En la actualidad, Rústicos es el remate de vientres más importante del país

El Campo

Concretó su primer remate televisado

Rústicos ya es un fenómeno nacional

12|07|20 09:44 hs.

Si algo le faltaba a Rústicos era tener el rematazo que tuvo el último jueves de junio en la Sociedad Rural de Tandil, evento televisado por Canal Rural y la plataforma Zoom para todo el país. En medio de la pandemia, entre barbijos, alcohol en gel y frenéticas llamadas por celular de compradores que no pudieron estar en la tribuna y que vieron la hacienda por TV o en sus dispositivos, la subasta fue un éxito y retumbó en todo el territorio nacional. 


“Fue consagratorio. Porque lo vio todo el país ganadero. Fue el remate más visto y más comentado del año y marcamos precios de referencia para todas las demás cabañas. No es menor lo que pasó en Tandil”, dice Sergio Amuchategui. “Pasamos de casi no existir a ser el remate más importante”, agrega con satisfacción. 

Y cuenta que lo llamó hasta Facundo Rivolta, el gerente de la Asociación Argentina de Brangus, para felicitarlo por el rematazo concretado. “Lo que pasa es que además lo vieron todos porque fue un experimento. Lo dimos por la plataforma Zoom, por Canal Rural y además había compradores en Tandil, pero la hacienda entró a la pista como si todos estuvieran ahí. Nunca se había hecho algo así y por suerte salió muy bien. Fue una apuesta fuerte”, reconoce. 

“Los remates de Rústicos siempre sorprenden para bien”, resume Roberto Mondino, quien comanda hoy una de las consignatarias más importantes del país y que desde hace tres años se encarga de las ventas del emprendimiento comercial creado por el treserroyense.

Esta vez el desafío era inédito, porque la emergencia sanitaria obligó a que el remate se realizara sólo con un puñado de compradores en las tribunas y el resto atrás de las pantallas. Eso no hizo más que potenciar la incertidumbre lógica en la previa de cada subasta. Pero el trámite y el resultado fue el típico de Rústicos: ágil y con precios muy destacados. 

“Realmente la oferta genética que hubo es muy difícil de encontrar, esta vez fue por televisión, se vio en todo el país, la gente se prendió y salió todo bien”, asegura Mondino. “Estuvo todo muy bien preparado, muy bien organizado, todo al detalle, y por eso el resultado”, agrega el martillero cordobés, que no de casualidad destaca el aceitado trabajo en equipo, sin dudas, uno de los fuertes de Rústicos junto a la calidad de la hacienda de los criadores que forman parte de la propuesta.

“Armamos un remate de 1000 vientres como para que nos acompañaran 500 personas, pero había apenas 30 nada más por la triste la realidad que nos toca vivir. Pero fue pensado para que el que estuvo en la casa lo haya podido ver como los pocos que estuvieron sentados en la grada, y creo que ha salido todo muy bien. El gran trabajo de cada uno de los que formamos Rústicos hizo posible este resultado”, aporta Sergio.

Como suele destacar en cada remate de Rústicos, Sergio marca que los criadores ofrecieron en la pista “un gran nivel de hacienda” y también repite una de las fortalezas de la propuesta: “No es fácil encontrar en un solo día, en un mismo remate, esta calidad de animales”.

Un equipazo 
Un poco más distendido, en la continuidad de la charla, Amuchategui, como siempre, se esfuerza para dejar en claro que él es apenas una pieza del gran y exitoso engranaje que es Rústicos. “Acá hay que destacar y reconocer a los cabañeros, a las familias Vizzolini, Briones, Podlesker, Massigoge, Lebeck, a Karen Groenenberg… Ellos son los que me dan un auto de fórmula uno y yo lo trato de manejar lo mejor posible”, explica sobre los criadores de Tres Arroyos y la región que confiaron en su idea de crear una marca para darle valor agregado a la hacienda que criaban. 

Pero rápidamente vuelve a destacar la esencia de Rústicos: “Somos un gran equipo. Todos son importantes haciendo lo que les toca hacer”, dice. “Es increíble y fundamental el trabajo que hace Juan García, uno de los mejores genetistas del país, y muy poco reconocido. A eso se le suma lo que significa Mondino… En definitiva, Rústicos no tendría el éxito que tiene si faltara alguna de las piezas o si alguno no trabajara con la pasión y el profesionalismo que lo hace”.


Rústicos modo Covid-19: el último remate en Tandil, Sergio Amuchategui, el genetista Juan García y Roberto Mondino al martillo. Tres piezas claves del equipo


“Le guste a quien le guste, somos el remate de vientres más importante del país. Y en 2019 fuimos la mayor oferta de vientres seleccionados -puro controlados y madres Angus MAS- y el remate de reproductores con la oferta de pedigree más grande de la Argentina. Esos logros son mi mayor orgullo”, cuenta. 

El origen 
La relación entre Sergio y la ganadería arrancó casi en su niñez. Amigo de Bertel Skou fue testigo de la época dorada de La Verbena, la cabaña que desde Copetonas logró meterse en la historia grande ganadera argentina. 

Con el paso del tiempo Sergio empezó a recorrer el negocio ganadero hasta que en 2006 se produce un mojón en su vida laboral. “Con el impulso que me dio Germán Sillero, de la cabaña Santa Clara, ubicada en Coronel Dorrego, organizamos un remate con sus toros y los de La Verbena, que estaba volviendo al ruedo”. 

El remate lo hicieron durante siete años y aunque el proyecto no salió todo lo bien que hubiera querido, fue una muy buena experiencia. “Nunca me voy a olvidar de que Germán fue el que me dio ánimo para arrancar”, destaca. 

El nombre de Gustavo Reverón también aparece subrayado como uno de los actores fundamentales en los inicios. Fue en esos años que empezó a sumar a las familias Lebeck, Briones, más tarde conocería a Juan García, y de a poco se fue gestando el proyecto que desembocaría en la creación de Rústicos. “Mi propuesta a esos criadores, muchos de los cuales eran mis amigos, era hacer algo para diferenciarnos. Ser distintos como para generar un valor agregado y sacar un plus económico, y ser más competitivos”, indica. 

“Yo fui el ideólogo, el gestor, pero tuve la confianza de todas esas empresas, más los que se fueron sumando, y el asesoramiento de Juan García. Y así se fue potenciando, y hoy se ven los resultados. La hacienda de Lebeck, de Arandú, de Podlesker, de Karen Groenenberg, de Juan Pedro Massigoge, por ejemplo, logra un precio diferenciado. Eso es un reconocimiento al trabajo que hicieron y hacen, a lo que invierten y a la pasión que le ponen”, asegura. 

El gran salto 
En 2014 se dio el arranque formal con el remate “Máxima Selección Genética”, en el predio de Campoamor Hermanos, en Benito Juárez, se remataron 380 animales de las cabañas Aitué, San Ignacio, Las Blancas, La Tortuga, Tres Montes y La Costera de Lebeck, Don Abraham y Santa Clara de Sillero. 

Comenzó allí el trabajo de Nachi Añez Gutiérrez, consignatario juarense que amplió el territorio. El 2015 comenzó a tomar forma bajo la denominación de “Rústicos”. Fue un año dónde el encierre del pedigree comenzó a crecer y la venta fue una oferta de 480 animales. 

Los diferentes criadores y medios del sector comenzaron a mirar con ojos sorprendidos semejante evento. Participaron nuevos criadores y cabañeros como Tres Marías, La Cascada, Don Florencio y Los Robles que se sumaron a los ya participantes: Delfinagro, Aitué, Lebeck, La Tortuga, Don Abraham, El Reencuentro y Arandú.

La evolución siguió en 2016, de todos modos, Sergio entendió que tenía que “darle una vuelta de tuerca” a la marca y en 2017 la alianza comercial con la firma cordobesa Alfredo S. Mondino marcó un antes y un después.

Mondino le dio a Rústicos un salto de calidad, le dio vuelo para que el país ganadero se enterara de la calidad de la hacienda que se comercializaba.

En 2019 se hicieron cuatro remates, “cuatro fiestas ganaderas”, como dice Sergio, y el cierre del año fue en Tandil, un punto estratégico que le otorgó más oportunidades de negocios aún. 

De la mano de Mondino llegó una expansión a nivel nacional que hace que hoy Rústicos venda hacienda a Córdoba, San Luis y Mendoza. “Hoy nos piden de todo el país vacas de Lebeck, de Groenenberg, de Massigoge, de Briones, de Arandú, de Podlesker…”, cuenta con orgullo. “Lo lindo es que esos criadores hace 10 años no eran conocidos a nivel país y hoy tienen un reconocimiento. Es más, Mondino hace un remate importantísimo televisado, y cuando hay tropas de esas familias, la hacienda vale más. Esa es la respuesta a un laburo de muchos años. Y se ha logrado hacerlo valer”, asegura con satisfacción sobre el fenómeno nacional en que se ha transformado Rústicos.    

             000000000000000000000000000000

Las ventas que se vienen 
Hasta la irrupción del Covid-19 la idea de los integrantes de Rústicos era realizar cinco remates en el año, pero la agenda debió modificarse por la emergencia sanitaria. En lo que resta desde este raro 2020 la intención es llevar a cabo otras dos subastas. 

En el mes de septiembre, en la localidad de Benito Juárez, se concretará el remate denominado “Máxima Selección Genética”, que fue el que le dio origen a Rústicos. 

En tanto que en noviembre, nuevamente en Tandil, se realizará el “Especial vientres de fin de año”. Las fechas exactas se confirmarán en las próximas semanas.