La Región

En Coronel Pringles

Con solo 18 años, puso su propia carnicería con un nombre muy especial

01|07|20 00:18 hs.


Si bien le falta colocar estanterías para sumar otros artículos de consumo, la carnicería está operativa con todo lo que necesita Gabriel Ocerin tiene 18 años de edad. Desde chico, y por lo que vio en su familia, las cosas costaron esfuerzo. Entonces fue que supo de sacrificios desde una temprana edad, el joven que supo vivir en Tres Arroyos hace años atrás. 

 En el transcurso del mes de febrero de este año resultó beneficiado con el primer premio de una rifa organizada para el quinto festival Pringles Canta y Danza. El dinero en efectivo del premio lo impulsó a dejar de ser empleado en una carnicería, para ser el dueño de una propia. 

El 20 de febrero, en la sede de la Asociación Amigos de la Tercera Edad, los organizadores del sorteo le entregaron el premio que consistió en una orden de compra por $ 200.000. "Si, ya tiene destino. Para lo que lo voy a usar me viene bárbaro. Estoy trabajando en una carnicería en calle 14 y 58. Ahora me voy a comprar herramientas para lanzarme por cuenta propia. El lugar lo tengo visto y está cerca de donde gané la rifa", dijo Gabriel -por entonces- al diario El Orden. 

 En marcha 
Pasaron cuatro meses desde que le fue entregado el premio, y en plena pandemia, su sueño se hizo realidad al poner en marcha “La Rifa”, su propia carnicería que en el mismo nombre lleva impresa su gratitud. 

"Logré arrancar. Era lo más importante, tener mi propio comercio. Me costó bastante armarlo. Si bien los $ 200.000 me ayudaron, pero no alcanzaron para completar todo lo que era equipo y herramientas", explicó al diario pringlense. 

Contó que para ello primero debió comprar las cámaras frigoríficas y otros elementos. “Por suerte ya tenía conocimiento en el rubro, porque estuve trabajando un año y medio en una carnicería. Así, con ese dinero, más otro que conseguí, y la venta de mi moto, pude completar todo lo que es la base en herramientas para una carnicería y arrancar de cero, que es lo que quería. Si bien estamos en cuarentena, y la gente está complicada, igual lo enfrenté y abrí el local", expresó el joven lleno de expectativas. 

 “Se rompieron el lomo” 
En un contexto complicado no sólo por los efectos de la cuarentena, sino también por la dinámica actual de la sociedad, llamó la atención para bien que un joven le de valor al premio y haya pensado en ponerlo a producir. 

En ese sentido dijo: "Lo que pasa es que vengo de una familia donde mi padre, mi hermano, siempre se rompieron el lomo trabajando, que empezaron desde muy chicos y hoy tienen lo que tienen gracias al empeño, al esfuerzo que pusieron". 

"Entonces yo, cuando arranqué en Tres Arroyos, tenía 14 años, no tenía un rumbo fijo. Trabajaba en changas, en plomería, albañil, carpintería, hasta los 17 años que llegué a Pringles, el 14 de agosto de 2018", agregó. 

Con la carnicería en marcha, ahora piensa en armar las estanterías del comercio para lo cual ya cuenta con la madera. Allí ofrecerá artículos de consumo habitual como yerba, té, azúcar, tomate, bebidas. “Ya saqué la habilitación, me falta la Tarjeta Amarilla para las bebidas alcohólicas, y otras mercaderías", le contó al medio local. 

Dijo además que por el momento no incorporará empleado y tampoco sumará el envío a domicilio. Sostuvo que "poner ahora un empleado está un poco complicado, por lo que mejor es manejarse solo, por lo menos hasta que todo esto pase".

 Comienzo con ofertas 
En sus primeros día, La Rifa, se sumó al mercado local con buenos precios en los distintos cortes de carne."Tengo de oferta: asado de cerdo $ 220 el kilo; chuleta de cerdo $ 220; picada $ 220; chorizos, dos kilos $ 450; hamburguesas dos kilos: $ 500; parrillada $ 200; pata y muslo: $ 165", contó. 

Te interesaría leer