Sociales

El rincón de Andrés Errea

La metamorfosis de nuestras calles

09|08|20 00:02 hs.

Tal vez algunos habitantes no sepan que nuestra ciudad fue el resultado de un diseño, ya que su plano es un “damero”, con un amansamiento regular y calles que se cortan perpendicularmente, partiendo de las cuatro avenidas principales (avenida Moreno-avenida San Martín y avenida Belgrano-avenida Rivadavia). Todos sabemos que surgió a partir de un decreto del gobernador Dardo Rocha (también fundador de la ciudad de La Plata) y por ello, el emplazamiento de la planta urbana no coincide con el antiguo fortín regenteado por el coronel Benito Machado.


Ahora bien, mientras la ciudad iba creciendo, en la mayoría de los casos respetando el plano original, no puede afirmarse de manera categórica, que haya pasado lo mismo con sus estilos arquitectónicos. 



Evidentemente los verbos conservar, adaptar, reciclar, adecuar, etc., no fueron conjugados por los entonces funcionarios públicos. No entran en esta categoría las viviendas particulares de las que sólo sus respectivos dueños eran responsables y conocían sus propias necesidades.





Por citar un ejemplo, de los que se observan en las fotografías, tenemos al Banco Provincia con aquel rico estilo arquitectónico que muestra la imagen de 1928. Yo conocí esa fachada, pero desde que tengo uso de razón, con la actual, debemos ir por la cuarta reforma, si no me equivoco. Entiendo la imperiosa adaptación del interior a los nuevos tiempos, pero no justifico el haber “borrado” los detalles de su maravilloso frente. 



Calle Independencia (hoy Hipólito Yrigoyen) 
Desplazándonos en sentido inverso a la circulación actual (desde Colón hacia avenida Moreno), se puede apreciar, en la foto más antigua, Casa Orlandi, Marroquinería “La Perla”, Foto Sport, Casa Blom (electricidad-discos) y en la esquina, Bar Colón, entre otros comercios. En la mano de enfrente, Farmacia Argentina (antes Farmacia del Pueblo), Singer, Despensa y fiambrería Blanco, La Mascota-muebles, Joyería Gatto, Muebles De Francesco, Casa Scotti (fiambres y quesos), Bar Latersa y Farmacia Pasteur, por mencionar algunos. 



Calle Chacabuco (del 0 al 100) 
Desde avenida Rivadavia, lo más destacado de esa arteria, era la Logia Hiram (la Masonería), Florería Gastaldi y la esquina de Betolaza (mano de enfrente) Casa Galli. Cruzando la calle, en el edificio de dos plantas, que remata en una suerte de cúpula, funcionaba la florería “La Orquídea” y más allá, el Bar Chacabuco, coronado por un mirador que fue derribado al ser refaccionado todo el frente del mismo. 



Avenida Rivadavia (del 100 al 200)
En el 101 de esta avenida, donde hasta hace poco tiempo funcionó el Supermercado Planeta, se encontraba el comercio Adolfo Fraccione S.A., dedicado a la venta de repuestos para camiones y maquinarias agrícolas. En la esquina de enfrente estaba el Correo Argentino, del que ya nos hemos ocupado. 



Asimismo en Rivadavia Nº152, el “Garage Danés” se dedicaba a la compostura y ajustes de máquinas en general. En Nº183, “Casa Mangi”, era una agencia de lotería y en el Nº199, la Farmacia Cepeda (que aún funciona), completaba la cuadra. 



Si observamos en detalle las fotografías de esta avenida, no escapa a nuestra atención no sólo la transformación de la calzada en sí (con ramblas, sin ellas, y nuevamente con ellas), sino también las especies implantadas en el arbolado urbano. Así es que en las imágenes más antiguas se pueden apreciar hileras de acacias, las que posteriormente fueron reemplazadas por palmeras acompañadas por columnas ornamentales de una sola lámpara, pero más anchas y pesadas que las actuales. 



Estos detalles, junto a tantos otros, revelan los profundos cambios que se operaron a lo largo de las distintas décadas, en las arterias más importantes de nuestra ciudad.