Sociales

El rincón de Andrés Errea

Todo ladrillo

26|07|20 00:23 hs.

A medida que Tres Arroyos iba creciendo, comenzaban a aparecer construcciones de mayor importancia, pero la manera y los materiales utilizados distaban mucho de lo que vemos en la actualidad. 



Laprida 83. Fue el Bar Gargiulo


Lo que presento hoy, son aquellas altas construcciones de ladrillo cuyos frentes quedaban sin revocar y la mayor parte de ellas sin pintura. Eran tiempos en que los hornos de ladrillo estaban en la periferia urbana, se activaban en la madrugada y según la dirección del viento, llegaba al núcleo de la ciudad ese olor tan característico. 


San Martín y Viamonte. Anteriormente, zapatillería Corral


Este estilo arquitectónico, abarcaba tanto a locales comerciales como a casas de familia, aunque en esta nota nos ocupemos de los primeros. Cabe acotar que los rubros eran muy variados, así como la procedencia de sus propietarios; los había sirios y libaneses, que entraron con pasaporte turco, también italianos, españoles (de distintas provincias) y, obviamente, argentinos. 


Pedro N. Carrera y Saavedra. Estuvo en este lugar Forrajería Godoy


Algunas de estas construcciones eran de dos plantas porque albergaban importantes industrias para la época. Son los casos particulares del Molino Harinero Bilhere (que se transformara, posteriormente, en jabonería) y la Curtiembre Tres Arroyos, junto a las vías del ferrocarril. 


Avenida del Trabajador y Aníbal Ponce. Esquina de almacén, forrajes, fiambrería


Estas fotos (tomadas en los años 2012 y 2013) muestran a los edificios originales, refaccionados o directamente desaparecidos, ya que en la actualidad, en algunos casos, han sido reemplazados por departamentos.


Avenida Guemes y Urquiza. Casa Pardiñas, almacén. El edificio fue reformado


El material fotográfico que poseo sobre el tema, excede ampliamente a lo presentado en esta entrega. Sólo he querido mostrar algunas “reliquias” que han sobrevivido a la transformación urbana. 


En Domingo Vázquez y Sargento Cabral. Almacén y bar de Albino Di Marco



Avenida Constituyentes 263. Estaba la sede del Bar y almacén de ramos generales “El Maragato”, de Manuel Rodera



Liniers y Reconquista. El Bar Yoyó



Pueyrredón 176. Se encontraba la fábrica de muebles La Perfección, de Alberto Ferrín. El inmueble fue reformado en la parte superior



Avenida Rivadavia 641. La Casona. Vivió la familia Perusín, fue además herrería y pinturería



La Escuela 13. Luego fue revocada



Castelli y avenida del Trabajador. Fue La Industrial, de Antonio Perticarari; también taller mecánico y fundición



Sarmiento y Suipacha. Funcionaba restaurante La Angelita, de Juan Fernández Ordas



Quintana y Sánez Peña. Estaba cochería La Nacional, de Cereijo Hnos. & Cía, pompas fúnebres



Hipólito Yrigoyen y Matheu. Era la fraccionadora de vinos “Perlas del Sur”, de Roque Graziano



Dorrego y Betolaza. Recibió a los clientes allí panadería La Fundadora



Balcarce y Rodríguez Peña. Estuvo en esta esquina Tienda Chaluf



Alsina y Pringles. Casa Vega, de Ramón Vega, pompas fúnebres y cochería



Azcuénaga y Caseros. Las instalaciones que tenía el molino harinero Bilhere



Mitre y las vías. El inmueble donde estaba curtiembre Tres Arroyos



Isabel la Católica y Reconquista. Atendieron en este local Frutería Resentera y Carnicería Román



Castelli 377. Casa Escandar, ramos generales, de Felipe Escandar. El lugar fue demolido