Carta de Lectores

Carta de Lectores

Política de Estado vs ordenanzas inútiles

29|07|20 17:02 hs.

Señora directora: 

De manera regular sigo atento a las cuestiones que se relacionan con la temática de la Discapacidad. 

Lo más reciente que he leído se refiere a un proyecto de ordenanza que está impulsado por el Consejo de Discapacidad local, con respecto a la Protección y Promoción de las Personas con Discapacidad, basado en la Convención Internacional sobre los Derechos para las Personas con Discapacidad, a la que nuestro país adhirió sancionando la Ley Nº 26378 con fecha 6 de Junio de 2008. 

Del momento en que nuestro país adhirió y promulgo su ley al respecto, se comenzó a trabajar en diferentes ámbitos y de manera metódica, ya sea a nivel nacional, provincial y municipal. 

En cualquiera de los tres casos, y siguiendo esta línea de pensamiento, el acto seguido a promulgar o adherir es crear los medios necesarios para promover estos derechos de manera tangible, y esa manera es generando Políticas de Estado reales. 

Estas Políticas de Estado propiamente dichas solamente son reales, tangibles y efectivas, si todos los actores comprenden el significado de lo que es “Política de Estado”, y para nutrir más este texto, agrego la definición: “Conjunto de acciones u omisiones que manifiestan una determinada modalidad de intervención del Estado en relación con una cuestión que concita la atención, interés o movilización de otros actores de la sociedad civil”. 

En nuestro medio hasta el momento la única Política de Estado real es la que promueve y certifica la Discapacidad a través de un médico fisiatra que dirige una Junta Médica y otorga los CUD (Certificado Único de Discapacidad); y por el cual se accede a todos los derechos que tenemos las personas con Discapacidad, según nuestras leyes 22431 (Nacional) y 10592 (Provincial); siendo los mismos gestionados por el área de Discapacidad local. 

Soy consciente de las buenas intenciones de todos los integrantes del Consejo Municipal de Discapacidad. 

No obstante ello considero que más allá de promover una ordenanza innecesaria, que va a generar gastos y costos inútiles, el Consejo Municipal de Discapacidad debería presentarle al Ejecutivo, organismo del que depende, un plan real de trabajo en lo que a la Discapacidad respecta, con planificación seria, presupuestada, con objetivos a corto, mediano y largo plazo, en donde realmente se muestre y sea tangible el resultado; y a su vez mostrar que nuestro Consejo Municipal de Discapacidad, comprende realmente el concepto “Política de Estado”. Bruno Lezcano DNI 18.248.279