Hospedaje Rural San Francisco de Bellocq es un proyecto que espera su posibilidad

S.Mayol y Bellocq

91 aniversario

Un año más para San Francisco de Bellocq

20|08|20 10:54 hs.

La localidad de San Francisco de Bellocq cumplió ayer 91 años en un contexto de pandemia por Covid-19 y de cuarentena que le impidió celebrar de manera tradicional. De todas maneras su población transita de manera ordenada la presente circunstancia a la espera de poder hacer realidad varios de sus anhelos, como por ejemplo -en servicios- la obtención de las obras de cloacas y de desagües, según confió a LA VOZ DEL PUEBLO su delegado, Claudio Bonavita. 


El funcionario contó además que la localidad dispone de los servicios de gas, agua e internet, éste último con creciente proyección a partir del desarrollo que empresas prestadoras realizan en la localidad. El presente invierno se está atravesando -desde la delegación- con trabajos organizados para la provisión de leña a los integrantes de la comunidad, que lo necesiten. 


Claudio Bonavita, delegado de San Francisco de Bellocq


Explicó que de seis familias que requieren cada año de esa prestación, durante el presente proceso de cuarentena se ha incrementado a 20 grupos familiares que han sentido el efecto de la falta de trabajo. Otro aspecto en el que se trabaja desde el municipio, según dijo, tiene que ver con un plan de forestación en los sectores laterales de la localidad.

Turismo rural 
Puntualmente el efecto de la cuarentena recayó sobre un emprendimiento que en la localidad comenzaba a abrirse paso en el ámbito del turismo.

Tiene que ver con Hospedaje Rural San Francisco de Bellocq, un alojamiento para el que intervienen fomentistas y un particular como prestador de servicios. 


Hospedaje Rural San Francisco de Bellocq es un proyecto que espera su posibilidad



Contó Bonavita que había comenzado con importante demanda al concluir la temporada de verano, mientras se apostaba a presentarlo en Semana Santa.

Se trata de una vivienda con servicios y dependencias preparadas para el servicio de turismo rural, emplazada en una quinta de una hectárea perteneciente a la Sociedad de Fomento, que pretendía seguir funcionando con la coordinación y prestación de servicios como guía, de parte de Juan Cepeda, un vecino de la localidad. 

Confió Bonavita que el proyecto que pudo ponerse a prueba durante algunas jornadas, promete convertirse en una salida laboral y especialmente en un servicio turístico donde la delegación interviene en lo que resulte necesario para los propietarios del lugar. 

En materia turística, el delegado que en diciembre de este año cumplirá cinco años de gestión, anticipó que para la próxima semana tiene agendada una reunión que con el flamante director municipal del área, Juan Francisco Aramberri.