Chaves

Gonzales Chaves

Salir del pozo en base a buena madera

06|07|20 10:47 hs.

Mariana Leonardi y Andrés Lorenzo son propietarios de Tallados Rafa, comercio dedicado a la venta de muebles y que como todos en principio sufrió los embates de la pandemia, pero con la reapertura de actividades, entre ellas la suya, volvió a resurgir. 


“Venimos bien, salvo en marzo que tuvimos que cerrar nos tomó como cierto bajón, luego se pudo abrir y afortunadamente se va mejor”, mencionaron. 

Asintieron que se vive como “una situación rara, porque la gente está en la casa y ve que tiene que renovar cosas, caso los muebles, por otra parte chocamos con que tenemos fábricas proveedoras que no están trabajando en Buenos Aires y no contamos con el suficiente stock, no obstante hay quienes entienden y nos esperan”, mientras tanto “en nuestro taller lo que hacemos es alguna mejora o reforma a algún mueble de acuerdo al gusto del cliente”. 

Para Mariana y Andrés también está el lado positivo, ya que “por suerte desde que comenzamos a la fecha hemos ido avanzando con buena respuesta de la gente y creciendo en variedad de mercadería, anexando cosas que en principio no se tenían y que los mismos clientes nos van indicando”. 

Y en este contexto la economía pasó a ocupar un lugar secundario o al menos no se la observa con la lupa que se hacía antes de la pandemia, a lo que en el caso de los amoblamientos dijeron que en cuanto a precios “por suerte en lo que es pino no ha tenido grandes variantes, desde la época de las elecciones hasta marzo prácticamente no hubo movimiento de precios, aunque sí algo comenzó a aumentar en este tiempo de la cuarentena”. 

Y entre las complicaciones, una más “es el viajar para buscar la mercadería, porque con las restricciones que hay no se puede, incluso vamos también a vender a ciudades vecinas y también lo hemos parado por la misma situación”, mientras que en el aspecto comercial financian “con todas las tarjetas, cheques, bonos municipales, como también se trata de hacer un buen precio al contado”. 

Más allá de la coyuntura, los vaivenes y tropiezos, Mariana y Andrés miran para adelante con optimismo, porque “siempre tenemos proyectos para ampliar, aunque ahora esperaremos, lo crítico lo pasamos el mes que tuvimos que estar cerrados, dado que el alquiler había que pagarlo, los servicios también y no teníamos ingreso de dinero al no poder vender, si bien salimos a la calle a ofertar y si se daba la venta lo llevábamos a domicilio”, y por lo tanto ambos agradecieron a sus “clientes de la ciudad, como así también a los de la zona”.    



Add space 300x250x2