La policía busca cámaras de seguridad poco después de radicarse la denuncia del robo

Policiales

Ocurrió ayer

En segundos, roban 230.000 pesos de un kiosco que cobra servicios

17|06|20 10:58 hs.

Un cuantioso botín lograron alzarse en pocos segundos dos motochorros luego de arrebatar una bolsa con efectivo de un kiosco que cobra distintos servicios. 


El hecho ocurrió ayer alrededor de las 12 en el kiosco Tentaciones, que se encuentra ubicado en la calle 25 de Mayo 108, propiedad de Rosa Rosales, una docente jubilada, ex directora de la Escuela 13 y secretaria en la Escuela de Adultos, que hace dos años inició el emprendimiento a pocas cuadras del centro de la ciudad. 

Según comentó Rosales a LA VOZ DEL PUEBLO, los asaltantes se movilizaban en una moto, cuyo conductor espero con el vehículo en marcha sobre Betolaza, mientras el acompañante ingresó de manera intempestiva al local y, aparentemente sin exhibir ningún arma ni amenazar a nadie, logró llevarse una bolsa que, de acuerdo a lo informado por fuentes policiales, contenía 230.000 pesos destinados al pago de distintos servicios que ella había cobrado previamente a clientes como receptora del servicio de RIPSA en su polirrubro. 

“Entró una persona, vimos después que había subido a la moto y se iban por Betolaza. En las cámaras se puede apreciar”, dijo la mujer al referirse al seguimiento que posteriormente la policía logró efectuar, incluso, un patrullero los persiguió varias cuadras, antes de perderlos en su huída.

Al local entró uno 
Tal como recordó la damnificada, el dinero sustraído corresponde al cobro de los impuestos del viernes y estaba por ser depositado en una entidad bancaria, “estaba yo, una clienta y la persona que iba a llevar el dinero. Fueron segundos, muy rápido”.

Uno de los ladrones tenía el barbijo colocado, ambos eran mayores de edad, y, el que viajaba como acompañante, tenía una gorra visera colocada, mientras que el conductor usaba un casco negro. “Hice la denuncia por supuesto. No podes creer que a las doce del mediodía hagan esto y a menos de media cuadra del Juzgado, en el momento en que estaban dando el veredicto”, recordó la mujer al hacer referencia a la actividad judicial que se estaba desarrollando en la sede del Tribunal Oral Criminal durante la lectura del fallo condenatorio a las imputadas del caso “geriátrico del horror”.

“Cuando escucho que (una persona) grita ‘adentro, adentro’, no terminé de entender. Fue tan rápido que no vimos si tenía un arma“, comentó. 

Antecedente 
A Rosa, la inseguridad ya la venía marcando de cerca. El 27 de mayo fue asaltada en la puerta de su casa por un sujeto que portaba un revolver, “me tiraron al piso. Una locura ¿la seguridad dónde está?”, dijo. “Creo que el funcionario cuando asume es por el bienestar y la seguridad de la gente ¿Qué están haciendo? Son cosas que no podes creer, que pase esto a las doce del mediodía”, remarcó. 

El asalto en su casa, que se encuentra ubicada en la calle Jujuy 442, fue a las seis o seis y diez de la tarde. Cuando bajé del auto, me pusieron un revolver en la espalda, me hicieron tirar al piso y después me colocaron el revolver en la cabeza. Me llevaron la cartera con plata, celular, documentos. Gracias a la gente conseguí los documentos, nada más que eso. Era un menor que ahora está en Bahía Blanca”. 

Después de valorar el trabajo de la policía (“actuó muy bien”), Rosales se preguntó: “¿Qué hacen los funcionarios? No pasa por cambiar una figurita, un comisario y ya está. La gente quiere respuestas, no quiere más proyectos”. “Esto te genera mucha impotencia. Cuando pasó lo del otro pibe, lo agarraron y, al otro día, lo tuvieron que soltaron porque era menor. Después lo llevaron a Bahía Blanca por otra cosa. Te roban y encima tenés que pagar con tus impuestos los defensores públicos, porque ellos (por los ladroenes) no tienen uno particular, estamos todos locos”, concluyó. 

Anoche, la policía realizó tres allanamientos y secuestro elementos como parte de las tareas investigativas destinadas a esclarecer el robo.