Sociales

Por Moriana Valle

Plaza

16|08|20 22:23 hs.

Esta es la plaza que veo desde la ventana de mi casa. La misma plaza a la que iba todos los días cuando era chica, y la misma que solía estar llena de niños jugando, gente charlando, risas. 


Hoy la plaza está vacía, solo se escuchan los pájaros y de vez en cuando, el ladrido de los perros. Los chicos que la visitaban habitualmente, están en sus casas esperando salir otra vez. Ahora me doy cuenta que ningún dispositivo tecnológico puede provocar la misma alegría que me provocaba esta plaza hace unos años.