Sociales

Por Giuliano Di Rocco

Esperanza en tiempos desesperanzados

02|08|20 19:56 hs.

Tarde soleada, todo calmo, raro, desolador, hacen que las rutinas sean otras, horarios cambiados, no poder dormir. 


Pero, sin embargo, todo se ve lindo por momentos como este, en mi patio. 

Sin contaminación, con el cielo despejado, los pensamientos corren en esta mente que no para de trabajar. 

¡Trabajar!, que palabra tan rara, si ni sonidos hay en la ciudad, ni en mi patio ¿o sí? Escucho los ruidos de la naturaleza. 

Veo pájaros que se acercan, dan vueltas alrededor del pino plateado como viniendo a visitarlo.

Todo parece estático, se ve como en cámara lenta. 

Como si nada pasara, pero a su vez todo está transcurriendo, lentamente como el accionar de cada ser humano en este periodo cuarentenal.