Sociales

Por Malena Padula

Mis vecinos

26|07|20 18:21 hs.

Cuando salí afuera pude notar un gran vacío en la calle, ya que no circula tanta gente como de costumbre, pero durante la hora en que se puede circular vi a la viejita Pilar, quien sale a la mañana a aprovechar el sol del mediodía, el vecino de enfrente que hace ruido al abrir el portón y hace ladrar a los perros, la señora de la esquina que tiene una rotisería y todas las mañanas sale a barrer las hojas y el ruido de la amoladora cortando la pared para agrandar el portón del garage que alquiló el vecino, todo esto sucede hasta las 15.00 horas, cuando suena la sirena que anuncia que nadie más podrá transitar en la ciudad de Adolfo Gonzales Chaves.