A mediados de mayo, los padres de los policías tresarroyenses nos compartieron sus temores

Policiales

Su futuro será decisión del Ministerio de Seguridad

Los policías destinados a zonas de riesgo harán cuarentena en la ciudad

26|06|20 09:31 hs.

Los policías tresarroyenses que se encontraban destinados a ciudades del Conurbano en fases críticas de la cuarentena obligatoria para combatir la pandemia del Coronavirus, permanecerán aislados 14 días en sus domicilios de nuestra ciudad, como lo indican los protocolos vigentes. 


Ese será el paso previo a la etapa siguiente, denominada de “reserva operativa”, en el marco de la cual aguardarán sus nuevos destinos o la designación del mismo punto en el que estaban antes de regresar momentáneamente junto a sus familias. 

En ese sentido, el Coordinador de la Región Interior Sur de la Sexta Sección para el Ministerio de Seguridad, Federico Montero, explicó a LA VOZ DEL PUEBLO que la medida afecta a los 110 egresados de la Superintendencia Interior Sur, “los oriundos de Tres Arroyos vuelven para realizar una cuarentena de 14 días y después se quedan en el lugar de origen, en “reserva operativa”, a la espera de ser llamados nuevamente por la Provincia. No tienen destino designado aún, no se van a quedar en Tres Arroyos”. 

El funcionario que actúa como nexo entre el Ministerio de Seguridad y las fuerzas operativas de la policía, explicó el surgimiento de la categoría de “reserva operativa” dentro de la fuerza, “cuando se inició la pandemia el Ministerio de Seguridad dio cierta cantidad de efectivos policiales, que no estaban trabajando, como medida por si había contagios masivos de policías y la obligación de hacer un recambio natural de efectivos. Los cadetes egresados, los oficiales que estaban en el Conurbano, y que son de Tres Arroyos van a permanecer en ‘reserva operativa’ hasta darle el destino que se les tenga que dar”, señaló. 


Federico Montero. Coordinador de la Región Interior Sur


No obstante, no se descarta que algunos efectivos permanezcan en Tres Arroyos luego de esta cuarentena de 14 días, como ocurrió en al menos uno de los casos que pudo conocer este diario.

Sin contagios
A poco de haber terminado una recorrida de contacto con jefes policiales y vecinos de algunos de los trece distritos que comprende la Región Interior Sur, reconoció que no hay contagios registrados entre los efectivos que provienen de las localidades que abarca su jurisdicción, “de la Superintendencia Región Interior Sur, no tenemos contagiados”, comentó y, ante una consulta sobre las reacciones de la gente en las distintas ciudades donde debe actuar, expresó: “la idiosincrasia no es la misma en todas las ciudades, pero lo de la policía es destacar. Están desde el día 0, tanto dentro de las ciudades como en los retenes de los ingresos”. 

De todas maneras, para Montero, en muchos casos, a pesar del fastidio, hay un importante sector que comprendió la necesidad de mantener el aislamiento, “la sociedad entendió que el único paliativo que tenemos hoy para capear esta pandemia mundial, fue el aislamiento social preventivo y obligatorio y, en otros como ustedes (por Tres Arroyos), ahora el distanciamiento propio de la Fase 5”. 

Por otra parte, con respecto a la decisión de sus destinos y la responsabilidad de ser policías, observó que, “esto fue una situación de emergencia mundial. Es algo excepcional y ellos son agentes de policía. Les toca desarrollar su función y labor donde se los requiera. Ser policía no implica que vayan a ser destinados a su lugar de origen. Pueden ser destinados donde se necesiten sus servicios, por eso fueron los de toda nuestra región a tomar servicio en lugares donde se los requería”. 

Aunque sobre el cierre, se mostró comprensivo con el instinto paternalista del reclamo, “lo entiendo así y a mí me pasaría lo mismo. Entiendo el reclamo de los padres. Es válido e inobjetable. Quieren que sus hijos estén en su lugar de origen y no en contacto con la problemática que se está viviendo. No lo veo descabellado”, concluyó. 

El reclamo local 
A mediados de mayo, los padres de siete policías tresarroyenses egresados en diciembre de 2019 y que, luego de prestar servicio en el Operativo Sol, fueron destinados a localidades del Conurbano para combatir la pandemia del Coronavirus, le pidieron al intendente que interceda por ellos para que repatrien a sus hijos a prestar servicio en nuestra ciudad. 

La medida estaba motivada a raíz de distintos episodios de violencia conocidos en aquel momento y generados supuestamente como consecuencia de las medidas de alojamiento en la que les tocaba vivir en distintos polideportivos de las ciudades donde estaban destinados. 

Luego de reunirse con el intendente Carlos Sánchez y firmar un compromiso de gestión, desde el Ministerio de Seguridad negaron la posibilidad de realizar cambios en los destinos de los agentes mientras dure la cuarentena. 

Esta novedad conocida ayer, termina actuando como un alivio a la respuesta, al menos momentánea, a los pedidos de sus familiares, un reclamo que también tuvo su eco en Bahía Blanca y otras ciudades de la Región Interior Sur de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.