La Ciudad

El documento de Ni Una Menos en Tres Arroyos

"Este 3 de junio nos cuidamos, usamos tapaboca, pero no nos callamos"

03|06|20 18:13 hs.


Al cumplirse cinco años desde la primera movilización en todo el país de Ni Una Menos, hoy un grupo de integrantes de este colectivo feminista se congregó en la Plaza San Martín para dar lectura a un documento.

Mantuvieron la distancia social requerida para prevenir el coronavirus y utilizaron tapaboca. Volvieron a pedir una ley de emergencia nacional y subrayaron que para muchas mujeres, el aislamiento, implicó la desprotección.



El texto completo indica lo siguiente:

 Hace cinco años que el movimiento de mujeres hizo masivo el grito: ¡Ni Una Menos! 

A partir de entonces se tomaron las calles del país para visibilizar todas las violencias que por el solo hecho de ser mujer vivimos, transitamos. 

Pudimos tener una agenda que dio cuenta de la situación de las mujeres, las personas no binarias, la feminidades, travestis y trans. 

Denunciamos la precarización de millones de nosotros, como esa precarización nos atraviesa la vida, y nos pone en mayor riesgo. 

Nos sumamos a la lucha de la campaña nacional por el aborto legal, dijimos: niñas, no madres, dando cuenta de los abusos sexuales y embarazos forzados en las niñas. 



Impulsamos la ley de ESI, denunciamos la situación de los pueblos y mujeres originarias frente las violencias del extractivismo, la deforestación, la falta de agua y la judicialización de los conflictos. 

Logramos que estos reclamos lleguen a la agenda política con movilizaciones cada vez más masivas. 

Durante estos cinco años exigimos a los gobiernos que se decrete una ley de emergencia nacional. En ese marco de acciones, llega la pandemia Covid-19, dejando al descubierto un sistema cruel que veníamos denunciando, explicando y poniéndole, y creando las palabras que dieron cuenta del grito inicial: Basta de matarnos. 



Hace más de 70 días que asistimos a un aumento de femicidios en el contexto de aislamiento: el “quédate en casa” para muchas de nosotros implicó, lejos de cuidarnos, la desprotección. 

Las modalidades virtuales de justicia, educación y salud han dejado sin referentes y sin acceso a cientos de mujeres. 

El deterioro económico influye doblemente en la vida de tantas que deben estar a cargo de sus niñes, con suerte manteniendo sus trabajos y sumando tareas comunitarias en muchos casos. 



Es por esto que este 3 de junio dijimos nos cuidamos, usamos tapaboca, pero no nos callamos. Hoy estamos más unidas que nunca, desde cada lugar que habitamos para acompañarnos, dar respuesta a tantas necesidades y exigir al Estado la sanción de la ley de emergencia nacional que posibilite que cada organización, cada espacio de enseñanza, acompañamiento, cada municipio, cuente con recursos para hacer frente a la violencia de género integralmente. 

Las mujeres en situación de violencia necesitan apoyo económico para sostener su vida y la de sus hijes. 

Exigimos al municipio la creación de la secretaría de Mujer, Género y Disidencias

Queremos niñas, no madres. 

Aborto legal ya.

 Basta de trata y explotación sexual. 

Cupo laboral trans. 

No queremos Ni Una Menos de nosotras víctima de femicidio, paren de matarnos.