La Ciudad

¡Feliz día del ingeniero agrónomo!

El objetivo de establecer las buenas prácticas profesionales

06|08|20 00:26 hs.


En la celebración de un nuevo Día del Ingeniero Agrónomo, Fidel Cortese hace un balance de los 15 meses de vida institucional del CIAFBA y plantea el gran desafío que tiene la entidad por delante


La semana pasada el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la provincia de Buenos Aires llegó a los 2500 matriculados, mientras que en la Región Sur, área que incluye a Tres Arroyos y es presidida por Fidel Cortese, ya son 526 los ingenieros que tienen su carnet. Así, en 15 meses de vida institucional, la entidad ya ha logrado una importante representatividad. 

“Estamos trabajando muy fuerte en la matriculación y de a poco vamos logrando sumar a colegas”, cuenta Fidel, ex presidente del Centro Regional de Ingenieros Agrónomos de Tres Arroyos, uno de los impulsores de la creación del CIAFBA. “El colegio ya está en pleno funcionamiento con diversas comisiones trabajando en temas específicos. Hay comisiones de honorarios, de comunicaciones, de peritajes y tasaciones, y estamos formando una de agroecología. Hay un gran compromiso de todas la asociaciones de ingenieros de cada localidad y estamos con muchos proyectos nuevos”, cuenta. 

Como principal fortaleza alcanzada hasta hoy, Cortese manifiesta el respaldo que tienen ahora los agrónomos, “algo que antes no era así”. “Ahora estamos trabajando con el sector público, junto al ministerio de Desarrollo Agrario en todo lo referido a las aplicaciones de fitosanitarios, junto a varios municipios en ordenanzas, arbolado urbano y ordenamiento territorial. Y con el sector privado, con las empresas, agronomías, acopios y cooperativas, como para realzar y jerarquizar la función del ingeniero agrónomo”. Uno de los grandes objetivos del CIAFBA es establecer e instaurar lo que llaman buenas prácticas profesionales. “La primera buena práctica es la legalidad, por eso convocamos a todos los ingenieros a que se matriculen para estar dentro del marco de la ley vigente”, indica. “Son las buenas prácticas profesionales las que nos van a llevar a tener una agricultura y una ganadería acorde a lo que hoy el mundo reclama, que es la producción sustentable de alimentos, fibras y energías”, agrega.

En ese objetivo general está incluido el lograr un equilibrio en el uso de agroquímicos, productos que cada día cuentan con peor imagen en los seres urbanos. “El gran desafío que tenemos por delante es producir cada vez más alimentos, más fibras y más energías de una manera amigable con el medio ambiente. El uso de agroquímicos es una pata más de todo ese sistema. Pero justamente hablamos de un sistema, no hay que mirar el uso de lo fitosanitarios en forma aislada”, explica. 

“El sistema de producción tiene muchas patas, una es el cuidado del suelo, otra es la siembra directa, otra la fertilización, otra la aplicación de agroquímicos… Hay muchos aspectos por abarcar, por eso creemos que es necesaria la presencia de un profesional capacitado y jerarquizado para poder llevar adelante esa producción”, asegura. 

El mensaje final de Cortese para sus colegas en su día es muy claro: “El ingeniero que no está matriculado tiene que acercarse al Colegio porque la manera de defender y jerarquizar la profesión es estar dentro del marco legal vigente. Ese el primer paso para arrancar con todo lo demás”. 

Te interesaría leer