Sociales

Por Nicolás Cheves

Brisa nocturna

09|08|20 20:51 hs.

La plaza ya no es lo que era, hace tiempo no veo a los pibes jugar hasta tarde. Está completamente abandonada, solo se hace presente el siseo sonoro de las lechuzas, que personalmente no me desagrada. Pero cuando cae el fresco de la noche y las luces iluminan cada rincón es cuando más se siente el vacío que no es común ver en un lugar como este. Me doy cuenta que el silencio genera mucho ruido, es casi imposible ignorar el encierro de la población, mucha gente no está preparada para soportar este ruido por mucho tiempo.