El plantel de Universal campeón de la liga platense en 1994

Deportes

Luciano Granda, campeón en La Plata en 1994

"Fue una alegría enorme”

05|06|20 13:16 hs.

En el año 1994 Luciano Granda fue campeón en La Plata, hasta el día de hoy es el último tresarroyense en lograrlo en la capital provincial. 


En esta producción de La Voz Del Pueblo y Diagonal Al Aro*, el ex base recordó ese campeonato, el anteúltimo logrado por una de las instituciones más importantes de la Asociación Platense, y también volvió en el tiempo para contar brevemente su trayectoria. 

- ¿Cómo se dio tu llegada a Universal? 
- Llegué en el año 94 a estudiar a La Plata desde Tres Arroyos y mi idea era seguir jugando al básquet. Un amigo de mi hermano que trabajaba con Marcelo Cabral le comentó de mí y fui a entrenar a Universal. Me acuerdo que el primer día que fui a entrenar me pasó a buscar Marcelo en moto por la esquina de 9 y 48.   


Luciano Granda con la camiseta de Universal


- ¿Cómo viviste ese 1994? 
- Era mi primer año fuera de mi ciudad, así que me fui adaptando de a poco, ya sea a la vida de estudiante y también al nuevo club, nuevos compañeros y la vida en general. Yo venía de mi club, Huracán, de estar allí todo el día, de hacer todas las inferiores con los mismos amigos, tener todos mis afectos ahí, imaginate que Huracán me queda a 3 cuadras de la casa de mis viejos y Universal lo tenía a más de 25 cuadras así que me iba corriendo, en bici o en colectivo. Pero desde un primer momento encontré gente y dirigentes de primera, que me ayudaron en todo momento. 

- ¿Con qué objetivos se armaron? 
- Había una base de equipo que venía armada de años anteriores, jugadores que ya hacía años que jugaban juntos (Marcelo Cabral, Fallo Cocca, Seba Pagano y Pato Pereyra) y Ricardo Conti como entrenador, vinieron otros más como Luciano Gimeno, Diego García, más algunos chicos del club. Así que la idea era estar arriba y llegar a estar entre los cuatro mejores. En la fase regular terminamos segundos detrás de Atenas.  ´

- ¿Cómo fue salir campeón con Universal?
- Una alegría enorme, como te dije me trataron de primera desde que llegué al club mas el hecho de ser de afuera y tener solo 18 años, fue como devolverle todo ese cariño recibido en el año, además de todo lo que significa ganarle a tu clásico rival. Se notaba que se disfrutaba el doble, además Atenas había sido campeón el año anterior. En lo estrictamente deportivo y personal, lo lindo que es ser campeón, coronar el año con el campeonato con una gran final, después de muchas veces, como en todo grupo, tener diferencias y altibajos en el año.  



- ¿Qué se sintió ganarle la final a Atenas?
- Llegar a la final con tu clásico rival, que nos había ganado los dos partidos de la fase regular en el año y por buena diferencia, y de hecho el primer partido en Atenas nos ganaron por más de 20 puntos, en verdad nosotros íbamos de punto. Atenas había sido el mejor del año y como equipo era superior. 



El segundo partido ganamos por dos o tres puntos y el tercero fue realmente una final con muchos condimentos, desde no saber dónde se iba a jugar hasta gente prácticamente dentro de la cancha, por momentos pararon el partido por la gente, el juego fue muy parejo, con dos suplementarios, lo tuvimos casi perdido, hasta en un momento no aparecía la pelota, así que todo eso hizo que la final sea tremenda e inolvidable, realmente para hacer una película con final feliz.  



- ¿Qué recuerdo te quedó de ese campeonato a la distancia?
- Recuerdos muchos para un tipo que es bastante melancólico. Ya pasaron 25 años y ya de vuelta en Tres Arroyos jugando algunas veces la maxi liga, haber podido disfrutar de jugar al básquet, de poder competir, de conocer gente y compañeros nuevos, no solo en Universal, sino en los clubes en los que jugué en La Plata algunos con los cuales me comunico y haber logrado un campeonato en el básquet platense.   

La Plata es la tercera asociación con mayor cantidad de clubes del país, por lo que la oferta para un joven campeón no se redujo a La Cueva (como conocen a Universal), sino que Lucho pudo tener experiencias en otras instituciones. 

En el año 1997 llegó a Unión Vecinal y jugó allí cuatro temporadas y fue campeón de la Copa Cerisola 1998 y sub-campeón de la misma en el año de su llegada al Amarillo, posteriormente vistió la camiseta de Sud América de Tolosa en el año 2001 y en el 2002 partió al popular Deportivo La Plata.

“En el 96 no tenía mucha participación y me animé a cambiar de club. Cabral fue nuevamente el encargado y juntos nos fuimos a Unión Vecinal, fueron cuatro años muy buenos, en un club que se estaba preparando para hacer historia en la ciudad y posteriormente la hizo”, recordó Granda, y también tuvo buenas palabras para con Suda y El Depo: “En Sud América la pasé muy bien, me gustaba el club, pero por cercanía a mi casa decidí cambiarme a Deportivo, un club bien de barrio, con mucha gente y muy humilde. Jugué la temporada 2002 y después de dos años sin jugar que usé para recibirme, volví para jugar mis últimos años en La Plata”, siendo estas cuatro camisetas las que supo defender con honores Luciano. 

Además de un título en el 94, Granda volvió a Tres Arroyos con otro título, el de Contador Público Nacional. “Jugar al básquet hizo que me atrase un poco en mi carrera universitaria, pero no me arrepiento ni un poco de haberlo hecho, porque eso me ayudó en un montón de cuestiones, además de que me dio la posibilidad de volver a mi ciudad -lo cual siempre fue mi objetivo - y seguir jugando en mi querido Huracán”, enfatizó quien supo defender la camiseta número 5 del Globo hasta el año 2011. 

 La Plata es la ciudad de los estudiantes y también tiene un abanico enorme para hacer deportes, Luciano Granda así lo entendió y dejó más que asentado que se puede estudiar y hacer un deporte y también, se puede ser campeón de la ciudad con una vida universitaria. 

* Producción periodística: Gabriel López de Ipiña y Alejandro Malky.