a las necesidades del productor”, afirmó el Ministro Rodríguez luego de una reunión que mantuvo en la localidad de Las Flores. 

El encuentro se llevó a cabo en la sede Sociedad Rural local y contó con la presencia del presidente de la entidad local, Mariano Meliante, y otros integrantes de la mesa directiva. Uno de los asuntos abordados fue la necesidad de elaborar un plan para erradicar las enfermedades venéreas que afecta a los toros. Coincidieron en la necesidad de concientizar al productor sobre la importancia de la prevención para evitar enfermedades. 

En este sentido, el ministro adelantó que una de las acciones previstas del ministerio es avanzar en el Plan Toros cuya primera iniciativa será “hacer una campaña de difusión para que los productores sepan de la necesidad de esta práctica y lo que esto significa para la ganadería. Es por eso que deben estar las entidades y el Municipio, colaborando brindando información”, afirmó. 

También se coincidió en la importancia de la educación agraria. Los ruralistas rescataron el trabajo que viene realizando el Ministerio respecto de la puesta en valor de las escuelas como verdaderos centros de desarrollo del sector. 

Por último se repasaron las acciones que se llevó adelante desde la Provincia para garantizar la circulación de la producción agropecuaria en el contexto de la pandemia de forma que no se vea afectada. 

Del encuentro participó el intendente de Las Flores, Alberto Gelené, acompañaron al Ministro la Subsecretaria de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carla Seain. (www.campototalweb.com.ar