Luciano Saltapé ostenta el récord argentino de salto en alto en las categorías de 30, 35 y 40 años

Deportes

Logró que se validen sus marcas nacionales

Los récords de Luciano Saltapé son oficiales

03|07|20 10:32 hs.

Para un atleta las marcas es una de las cosas más importantes en su carrera, y aunque Luciano Saltapé había logrado las mejores en salto en alto a nivel master su nombre no figuraba en el tope del ranking hasta ayer. Es que por un problema interno de políticas del atletismo sus récords no habían sido homologados, hasta que tras cinco años de lucha consiguió que se avalen. 


El problema data de 2015, cuando Saltapé compitió en Chaco y saltó 1,87 metro, altura récord para la categoría 35 años a nivel argentino y sudamericano. 

Aquel torneo no fue oficial ya que lo organizó una comisión que se autoproclamó, mientras que en paralelo se realizó otro en un lugar diferente que fue el oficial.

“Nosotros optamos por el que iban todos que resulta que las marcas no las homologaron”, contó el atleta, que ahora con la alegre noticia agregó: “Logré que el secretario técnico de la Confederación oficial me avale como récord argentino que a su vez esa marca es récord sudamericano. Este hombre, Ramón Flores, esta semana o la que viene lo van a elegir como secretario de la Asociación Sudamericana y va a manejar todo lo que es récord, por lo que la batalla ya está ganada”. 

Con esta confirmación, Saltapé cuenta con el récord nacional en la categoría 30 años con 1,91 metro, el récord argentino y sudamericano de 35 años con 1,87 que fue en Chaco (el Sudamericano es el que está aún gestionando pero ya estaría) y también le confirmaron el récord argentino en la categoría 40 años que iguala a Horacio Acevedo con 1,80. “Estaría con récord en las tres categorías y sudamericano en la de 35 una vez que este hombre asuma y lo avale”, explicó. 

Al atleta local la noticia le llegó por medio de un compañero de Tandil, Luciano Godoy, que tuvo una situación similar con un Sudamericano de 2014 que se hizo en Brasil. “Me pasa el teléfono de este hombre Flores, le escribo y le planteo la situación. Me dijo que se acordaba de mí. El detalle es que el presidente de la Asociación Sudamericana en ese momento, en el 2015, estaba al lado del parante de salto en alto cuando pasé la marca, él me hizo remitirme a la secretaria técnica que era una chilena que me dijo por todos los medios que no. A su vez estaban enfrentados entre ellos, estábamos en el medio”, describió. 

Tener estos logros es un orgullo para cualquier atleta, y Saltapé no es la excepción. "La verdad que sí porque en estos tiempos que corren que no sabemos cuándo vamos a volver a las competencias, que te tiren una novedad de esas realmente es un orgullo. Yo venía peleándola hace rato, pero pagamos los platos rotos de todos los problemas dirigenciales que había que no hacen más que entorpecer la labor de los atletas. El atletismo es una tema de marcas y registros y hay que mejorar, y por culpa de peleas internas políticas de los dirigentes no lo podemos tener", relató. 

Para Saltapé haber logrado la homologación es también conseguir “la tranquilidad que ahora las marcas sean reconocidas, objetivo logrado, esto siempre pasa, pero no se demora cinco años como pasó con esto. Recontento, gracias a Dios".

Actividad actual
Con la pandemia los entrenamientos no son sencillos para los atletas, y Luciano Saltapé contó un poco cómo se está manejando. “Yo venía muy bien, en Lima, Perú, conocí un entrenador de atletas paralímpicos y gentilmente él me estaba entrenando, veníamos muy bien y con una carga de laburo desde el 11 de diciembre fuerte. El decía que ya estaba para arrancar 1,80, el apuntaba que yo saltara más de 1,80, pero nos mató esto y volvimos todo a foja cero”, explicó.

Por estos días el atleta está entrenado “medio salteadito por el tema que lo que es Master dieron de baja el año competitivo”, aunque se esperanza que “a nivel mayores, que nosotros también competimos como veteranos, se pueda llegar a hacer un torneo Provincial antes del Campeonato Argentino de Mayores, para noviembre en Mar del Plata. Todavía no es oficial, dependemos de cómo siga todo esto (por la pandemia del Covid-19), es la única esperanza de poder competir este año”. 

Sobre los entrenamientos específicos, detalló: “Estoy haciendo yoga para entrenar la parte de flexibilidad y medio salteadito salgo a correr, dependiendo del clima también. La idea es empezar la semana que viene dos veces por semana a hacer trepadas en el arroyo y circuitos de fuerza. Salgo a correr por el camino de cintura, en casa entreno la parte de fuerza, algunos saltitos con vallas, para mantenerse está, no con la intensidad como si tendría una competencia ya. El tema es mantenerse, a los viejitos nos cuesta movernos si paramos del todo", cerró entre risas y con la alegría de ver su nombre en la lista de los récords.