Francisco Restuccia, de frente, en una imagen de archivo

Deportes

Francisco Restuccia, sobre el torneo de Otoño virtual

Una opinión jerarquizada

02|06|20 11:37 hs.

Francisco Restuccia es, además de su principal figura competitivamente hablando, uno de los impulsores fundamentales del C.R.E.C.E. y también de este presente virtual que con tanto éxito atraviesa la entidad. 


Consultado sobre la actividad que concluye señaló con evidente felicidad que “logramos mantener la competencia en plena crisis sanitaria. Y se hizo muy bien gracias al compromiso de los participantes, dado que jugar por internet es muy cómodo (no se sale de la casa) pero conlleva el riesgo de que algún jugador utilice ayuda de una computadora o programa de ajedrez a través de un teléfono celular para ganar su partida, ya que al estar solo no hay quien lo controle. Esto, de ocurrir, arruinaría el torneo y es el principal obstáculo para este tipo de competencias. En las de primer nivel esto se supera con presupuesto y tecnología, dado que cada jugador debe disponer de dos cámaras que lo filmen. Si no se tiene esa posibilidad sólo queda hacer partidas muy rápidas, tipo 5 minutos para cada jugador, como se hace en todos los torneos de Argentina, y de esa forma no hay tiempo de ayudarse con los llamados ‘módulos’. Pero se pierde un poco la esencia y pasa a ser más un entretenimiento que una competición". 

“El Otoño propuso partidas que podían extenderse hasta 40 minutos y esto fue posible gracias a la deportividad de los participantes. Disputadas 54 partidas no hubo ninguna situación sospechosa, ni denunciada. De todas formas, de oficio, revisábamos las partidas una vez finalizadas y las publicamos en internet para que todos pudieran seguir su desarrollo. Más allá de esta cuestión, todos son beneficios. El torneo fue un éxito en cantidad y calidad de los participantes. Se sumaron maestros que están en España, Coronel Pringles y Punta Alta, jeraquizando el certamen. Esto posibilitó que Martín Quinzio vuelva a jugar un torneo tresarroyense, lo que no ocurría desde 2008, cuando se radicó en Buenos Aires. Y lo mismo el caso de Laria, desde Murcia. Pudimos volver a disfrutar su juego pese a que estén a kilómetros de distancia". 

“También vale resaltar la difusión que recibió el torneo, lo que se vio reflejado en el número de aficionados que se sumó al grupo de whassap, con intensiones de incorporarse a la actividad del C.R.E.C.E. , redundando en beneficio del ajedrez local, ya que cada vez hay más jugadores y mejora el nivel de juego”. 

Destacó Restuccia también que “el certamen fue una manera de recordar a Lisandro González, un querido aficionado que falleciera recientemente”. 

Mirando hacia adelante, el porteño radicado en Orense señaló que “revisaremos lo hecho hasta aquí, trataremos de mejorarlo en lo que se pueda y diagramaremos una nueva actividad mediante algún mecanismo que permita la incorporación a los nuevos aficionados”.