Opinión

Por José Mariano Pérez

Istilart y la Chacra Experimental

09|08|20 17:34 hs.

Como ya he dicho, Juan Bautista Istilart fue uno de los fundadores de La Previsión y redactó sus estatutos. Su estrecha relación con los hombres de campo y por experiencia propia (hacia 1908 arrendaba 2500 has. aproximadamente) le hizo pensar en la necesidad de fundar una estación experimental para buscar el mejoramiento de los cereales que se sembraban en la región. 


Previsto estatutariamente por el multifacético francés, en 1909 Istilart expuso al directorio de la compañía de seguros su criterio de impulsar la investigación agrícola. Este fue aprobado y se resolvió integrar un fondo financiero que permitiera habilitar, en el futuro, un establecimiento destinado a orientar y asesorar racionalmente al agro. 

Recién el 18 de mayo de 1923 se suscribió el boleto de compra-venta de un campo de 265 has. en cercanías de la estación Barrow (desde 1907 se llamaba así), comprado a Don Valerio Apolinario Rodríguez en $ 372.659,45 moneda nacional. 


El mejoramiento de semillas de trigo y otros cultivos fue una tarea central en los primeros años de la Chacra


El 21 de mayo de 1923 se informó al directorio de la Previsión lo actuado y se decide comenzar con la plantación de árboles para lo cual Istilart viaja a Buenos Aires para entrevistarse con el arquitecto y paisajista francés Carlos Tahys. Éste entre cientos de obras públicas y privadas, fue quien diseñó el Parque Nacional de Iguazú y creó el Jardín Botánico de Buenos Aires.- 

Las dos personalidades francesas tenían trato epistolar atento la relación que ambos mantenían con la Sociedad Filantrópica Francesa. Como nota de color, los dos poseían como zarzuela favorita a La Marsellesa, la que escucharon juntos en casa del arquitecto al reunirse para analizar la obra en Barrow. Tays, tenía previsto emprender una travesía por el Lago Nahuel Huapi y el sur de Chile, por lo que a su paso por Tres Arroyos, visitó el predio adquirido por La Previsión. Allí diseñó el parque, disponiendo la plantación de araucarias, palmeras, eucaliptus y ombúes. 

Por recomendación del arquitecto francés, Istilart, en el mismo viaje a Buenos Aires se reunió con el Ingeniero agrónomo inglés Enrique Amos, a la sazón, el primer director de la Chacra Experimental La Previsión. El británico había llegado al país en 1912 contratado por el Ministerio de Agricultura, y luego por el Ferrocarril Sud. Amos comenzó su tarea organizando el campo y empezó los primeros trabajos experimentales de genética aplicada a la mejora de las plantas cultivadas que se coronó con el lanzamiento de variedades años después. En 1924 comienza la actividad en esta chacra dedicando su mayor esfuerzo al mejoramiento de semillas de trigo. 

Los trabajos experimentales dieron sus frutos con la creación de una serie de trigos de pedigree, constituida principalmente por las variedades Pagador, Excelsior, Soma y Bonaerense que fueron distribuidas entre los agricultores hasta 1931. A partir de allí se dió lugar a otra nueva serie, de evidente superioridad. De estos nuevos trigos, el “La Previsión 3” se comenzó a difundir en 1932, para luego aparecer “La Previsión 25”, “La Previsión 34” y “La Previsión 32”. En el mismo año se pusieron a la venta dos variedades de avena de pedigree, “La Previsión 7” y “La Previsión 13”. 

En 1928 había asumido el cargo de director el ingeniero agrónomo Vicente C. Brunini que agregó los estudios de trigo pan, candeal, avena, cebada y girasol, en un intento permanente de mejoramiento de las semillas. En 1937 ingresó como subdirector el ingeniero agrónomo Bartolomé Schelotto, reemplazando a Brunini dos años más tarde. En su gestión se iniciaron los primeros trabajos de biología e ingesta de isoca medidora en girasol e isoca bolillera en lino de la Argentina y se realizó la identificación de dos biotipos de pulgón verde de los cereales. Treinta años abarcó la gestión del ingeniero Schelotto en dos períodos. 

La Previsión fue propietaria del establecimiento durante 19 años, momento en que una disposición legal prohibió a las aseguradoras actuar en áreas no específicas. Así, el 1º de mayo de 1942, la Chacra -hoy Chacra Experimental Integrada Barrow- pasó a la órbita provincial, a consecuencia del traspaso que La Previsión hiciera al gobierno bonaerense, adquiriendo el nombre de Chacra Experimental Benito Machado. A partir de 1958 recibe el nombre con la que se la conoce actualmente.

Indudablemente las ideas y obras de Istilart han ido abriendo caminos que perduran hasta el día de hoy. Decir que ha sido un adelantado a su época tal vez resulte poco.-