Las imágenes de las cámaras de seguridad de la panadería Mio Figlio ratificaron las sospechas

Policiales

Lo internaron en Salud Mental y será trasladado

Robo a Mio Fliglio: luego de otros tres hechos cayó el menor buscado

21|06|20 09:56 hs.

Luego de haber cometido al menos otros tres hechos delictivos en menos de 24 horas, la policía logró capturar al menor de edad sindicado como el autor del robo en una de las sucursales de la panadería Mio Figlio en la noche del viernes.


La aprehensión se logró alrededor de las 4 de la mañana en una cuadra de la avenida Rivadavia al 1000, cuando el adolescente caminaba por la calle.

Según estiman, el precoz delincuente venía de ingresar en una carnicería de la que se había llevado la caja registradora. 

La seguidilla de hechos comenzó con el robo de una bicicleta en la tarde del viernes, alrededor de las 19, en inmediaciones a la zona de la Torre Tanque. La víctima aseguró conocerlo, por lo que pudo identificarlo al momento de radicar la denuncia. 

Dos horas después, ocurrió el hecho en Mio Figlio, donde quedó registrada su identidad en las cámaras de seguridad, luego de ingresar al interior de la panadería ubicada en la intersección de las calles San Lorenzo y Azcuénaga, tras violentar una puerta de chapa que daba al patio donde había accedido previamente. 

Tal como publicó este diario en su edición de la víspera, a pesar de la activación de la alarma, logró escapar del lugar con el dinero de cambio que había en la caja registradora.

En tanto, ya en horas de la madrugada, trascendió que había ingresado en la carnicería Los Gauchos, en la avenida Moreno 553, donde violentó y sacó la caja registradora que posteriormente fue encontrada a unas cuadras de ese local. 

Después de eso, caminó pocas cuadras hacia el norte de la ciudad, cuando intentó volver a robar en otro mercadito de la calle 12 de Octubre, donde la activación de la alarma impidió que se lleve nada y volvió a escapar. Con toda la policía tras sus pasos, finalmente fue arrestado en la avenida Rivadavia.

A salud mental 
El chico, de 15 años y por lo tanto, inimputable para la Justicia, ya es conocido por los funcionarios del Fuero de Responsabilidad Juvenil, a raíz de la repetición de episodios en los que fue descubierto. 

Con anterioridad, tuvo numerosos ingresos en la Estación de Policía y, si bien fueron por su vinculación con delitos contra la propiedad, todos también estuvieron motivados por una misma razón: el abuso de cocaína.

Probablemente, esa sea la razón por la que, ante un requerimiento de la fiscal de Menores, doctora Marina Vizzolini, el Juzgado de Garantías del Joven haya dispuesto que permanezca alojado hasta el lunes en una sala del área de Salud Mental del Hospital Pirovano, cuando finalmente lo trasladen a un Centro de Atención especializado en la ciudad de La Plata.